Juventud

SINALOA

Trabajadores de la Universidad Autónoma de Sinaloa: entre la precarización laboral y la represión (Parte 2)

En Sinaloa, candidatos del MORENA al Senado de la República prometieron, en 2018, “contribuir” a terminar con el cacicazgo de Cuén en la UAS: una vez en el cargo han dado la espalda a los trabajadores

Miércoles 1ro de julio | 16:54

El cacique universitario Melesio Cuén y el Rector Eulogio Guerra: el dúo de la impunidad

El escándalo a partir de estas revelaciones [1] fue tal que el 18 de febrero de 2020 la Diputación Permanente del Congreso del Estado de Sinaloa realizó un llamado a la UAS para que cumpla con la Ley de Austeridad del Estado de Sinaloa y la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia de gasto público… Es decir, el Poder Legislativo del Estado realizó un exhorto a quienes encabezan la actual administración de la Universidad porque ¡se rehúsan a cumplir con la ley! Sobre ello una publicación realizada en el propio sitio oficial del Congreso, titulada “Llaman a Contraloría Social Universitaria cumplir en UAS con Ley de Austeridad” [2], dice lo siguiente:

La información que hace pública la administración universitaria, muy a su pesar, dijo (el diputado local Juan Ramón Torres Navarro), muestra que se compite en serio con el Gobierno del Estado en cuanto a gastar lo que no es del bolsillo de sus funcionarios…

Por las cantidades erogadas, Torres Navarro consideró dicho gasto como violatorio del mandato que impone el artículo 134 constitucional, en tanto que no se ajusta a los principios de economía y honradez porque no se aplican con propósitos de servicio público y sí, por el contrario, en afanes de propaganda personalizada del rector de la UAS (negritas nuestras).

Y es que simplemente en el informe de labores 2019 del Rector, la UAS gastó 1 millón 207 mil pesos, sólo para que el evento fuera difundido en algunos medios electrónicos.

De todo esto se resume: hay un derroche millonario de recursos de la UAS para, por un lado, influir en medios de comunicación del noroeste del país a fin de establecer una agenda mediática de propaganda personalizada para el Rector Juan Eulogio Guerra Liera, y, por otro, para combatir ferozmente a los adversarios políticos de él y de Melesio Cuén. Situación que ha lacerado profundamente los derechos de la comunidad universitaria, pero ha generado jugosas ganancias a distintas empresas de telecomunicaciones del noroeste del país. Prevalece la más absoluta de las impunidades.

Esto es solo una arista del fenómeno, pues Cuén, antes de llegar a la rectoría de la UAS en el 2005, fue Director General del Departamento de Control de Bienes e Inventarios universitarios; hizo sus compromisos y fue apoyado por una parte del sector empresarial de la región que tenía años soñando con establecer ventajosos contratos con la Máxima Casa de Estudios de Sinaloa. El sueño empresarial disfrazado de “excelencia académica” se materializó: se apoderarían de la universidad… ya no la soltarían.

Un asunto olvidado por la 4T

Mucho del impulso que llevó a la apabullante victoria electoral del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en el 2018 en Sinaloa provino, precisamente, del malestar popular que se ha gestado a razón de los terribles excesos cometidos por Cuén y su grupo dentro y fuera de la UAS.

El hoy Senador de la República, integrante de la bancada de MORENA, Rubén Rocha Moya -quien es también exrector UAS-, sabía de los anhelos que la comunidad universitaria tiene de deshacerse del yugo político de Cuén. El 19 de junio de ese año en el cierre de campaña en Culiacán, Sinaloa, Rocha dio un enérgico discurso en el cual llegó incluso a comprometer a Andrés Manuel López Obrador a que, una vez asumido el poder, tomarían cartas en el asunto para terminar con el cacicazgo en cuestión. Citamos algunas de sus palabras (contenido disponible aquí):

Candidato Andrés Manuel, soy universitario, y como sé que va a ser Presidente de la República -no tengo duda, - quiero pedirle que apoye a las universidades, tecnológicos y normales de Sinaloa. Y en particular, a la Universidad Autónoma de Sinaloa, la apoye para que despegue académicamente -a sus estudiantes, maestros y trabajadores-, para que se eleve la calidad educativa de la UAS. Pero esto... ÓIGALO BIEN: ESTO TIENE LA CONDICIÓN DE QUE DESTERREMOS EL CACICAZGO POLÍTICO QUE AHOGA, PRESIONA Y HUMILLA A LOS UNIVERSITARIOS; LA UNIVERSIDAD ES LIBRE, POPULAR Y DEMOCRÁTICA. ¡VAMOS A CONTRIBUIR A ACABAR CON UN COTO POLÍTICO DE UN PARTIDO QUE SOCAVA SUS LIBERTADES... Sonrían, vamos a ganar!

Puro pragmatismo: a la fecha Rocha Moya no ha realizado absolutamente nada para “contribuir” a desterrar el cacicazgo de Cuén en la UAS. Una vez en el cargo su indiferencia e indolencia en torno a la problemática ha sido total.

De parte del Poder Ejecutivo la cosa no ha sido distinta. El 26 de noviembre del año pasado, Esteban Moctezuma Barragán, secretario de Educación Pública, estuvo en Sinaloa para izar la bandera blanca de la alfabetización e impartir la conferencia “Nuevo acuerdo educativo”.

En dicho evento, Moctezuma fue cuestionado por directivos de la UAS (del grupo Cuén) en torno al tema del presupuesto del gobierno federal para las universidades públicas: el Secretario respondía que las medidas de “austeridad republicana” obligaban a todas las instituciones públicas a ser más responsables, y que debían encontrar la manera de optimizar la sus finanzas. Esto no satisfizo a los directivos, quienes se pusieron insistentes en el tema hasta que Moctezuma, algo exasperado, terminó diciendo que hay universidades que “tienen dueño” y que, amparadas en la figura legal de la autonomía, han manejado de manera discrecional sus finanzas y han participado en operaciones de corrupción como “la estafa maestra” en los últimos años.

Este episodio destaca para la ocasión pues la conferencia se desarrollaba en las propias instalaciones de la UAS. Sin embargo, dicha afirmación, lejos de ser el punto de partida para un debate serio en torno al fenómeno de los cacicazgos universitarios y la deuda de las universidades, a partir del cual se fueran construyendo alternativas en beneficio de la comunidad universitaria y los trabajadores universitarios, terminó estableciendo un silencio reseco en el foro, o sea, no pasó de un simple “estate quieto” que el Secretario le puso a los cuenistas que lo increpaban.

De manera conveniente para ambas partes, mejor, “hasta ahí quedó el asunto”: en una aseveración tajante, pero verdaderamente endeble en lo sustancial, con la que se trató de justificar las razones por las cuales el Estado no asignará más recursos a las universidades públicas. ¿Y la opinión de los trabajadores? Como siempre, censurada. Solo hubo micrófonos para dirigentes sindicales charros.

De lo que el Secretario de Educación dijo y no dijo (o mejor dicho ya no quiso decir) en torno al asunto, podemos afirmar que envía, al menos, dos mensajes implícitos; uno dirigido a los grupos políticos cohesionados alrededor de los caciques y otro a los trabajadores universitarios. A los primeros les dice: no va a haber más recursos económicos para “sus universidades”, pero no se preocupen, la situación estructural de las instituciones públicas de educación media-superior y superior seguirá igual, es decir, los privilegios de sus grupos quedarán intactos, la impunidad prevalecerá. A los segundos, les da a entender que el Estado no va a velar por sus derechos y no va a impedir que sus condiciones laborales continúen precarizándose, con todo lo que esto implica, además, a nivel académico y político.

Es decir, los perjudicados, como siempre, son los trabajadores (impactando inmediatamente a los estudiantes), pues la deuda que acumula la UAS lo primero que afecta es el pago de sus salarios y prestaciones, problema que por su recurrencia ha llegado a normalizarse.

Al final no hubo nada realmente novedoso expuesto en la conferencia titulada, irónicamente, “Nuevo acuerdo educativo”.

* Esta es la segunda entrega de un artículo sobre la situación en la Universidad Autónoma de Sinaloa. Puedes consultar la primera parte aquí.







Temas relacionados

Sinaloa   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO