Sociedad

MEDIO AMBIENTE

Estos son los pulmones del mundo

En el mapa se aprecia la masa forestal de la misma manera en que se visualiza el relieve, este hace hincapié en la necesidad de la conservación de los bosques y selvas, por ser estos los pulmones del mundo.

Martes 29 de enero | 16:38

El Woods Hole Research Center (WHRC) es una organización de investigación científica que estudia los impactos y soluciones del cambio climático. Recientemente ha publicado la cartografía donde representa un mapa físico del planeta en el cual el relieve, en vez de montañas, está determinado por la densidad de los bosques. Este trabajo hace hincapié en la importancia de la conservación y restauración de la masa forestal del planeta.

Como se aprecia en el mapa, los bosques templados del norte ocupan una mayor superficie, sin embargo, es en los bosques tropicales, donde se concentra la mayor densidad de árboles. Convirtiéndolos en el verdadero “pulmón” del planeta.

Como se señala en la página del WHRC, “el rol vital de los bosques en la mitigación del cambio climático fue reconocida en 2008, por la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCC), a través de la creación del programa de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques (REDD+), que busca proveer incentivos financieros para mantener los bosques –y el carbono que estos contienen– intactos”
.
Proteger, restaurar y administrar árboles podría contribuir a evitar los peores impactos del cambio climático. Sin embargo, los bosques del mundo, especialmente los tropicales de América Latina, el sudeste de Asia y África Central están cada vez más amenazados por la producción en constante expansión de soja, ganado, aceite de palma y productos de madera.

Desde el acuerdo de Paris se llamó a los países firmantes a realizar protocolos y acciones para incentivar la reforestación y la conservación de las áreas boscosas del mundo, debido a su importancia en la mitigación al calentamiento global, sin embargo, los intereses económicos que producen las actividades extractivas y depredadoras han superado la "buena voluntad" de los gobiernos haciendo que estos olviden dichos acuerdos.

La alta tasa de deforestación causada por la tala ilegal, la minería y la agricultura, causan cada año severos estragos en los bosques tropicales. En este punto, recientes investigaciones tratan de determinar sin la zona tropical en vez de ser un sumidero de carbono se está convirtiendo en una fuente de emisiones debido a los cambios de uso de suelo.

De acuerdo con los resultados de las investigaciones del Global Forest Watch, presentadas a mediados del año pasado en Oslo, el año 2017 fue de los peores en cuanto a datos de conservación de bosques y selvas desde el 2001, según este informe, el mundo perdió tantos árboles tropicales como podrían caber en un país como Bangladesh o en una superficie que doble el tamaño de Andalucía.

Los autores de la investigación señalan estas cifras como la prueba de que los esfuerzos actuales para reducir la deforestación son insuficientes: "Aunque la conservación forestal podría proporcionar casi el 30% de la solución para limitar el aumento de la temperatura global a dos grados, solo el 2% de la financiación para asuntos relacionados con el clima se destina al sector forestal", ha denunciado la experta forestal del World Resources Institute Frances Seymour.

Colombia, Brasil y la República Democrática del Congo, son los países con datos más alarmantes en cuanto a pérdida de selvas, y a la par son los países que, de acuerdo al mapa, concentran la mayor parte de densidad vegetal del mundo. Ahora con gobiernos como los del presidente Jair Bolsonaro, el reto de conservación de las selvas se hace aún más preocupante.

Los árboles devuelven el oxígeno a la atmósfera y contribuyen a regular el cambio climático, además de formar parte de unos ecosistemas que salvaguarda la biodiversidad, haciendo de las zonas verdes las principales "productoras" de oxígeno de la Tierra.

Además de proteger la biodiversidad y proporcionar medios de vida humanos, los bosques también desempeñan un papel fundamental en el almacenamiento del dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero.
Los datos más recientes indican que las emisiones de la deforestación tropical representan alrededor del 11% de las emisiones anuales. Y de manera paralela, los bosques que aún permanecen intactos absorben hasta el 45% de todas ellas.

Así, detener la deforestación y restaurar los bosques podría eliminar 7.000 millones de toneladas métricas de carbono cada año, que es el equivalente a neutralizar los efectos de 1.500 millones de automóviles, más que todos los que existen hoy en el mundo.






Temas relacionados

Deforestación   /   Ecología y medioambiente   /   Ecología   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO