Cultura

EDUCACIÓN

Tucumán: el programa de coros y orquestas abandonado por el gobierno

El programa de Coros y Orquestas por el Bicentenario actualmente se encuentra en peligro inminente ante la ausencia de una respuesta concreta por parte del gobierno provincial, que con la cercanía de las elecciones está claro que el punto central de la agenda es asegurar su permanencia en el poder.

Viernes 31 de mayo | 10:10

Mientras el gobernador Juan Manzur financia costosas publicidades electorales que manifiestan que el gobierno está “Cuidando la educación, cuidando el futuro”, miles de trabajadores precarizadxs de la provincia mastican la bronca y la preocupación al no haber ninguna respuesta sobre el futuro de estos programas de gran importancia e impacto social.

Son cientos de integrantes de programas de articulación con el sistema educativo formal que fueron puestos en pie una década atrás por el estado nacional. Siempre estuvieron bajo la modalidad de contrato, inestable y sin aportes. Cada hora de su trabajo es pagada menos de la mitad de lo que vale la hora docente y actualmente lo que percibe cada trajadxr está muy por debajo del salario mínimo.

Tiempo después de que desembarquen Macri y los CEOS en el gobierno comenzaron a ser desfinanciados. Manzur y Lichtmajer les hicieron creer que se harían cargo y defenderían sus fuentes laborales, pero sucedió todo lo contrario. Aun no arrancaron a trabajar el ciclo lectivo 2019 porque de los contratos anuales no hay ni noticias, situación que ya se ha vivido años atrás.

El enojo y el cansancio se multiplica cuando el panorama sólo presagia la pérdida de la fuente laboral de centenares de trabajadores y la destrucción de instancias que tienen una función social importante para las infancias y juventudes de los barrios. Sin dejar de mencionar que los responsables pagan fortunas para publicitar que están cuidando y promoviendo una educación de calidad, cuando la realidad muestra una cara muy distinta, donde los docentes de estos programas no tienen ninguna garantía ni reconocimiento por su labor y que están inmersos en las políticas nacionales que están basadas en la precarización laboral.

Violines, trombones, flauta, trompetas, cellos y muchos otros instrumentos componen cada una de las orquestas que forman parte del programa de Coros y Orquestas de la provincia, que llega a niñes y adolescentes a través de las escuelas, dándoles la oportunidad de conocer, aprender y disfrutar de la música que de otro modo tal vez no podrían acceder. Es indudable que es el compromiso de los docentes y equipos son los que sostienen semejante proyecto, porque si dependiera del estado ya estaría cerrado ante la clara tendencia a vaciar la educación y los programas con funciones sociales.

Edle Julve, una profesora de Cello de la Orquesta Yerba Buena nos cuenta: “Yo soy música porque mis padres me han podido ayudar en mis estudios, adquirir mi instrumento, pero mi realidad no es la de la mayoría y por eso considero esencial la continuidad de este proyecto. En mi propia experiencia he visto como muchos chicos y chicas con difícil acceso a este tipo de oportunidades cambiaron su vida y vieron otras posibilidades. Tengo alumnos que aman la música clásica y han conocido otros géneros musicales a través del programa. En el programa los alumnos pudieron descubrir su talento para la música y gracias a este programa han podido empezar el Conservatorio o la Escuela de Música, dándoles un giro radical a sus vidas, un giro positivo. Sin embargo, si se cierra el programa el gobierno condenará a cientos de niños y niñas a una vida sin oportunidades, sin opciones”, concluye.

En relación a las condiciones en las que trabajan, los docentes que viajan a enseñar en las orquestas del interior no tienen cubiertos los gastos de viáticos dentro del magro monto que reciben por su trabajo, y con el aumento de combustibles y boleto es insostenible viajar todas las semanas sin contratos ni ninguna clase de garantías laborales. Otra problemática sustancial que golpea las orquestas desde el inicio de su creación es la ausencia de cobertura económica relacionada con los gastos de funcionamiento básico de una orquesta, como es el gasto de fotocopias que los docentes cubren dentro de sus posibilidades. Por otro lado, el monto que se envía a cada orquesta para insumos es mínimo y no cubre los gastos anuales reales de cuerdas, resinas, cañas (en el caso de clarinetes y oboes) y reposición de atriles. Los docentes tratan de cubrir todas estas falencias y si bien lo hacen generosamente, son carencias que corresponde al estado cubrir.

El escenario actual es el de docentes sin poder empezar a trabajar porque no ha habido ninguna propuesta que se ajuste al valor de la labor que realizan, sólo promesas vacías que no terminan en ninguna parte. Cientos de alumnos con la ilusión rota, preguntando todos los días cuando van a volver a tocar con la orquesta, cuando van a volver a tener clases. Este escenario es la prueba de un gobierno sin ninguna voluntad política para asegurar las oportunidades a los niños, niñas y jóvenes de Tucumán y un claro menosprecio por la labor docente, un gobierno que promete a la ciudadanía la garantía de la educación en las publicidades, pero que en la realidad el accionar es el opuesto.






Temas relacionados

Educación   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO