Sociedad

Testimonio de un joven “levantado” y golpeado por la policía

Compartimos el testimonio de un joven detenido y golpeado por la policía en Nezahualcóyotl. Durante el “levantón” fue amenazado así: “me dijo que si él quería me mataba y me botaba”. De esta forma amedrenta la policía y abusa de la juventud.

Miércoles 3 de abril | 13:30

El siguiente es uno más de los cientos de casos de amenazas, golpes, levantones y más, que padecen los jóvenes de los sectores precarios y pobres de este país a manos de la policía que se sabe impune. Eso fue lo mismo que sufrió Marco Antonio Sánchez, jóven de Preparatoria 8 golpeado y desaparecido por varios días en enero de 2018, luego de ser detenido por la policía.

La Izquierda Diario reproduce a continuación la denuncia de Arturo y expresa su rechazo ante la policía y sus prácticas represivas.

El pasado viernes 29 de marzo del presente año, mientras me encontraba caminando con un amigo en la calle Hacienda la Escondida, de la Colonia Impulsora en el municipio de Nezahualcóyotl, fuimos interceptados por dos camionetas de la policía municipal de este municipio, una de ellas identificada con la leyenda “T-33”.

Los policías se bajaron y nos dijeron que harían una revisión de rutina, al revisarnos y no encontrar nada que nos inculpara volvieron a revisarnos de una forma aún más violenta y con gritos. Les pedí que no nos hablaran de esa manera, a lo que un elemento respondió soltando golpes.

Le dije que eso era abuso de autoridad, luego el policía y varios de sus compañeros respondieron aventándome a una de las camionetas. Acto seguido, el mismo policía se subió a la camioneta con un arma en la mano, al subirme le pidió al chofer que avanzara, dentro de la patrulla cortó cartucho y me amenazó con su arma. Acto seguido comenzó a golpearme y a asfixiarme mientras gritaba que “eso si era abuso de autoridad” “que era para que aprendiera a respetar a la policía”.

Tras darme vueltas por la zona mientras no dejaba de golpearme e insultarme, volvió a sacar su arma y a cortar cartucho, poniendo su arma en mi cabeza me dijo que si él quería me mataba y me botaba. Estaba totalmente fuera de sí, como si estuviera drogado. Ante la amenaza permanecí en silencio. Después me pidió que sacara todo lo que traía de las bolsas, tomó mi dinero y me dijo que me bajaría, pero que si volteaba me daría un tiro. Me bajaron a la altura de Río de los Remedios y se dieron a la fuga.

Cuando me llevaron, mi amigo fue a “La Bola” como llaman popularmente al Ministerio Público de la zona a preguntar sobre mi paradero. Al hablar con el juez calificador y contarle lo ocurrido, este con cinismo respondió que seguramente me estaban dando una "calentadita" y que a lo mejor ya ni me llevaban.

Esta situación es una prueba más de las cientos que hay, de la corrupción total del sistema de justicia del país y de cómo actúa la policía con total impunidad, pues se saben protegidos por sus mandos. ¿Cuántos abusos más tendremos que soportar? Basta ya de abusos de autoridad.






Temas relacionados

Delincuencia policial   /   Brutalidad policial   /   Juventud precarizada   /   Violencia policial   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO