Mundo Obrero México

CARTA A MARIO BELLATIN

Trabajadoras denuncian despidos masivos en el Fonca

Despedidas del Fonca difundieron una carta dirigida a Mario Bellatin, director del Fondo. Denuncian despidos masivos injustificados, malos tratos y falta de transparencia.

Miércoles 20 de febrero | 12:57

Reproducimos la carta difundida por tres trabajadoras depedidas del Fonca:

A Mario Bellatín, a todos los que han trabajado en el FONCA, a la comunidad artística y a quien le interese la cultura:

Soy Fernanda Omara Nicté Centeno Aguilar. Por supuesto es un alias. Somos tres mujeres quienes escribimos esta carta. Tres de las mujeres a las que les quitaron su trabajo en el FONCA. No solo usamos este seudónimo por temor a represalias, sino también porque las injusticias que se están cometiendo allá adentro deben notarse sin importar el nombre. ¿O es que solo hay que ponerle atención al asunto porque corrieron a René Roquet? No. Se dañó injustificadamente a muchas familias además de la de René. Además esos daños seguirán impactando a otros, tanto dentro como fuera de la institución. Lo que está en juego no es la nueva obra de un creador literario, sino un pilar importante para el futuro cultural del país y se podría afectar gravemente ese pilar si lo permitimos. El FONCA no es simplemente el trabajo del jefe de un área, ni tampoco es una barra de plastilina para el director en turno. Tal vez ni siquiera debería ser entendido a partir de la producción de sus becarios. El FONCA es un bien público, así que debe ser tratado y protegido como tal.

Esta carta es también una invitación a que más gente sea Fernanda Omara Nicté Centeno Aguilar y a que defendamos un bien que no debe ser manejado por antojos particulares de ningún individuo, ni de ningún grupo.

Coincidimos con Mario Bellatin en que hay que hacer el FONCA más transparente y más abierto a la gente. ¿Qué tal si empezamos con transparentar el tema de toda la gente que dejaron sin trabajo y seguimos con abrir el proceso de reestructuración?

En la entrevista para W Radio Mario Bellatín dio datos incorrectos e información manipulada sobre el personal que removieron del FONCA. Entre risas dijo que no fueron despidos masivos, que eran quince personas las que habían sido "cambiadas" y que el total de trabajadores era de 150. Llama la atención que usara el término "cambiar". Como si se tratara de calcetines sucios o llantas ponchadas. Después preguntó si sacar la décima parte de los trabajadores podía considerarse como algo masivo o como algo malo. También dijo que él trató de hacerlo de la manera más ligera, más tranquila y más pacífica que le fue posible.

Para empezar no fuimos sólo quince. Tan sólo en el área de jóvenes creadores sacaron a diez personas. Cuatro más de administración, dos de difusión, una de fomento a proyectos, una de informática, una de sistemas, una del programa ACT, tres de creadores escénicos y cuatro del área de programas internacionales. Deshicieron casi por completo el área de jóvenes creadores y también programas internacionales. Eso ocurrió a finales de enero pero empezaron a remover gente desde el inicio de 2019. Las primeras fueron la jefa del área de retribución social, el jefe de informática y dos personas en el piso de dirección. No nos referimos al director y a su particular, sino a otras dos. Con la gente de jóvenes creadores además hubo malos tratos.

La directora del área jurídica, Raquel López, amenazó a la gente de esa área con llamar a los policías del edificio si no salían antes de la una de la tarde. ¿A eso se le puede considerar una forma ligera, tranquila, o pacífica de dejar a alguien sin su trabajo? ¿También nos gustaría saber cómo es que Bellatín ha tratado de hacerlo ligero si no le ha dado la cara a la gente que han corrido? Es más, hay gente que Bellatín no conoció personalmente porque no habló con ellos ni una sola vez. Le impusieron a la Directora de Administración la labor de verdugo, así que ella está teniendo que hacer el trabajo sucio de su nuevo jefe.

Por si fuera poco con la cifra falsa de la gente que sacaron, también se intentó maquillar el asunto diciendo que en el FONCA trabajaban 150 personas. Ese número es un redondeo hecho hacía arriba igual que se hizo un redondeo hacia abajo con el número de personas que sacaron. Muy hacia abajo. O Bellatín está dando datos falsos o le están dando mal la información, pero en cualquier caso es grave que el director no brinde datos verdaderos a los medios y que niegue situaciones que sí están pasando.

En el FONCA a inicios de enero éramos un poco menos de 140 trabajadores. A menos que estén contando verificadores de algún programa, que son personas que se contratan únicamente una vez al año para apoyar con la revisión administrativa de alguna convocatoria. Si están incluidos en su conteo entonces hay un claro intento de inflar el número de trabajadores que había cuando él llegó, porque esas personas van al FONCA sólo un mes o dos al año, dependiendo de cada programa. De toda la gente que sí trabaja regularmente en el FONCA por lo menos 20 personas son sindicalizadas, que es casi lo mismo que ser invulnerable. Obviamente ahí no se metieron, ni se meterán. Analicemos ahora los números reales. Sacaron a 31 trabajadores de aproximadamente 120 que sí podían correr. ¿Ahí ya podemos pensar en algo masivo o en algo malo? ¿O el director se va a seguir burlando del asunto como si no fuera serio dejar familias sin sustento de un día para otro? Aún si fuera sólo una.

No quieran enmascarar todo lo que están haciendo bajo el pretexto de que no se pueden llamar despidos porque trabajábamos por honorarios o que no tenían la obligación de renovar nuestros contratos porque esos sueldos se pagaban de los rendimientos del Fondo, como declaró Bellatín para La Jornada. Pueden llamar como quieran a sus injusticias para tratar de que pasen desapercibidas por los demás y por ustedes mismos, pero la verdad va a seguir en sus memorias y en las nuestras. 31 personas fuimos "cambiadas" sin previo aviso. Llamemos las cosas por su nombre. Nos despojaron de nuestros empleos. En ningún momento se hizo una evaluación previa de nuestro desempeño, ni nada parecido. Tampoco se nos preguntó si teníamos disposición para ayudar en el proceso de transformación. Muchas personas sí estábamos dispuestas y también tenemos la experiencia para hacerlo, pero al parecer esa pregunta era un privilegio reservado únicamente para gente con nombres conocidos, como René Roquet. Sacaron mucha gente que hacía muy bien su trabajo y que llevaba años entregándose de lleno a mejorar la institución.

Señor Bellatín, de un día para otro nos informaron que ya no teníamos trabajo, no hubo ningún tipo de consideración y las explicaciones fueron mínimas. Sí fue intempestivo e injusto aunque usted no lo vea así. ¿Se está dando cuenta de que los trabajadores del FONCA no son personajes ficticios de una nueva novela? En la vida real "cambiar" personas que hacían las cosas bien genera consecuencias. También para el autor.

Las primeras consecuencias han sido los rumores, pero los platos rotos, como usted dice, no los van a pagar solo los jóvenes. Los estamos pagando los empleados y los pagará también toda la sociedad. Muchos compañeros han dicho que los sacaron sin pensar si ellos habían votado por Obrador, pero lo importante aquí no es por quien hayamos votado. Los que no votaron por él no son enemigos de la nación, ni gente que haya que correr de sus trabajos por su preferencia política. Además, ¿Cómo es posible que llegue de Nayarit cuando corrieron a tanta gente y todavía se enoje de que hay rumores? ¿Si usted no está dando información como quiere que no se hagan rumores? ¿Sabe qué otros rumores hay? Se rumora que está esperando a que se calmen las aguas y que en marzo va a seguir corriendo gente.

También se rumora que va a sacar incluso a la gente de estructura. Hasta se rumora que usted aceptó el encargo de ir deshaciendo poco a poco el FONCA hasta hacerlo desaparecer. ¿No quiere rumores? Pues salga a dar información y desmiéntalos.

Sobre los ajustes a la operación que tendrá ahora el FONCA no se sabe gran cosa. La mayoría de los empleados se ha enterado de un poco de la información hasta que la leen en alguna de las entrevistas que usted ha dado. ¿Por qué tanto hermetismo? Muchas personas dentro de la institución están de acuerdo en que el FONCA debe y puede modificar sus procesos. Por supuesto que hay mucho que reorganizar, reordenar y regular de manera diferente. Nosotras lo sabemos porque constantemente buscamos hacerlo, pero los ajustes radicales son complejos y difíciles de lograr correctamente si no se toman en cuenta todas las aristas.

Señor Bellatín, si realmente quiere que la transformación del FONCA sea para bien de todos, entonces admita que usted no es el salvador que va mejorarlo todo por sí mismo. Apóyese en sus empleados y escuche lo que tenga que decir la comunidad artística, pero toda ella, no solo los que lo halagan y le dicen que confían en usted. Escuche también a los que critiquen sus decisiones porque también en esos comentarios hay puntos que quizá usted no esté notando y que sirven para mejorar al FONCA.

No se trata de dividir a la comunidad artística en el bando de los que confían en Bellatín y el bando de los que no. Considere que le serían muy útiles las recomendaciones de quienes queremos fortalecer la cultura y tenemos experiencia en ello.

Para cerrar esta carta lanzamos una invitación para hacer al FONCA más abierto e incluyente, como el nuevo director ha dicho en repetidas ocasiones. Incluso declaró para El sol de México que quiere que todos los creadores se acerquen y presenten sus propuestas. Bueno, pues empecemos a hacerlo.

En la cuenta de Facebook de Mario Bellatín la escritora Ana María Gomís le hizo una petición de ser más específico sobre los ajustes que se harán al FONCA. Él le respondió "Anamari, cuando puedas te vienes con tus perrines y te cuento de pe a pá". También nosotras tenemos perros, señor Mario. ¿Si vamos con ellos a su casa o al FONCA nos podría explicar igual que a su amiga Anamari? Confiamos en que lo hará porque sabemos que la cuarta transformación no fomentará el amiguismo como los gobiernos anteriores. No les llamamos "perrines" a nuestras mascotas, de hecho una de nosotras más bien tiene gatos, pero está dispuesta a disfrazarlos de perros y a decirles como usted quiera con tal de obtener algo de la información que no está dándole a los empleados, ni al resto de la gente.

Convocamos a trabajadores, ex trabajadores, creadores y demás interesados en el futuro de la cultura a hacer una toma pacífica y artística de los accesos a las oficinas del FONCA el lunes 18 de febrero a las 9:00 a.m. (*)

Hay que darle el micrófono a la gente, como bien dijo Bellatín en su entrevista de radio. Así podremos escuchar los aportes de todos para mejorar el FONCA y también contrastar las versiones de las personas "cambiadas" con las declaraciones que se han hecho en medios. Tal vez hasta el director reconsidere la renovación de los contratos de las personas que sacaron cuando escuche sus ideas y se dé cuenta de que puede aprovechar el expertise de más gente, además del de René Roquet.

Si al señor Bellatín le molesta tanto regresar de sus viajes como escritor y encontrarse con rumores, pues que acuda también el lunes a este evento y otorgue la información necesaria para aclarar todo.

Para hacer aportes les pedimos escribir a la cuenta @YoTambienSoyFONCA, en Twitter y los invitamos a usar los siguientes hashtags en redes sociales: #YoTambiénSoyFernandaOmaraNictéCentenoAguilar, #YoTambiénSoyFONCA, #YoTambiénSoyFONCAyPido, #YoTambiénSoyFONCAyPuedoAportar

(*) El presente comunicado se difundió días antes de la actividad convocada.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO