www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

GOBIERNO AMLO
Tren maya: Cuidar la selva no es de Fifís
Axomalli Villanueva | @axomalli1

Ante el inicio del nuevo megaproyecto del Tren Maya, más de 15 zonas protegidas están en riesgo. Si las aspiraciones del nuevo gobierno son de carácter progresista, es una gran contradicción que en su agenda el cuidado del medio ambiente esté por fuera.

Link: http://www.laizquierdadiario.mx/Tren-maya-Cuidar-la-selva-no-es-de-Fifis

El actor Diego Luna publicó este martes en sus redes sociales su decepción por la nueva agenda de megaproyectos que la presidencia ha adoptado. Asegura que el Tren Maya causará estragos en las zonas selváticas del país, además del impacto ecológico de una mayor explotación minera y la construcción de una refinería que aún no cuenta con un estudio de impacto ambiental, pero ya fue aprobada por el presidente.

Esto luego de que este domingo el presidente Andrés Manuel López Obrador inició las obras de construcción del Tren Maya con una ceremonia indígena para "pedir permiso a la naturaleza".

Esta ceremonia es una puesta en escena para legitimar un megaproyecto que, dicho sea de paso, ha sido criticada fuertemente por pueblos originarios del sur del país, pues no se tomó en cuenta las necesidades de los mismos, ni el cuidado a los ecosistemas que se verán afectados por las vías.

En palabras de Hermann Bellingahusen: "Luego de no consultarlos, ni respetar las regulaciones constitucionales existentes (limitadas, pero una conquista de los pueblos antes que una concesión de los gobiernos recientes), ya no digamos los nuevos lineamientos internacionales, se condena a los pueblos originarios a dar el aval simbólico a su cuarta aniquilación mediante la puesta en escena, fuera de lugar y tiempo, de ceremonias tradicionales que en su contexto son legítimas y generalmente íntimas, cosa de los pueblos mismos y nada más.

Hoy sirven para hipnotizar plazas en cadena nacional, llenas de participantes sin relación ontológica o cultural alguna con eso que están viendo ocurrir, independientemente de las emociones que experimenten con el presidente, sahumado, limpiado, uncido. ¿La legitimidad electoral de 30 millones autoriza a manipular tradiciones, creencias y usos de pueblos cuya central demanda, histórica y contemporánea, se les sigue negando: ser reconocidos como sujetos de derecho? Lo demás es ornato."

Partir la selva en dos

Lo preocupante en este caso es la poca preocupación de la presidencia por la conservación de ecosistemas, prueba de ello está en el presupuesto para el siguiente año, donde se recortó ingresos en dependencias como la Semartat, Conafor y otras dependencias encargadas a la mitigación de los efectos del cambio climático.

León Enrique Ávila, profesor en la Universidad Intercultural de Chiapas (UNICH), indicó que el proyecto del Tren Maya que recorrerá 5 estado del país implicaría una destrucción significativa de las selvas en México.

El investigador afirma que: “Hay que reconocer que de Palenque a Mérida y Valladolid ya hay líneas del Tren Maya que se crearon bajo el Porfiriato. Pero entre Cancún, Tulum, Sian Ka’an, Bacalar, Calakmul y Escárcega, es una línea totalmente nueva, que implica una destrucción significativa de selvas en México”.

Uno de los puntos donde el proyecto pretende atravesar es la reserva de Calakmul y la reserva de Sian Ka’an, las cuales están consideradas como Patrimonio de la Humanidad y como zonas prioritarias para la conservación de la biodiversidad, por lo que de atravesar el tren en estas reservas implicaría partir en dos a la selva.

Los impactos serán fuertísimos. Simplemente al romper la reserva a parte de la carretera con otro tren, los animales van a tener un problema de conectividad y de traslado. Si solo con la ampliación de la carretera se dañó un lugar emblemático de murciélagos que se encuentran hoy despistados alrededor de la carretera, el impacto que tendrá el tren será devastador.

Ávila alerto que con el proyecto la Selva Maya se partiría en dos, imponiéndole una línea divisoria y condenándola a la extinción.

Reserva Sian'kaan
Reserva Sian’kaan

El jaguar, especie doblemente amenazada

Desde octubre pasado, organizaciones de conservación han alertado sobre el riesgo que corre la mitad de la población de jaguares del país. De acuerdo con la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar, dos mil jaguares corren peligro por la construcción del Tren Maya si éste no cumple con la legislación ambiental.

La preocupación surgió del trazo original propuesto, que atravesaba la reserva de la biósfera de Calakmul y en la que habitan mil jaguares. De acuerdo con activistas, aún no existe ningún posicionamiento al respecto por el cumplimiento de la ley ambiental en el proyecto del Tren Maya.

Gerardo Ceballos González, presidente de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar, quien consideró que “bajo ninguna circunstancia debería impactar las zonas núcleo y de amortiguamiento de las áreas naturales protegidas” de la península de Yucatán.

Ceballos indica que los estudios de impacto ambiental deben ser especialmente rigurosos para verificar la factibilidad del proyecto, toda vez que la reserva de la biósfera de Calakmul, el hábitat natural del jaguar, es una de los tres macizos forestales más importantes que le quedan al país.

Destruir el pulmón más importante de México

La construcción del Tren Maya atravesará por 15 Áreas Naturales Protegidas, por lo que es vital para la conservación los estudios de impacto ambiental que, a pesar de que la construcción comenzó hace unos días, aún no se han hecho por ninguna institución.

La zona del Sureste es considerada como el pulmón más importante del país, por la gran cantidad de bosques y selvas que ahí se encuentran, además de la gran biodiversidad que ahí se desarrolla. Es por esta razón que es primordial medidas de amortiguamiento y compensación en las zonas que serán atravesadas por el megaproyecto.

Sin embargo, estas medidas tampoco están contempladas en el plan de construcción ya que no existen estudios de impacto ambiental, señala Gustavo Alanís, director general del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda).

Afirmó que según legislación no en todas las zonas donde pasará el proyecto del tren maya es posible el cambio de uso de suelo forestal, además es necesario realizar consultas con las comunidades indígenas y ejidatarios que se verán afectados.

Hace poco se dio a conocer que el 70% de las especies vegetales en el mundo ya están en peligro, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Entonces lo peor que podría hacer México ante esta coyuntura de colapso sería apoyar este tipo de propuestas que llevan al ecocidio y al exterminio de la vida.

El problema no sólo son las vías del ferrocarril que implican tirar miles de árboles, si no es el desarrollo económico asociado al ferrocarril que aún no se ha considerado. En otras palabras, el mayor peligro es un el gran proyecto inmobiliario que incluye resorts, shoppings, lotes residenciales, hoteles de gran calado, y reordenamientos territoriales.

Según León Enrique Ávila, la obra del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) está dirigido hacia los 15 millones de turistas estadounidenses que visitan Cancún al año, por lo que sería una mentira que los mexicanos podrían viajar en el Tren Maya.

El cuidado de las selvas mexicanas debe ser una prioridad, pues no solo son fuente de riqueza natural, sino un importante regulador del clima a nivel mundial. El desarrollo económico no puede estar condicionado por la destrucción de estos ecosistemas.

El nuevo gobierno con su retórica progresista ha generado grandes ilusiones en amplios sectores de la población. Pero el impulso de megaproyectos como el tren maya evidencia que en su agenda el cuidado del medio ambiente está por fuera.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx