www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

8 DE MARZO EN MÉXICO
8M: Una jornada histórica que plantea nuevos desafíos
Emiliana López

Este 8M demostró un enorme descontento contra las violencias de una sociedad degradada por el capitalismo patriarcal. En todo el mundo las mujeres hicieron temblar la tierra, movilizándose por millones en todas las latitudes del globo.

Link: http://www.laizquierdadiario.mx/8M-Una-jornada-historica-que-plantea-nuevos-desafios

Fue una jornada histórica que en la CDMX movilizó a más de 25 mil mujeres, algo que por lo menos este siglo no había visto en un Día internacional de las mujeres.

Miles de jóvenes, estudiantes, trabajadoras del campo y la ciudad, amas de casa, se dieron cita en la movilización convocada por una coordinación que agrupó a casi 50 organizaciones sociales, políticas, sindicales de mujeres y colectivas feministas. Confluyeron también otras convocatorias varias, las mujeres zapatistas, famililiares de víctimas de feminicidio y feministas.

Este 8M estuvo rodeado por una situación de conflictos obreros en varios puntos del país, entre los que destacan una potente oleada de huelgas de decenas de miles de obreras en Matamoros, Tamaulipas. Hay también varios sindicatos universitarios en huelga, como el SITUAM —que participó con una nutrida delegación en la movilización—, bloqueos y marchas del magisterio combativo, así como un gran descontento en trabajadores de varias dependencias estatales frente a los despidos generados por la austeridad del nuevo gobierno.

El movimiento de mujeres vuelve a la calle en un mundo convulsionado

En 13 ciudades del país de varios estados (Colima, Chihuahua, Guerrero, Morelos, Tamaulipas, Jalisco, Edomex, CDMX, Zacatecas) la exigencia de aborto legal, libre, seguro y gratuito retumbó con fuerza, denunciando la alianza reaccionaria entre la Iglesia y el Estado que busca criminalizar la decisión de las mujeres sobre sus cuerpos y su reproducción, como pasó en Nuevo León.

También destacó la denuncia del aumento del feminicidio y la desaparición de mujeres.

Frente a la militarización del país, generada por la subordinación al imperialismo que desató la guerra contra el narco, y continuada ahora con la Guardia Nacional en las calles, las consignas denunciarion que la violencia nos arrebata la vida de 9 mujeres al día. La militarización y el fortalecimiento del crimen organizado también han extendido las redes de trata y prostitución, coludidas con el Estado y sus instituciones.

Este 8M demuestra la potencialidad de los reclamos de las mujeres y la posibilidad de impulsar un movimiento de mujeres a nivel nacional. Que retome los mejores ejemplos de lucha de la clase trabajadora, como el método de la huelga y el paro para imponer con la movilización nuestras demandas, herramientas que hace décadas que el feminismo no abrazaba y que, obligado a regresar a las calles frente al declive de su variante liberal, retoma contradictoriamente en sus agendas.

La gran operación política del gobierno

Hace cien días que el Morena llegó al gobierno y AMLO a la presidencia, impulsado por las aspiraciones democráticas de millones frente al hartazgo de décadas de gobiernos neoliberales y patronales. Ha prometido de todo con bombo y platillo: derechos laborales, fin de la violencia, desmilitarización, aumento salarial, derechos a las mujeres.

Pero una y otra vez la realidad dista de sus promesas de campaña. Ha demostrado mano firme para garantizar la permanencia del Ejército en las calles, así como su disposición para negociar con los grandes empresarios. Mientras tanto, a las mujeres les ofrece una consulta para legislar sobre el derecho a la interrupción legal del embarazo en nombre de la “pluralidad y la democracia”.

A su vez, su administración se juega a revivir al PES y fortalecer a la Iglesia católica y cristiana, empujando la alianza reaccionaria que el Estado mantiene con las mujeres desde sexenios anteriores.

No obstante, eso no ha impedido que el Morena juegue con la política de género, poniendo a la ofensiva a sus figuras femeninas como Sánchez Cordero, Alcalde Luján o Sheinbaum Pardo, replicando la consigna del feminismo liberal contra “el techo de cristal” y construyendo una nueva Secretaría de Género. Este 8M, la secretaria de Gobierno Sánchez Cordero encabezó una movilización con unas 5 mil campesinas, demostrando “su compromiso con la causa femenina”.

Para continuar con el desafío de consolidar una base social que le permita una nueva hegemonía, el gobierno hace uso de la cultura a gran escala y con consignas feministas para atraer a la juventud. Muestra de esto es la política de Tiempo de las mujeres, que con propaganda masiva y reconocidas artistas mujeres organizó tres días de conciertos barriales y masivos como parte del nuevo programa de la Secretaría de Cultura de la CDMX.

Por eso una de las grandes discusiones en el movimiento de mujeres es la necesidad de la independencia política frente al nuevo gobierno, que por un lado tiene alas —incluyendo legisladoras— abiertamente reaccionarias, que hacen política contra el derecho al aborto, y por otro busca utilizar la movimiento de mujeres como una base de maniobra electoral, para fortalecer su proyecto político y aceitar la democracia degradada del Estado mexicano. Pero también la independencia frente al resto de los partidos al servicio de los empresarios, como el PRD que también organizó una lacónica marcha, o al PRI y el PAN, que buscan en la política de género una oportunidad de posicionarse contra el Morena en clave reaccionaria y clerical.

Cómo se construyó este #8M

En este marco, una movilización imponente como la del 8M es un gran acierto, más aún si se destaca la composición obrera que participó de la marcha. Este elemento no es casual, sino expresión de las resistencias contra la crisis económica mundial y altamente progresivo, pues las trabajadoras organizadas se movilizaron por demandas políticas como el aborto legal o por el fin del feminicidio.

Sin embargo, no puede ignorarse que fueron las direcciones sindicales como la Unión Nacional de Trabajadores, la CNTE o la Nueva Central de Trabajadores, producto de su tregua con el gobierno, las que se negaron en los hechos a impulsar una política activa para garantizar un paro efectivo, como sí se dio en países como el Estado Español, con paros totales o parciales de hasta 24 horas, convirtiendo el 8M en una enorme jornada de lucha.

El nuevo movimiento de mujeres está demostrando en varias latitudes del globo que hay mejores condiciones para enfrentar al patriarcado y su alianza criminal con el capital, que ha convertido a las mujeres en más explotadas y aún más pobres en las últimas décadas.

Pero para acabar con este sistema de opresión y miseria, consideramos que hace falta construir un gran movimiento de mujeres combativo e independiente del gobierno. Que pelee por un gobierno de los y las trabajadoras y por acabar con la estructura capitalista que fundamenta y reproduce la violencia, es decir, acabar con el Estado y sus instituciones, rompiendo con los gobiernos capitalistas y sus partidos patronales.

En esta perspectiva, que el movimiento de mujeres abrace las causas de la clase trabajadora significaría un enorme paso. Por eso desde la agrupación de mujeres Pan y Rosas consideramos fundamental y saludamos a las trabajadoras y sindicatos que se movilizaron, como el STUNAM, el de telefonistas y particularmente al SITUAM en lucha desde hace varias semanas.

Peleamos porque el movimiento de mujeres abrace la lucha de las y los trabajadores, aportando con su masividad y fuerza al triunfo de estos conflictos, así como peleamos porque la clase trabajadora levante alto las consignas del movimiento de mujeres.

Por eso, como cada año desde que, a iniciativa de Pan y Rosas, recuperamos la tradición de movilizarnos el 8M (frente a los actos protocolarios de festejo del PRD), nos sumamos a una coordinación con decenas de organizaciones políticas, sociales, sindicales y feministas en la tarea de impulsar una movilización unitaria, que exprese toda la rabia y potencia de las mujeres. Porque consideramos que frente a los capitalistas y sus gobiernos, la unión hace la fuerza, y la coordinación de los sectores en lucha se vuelve una condición necesaria para el triunfo de las mismas.

La provocación, método de los grupos de choque del Estado

No es un secreto que el mitin central de la movilización del 8M en la CDMX fue reventado por un pequeño grupo de radfem (feministas "radicales"). En primer lugar, queremos denunciar el carácter reaccionario de una política que impulsa acciones en contra de la unidad del movimiento de mujeres y de que éste golpee como uno solo para imponer nuestras demandas, en particular las de las más oprimidas, las trabajadoras del campo y la ciudad.

Durante la enorme movilización del 8M, el recorrido de la columna fue interrumpido en varias ocasiones por bloqueos de grupos radfem para detener su avance y concluyó con una provocación en el templete que impidió realizar con éxito el mitin que concluiría la marcha.

A pesar de las convocatorias públicas para sumarse al espacio de coordinación, y de la disposición a integrar al mitin central, con uso de la palabra, a quien quisiera hacerlo posteriormente a la lectura del documento escrito por dicha coordinación, las radfem expresaron su desprecio a las mujeres trabajadoras y su negativa al impulso de un movimiento de mujeres nacional, al tomar por la fuerza el templete.

No hay otra forma de llamar a los hechos sucedidos al término de la marcha (situación que puede observarse en múltiples videos), más que como provocación de un sector de las radfem que con su consigna de “fuera sindicatos” fortalece una política reaccionaria y antiobrera, que es funcional al Estado.

Un feminismo que no abraza la causa de las más oprimidas entre las oprimidas, las mujeres trabajadoras del campo y la ciudad, tiene altos riesgos de convertirse en un adorno sin filo político, fácilmente instrumentalizado por el Estado —por más que se autodenomine radical.

Desde Pan y Rosas repudiamos todo tipo de violencia que pueda desprenderse de diferencias políticas, que deberían discutirse de frente y con seriedad, y denunciamos que los métodos de la provocación, como empujones, intimidaciones, amedrentamiento (como lanzar gas pimienta contra otros contingentes) e incluso golpes —esta vez encaminados a tomar el templete porque esperar para tener voz en un mitin organizado por una amplia coordinación es “inadmisible”—, son métodos que utiliza el Estado, los grupos de choque —que montan provocaciones— y el estalinismo para intimidar, desprestigiar y desatar la represión en múltiples movilizaciones.

El "feminismo radical" debe explicar por qué en cada oportunidad tiene alas que prefieren estar del lado de la policía y el Ejército (que, consideran, con talleres de perspectiva de género puede ser un aliado de la lucha feminista) o del lado de las autoridades universitarias (mientras implementen protocolos contra la violencia, no importa que sea por la mano de los tribunales inquisidores que tienen miles de expulsiones políticas a activistas).

Su política fortalece el aparato represivo del Estado por la vía de levantar una perspectiva política punitivista que busca más condenas (pena de muerte, castración química y cárcel para agresores individuales), mientras deja impune a las instituciones estatales y a los funcionarios responsables de la violencia contra las mujeres. Además, ataca toda expresión de unidad y coordinación independiente del gobierno y sus instituciones, negándose a empujar la autoorganización masiva y la unidad entre hombres y mujeres de la clase trabajadora y popular.

En la lucha política de tendencias, perspectivas y corrientes que hoy se concentra en el movimiento de mujeres, te invitamos a poner en pie una fuerza política que abrace la causa de las mujeres trabajadoras y de la clase obrera de conjunto, que pelee por un movimiento de mujeres combativo e independiente del gobierno, que enfrente a la derecha y a los ProVida, desde una perspectiva anticapitalista, antiimperialista, socialista y revolucionaria.

Te invitamos a organizarnos juntas desde Pan y Rosas en tu centro de trabajo y estudio, en una agrupación internacional de mujeres que da esta pelea en 14 países.

Marcharon en todo el mundo por el pan y por las rosas

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx