www.laizquierdadiario.cl / Ver online
La Izquierda Diario
http://www.smn.gov.ar/?mod=pron&id=1 Twitter Faceboock

La Depresión: lo público, lo privado y el sujeto “trabajador”
Andrés Vargas

La OMS (organización mundial de la salud) llama a combatir la depresión desde un enfoque social tras evidenciar en los últimos estudios a Chile como el país con mayores cifra de esta verdadera “pandemia” en América Latina ¿Qué enfoque social y con qué orientación?

Link: http://www.laizquierdadiario.cl/La-Depresion-lo-publico-lo-privado-y-el-sujeto-trabajador

La Depresión: abriendo debates entre lo público, privado y el sujeto “trabajador” como articulador del manejo. Parte I es el primero de una seguidilla de artículos donde pretendemos problematizar la función de los estados capitalistas en la producción de alteraciones en la salud mental de las y los trabajadores. Así como también intentar esbozar orientaciones para su manejo y las posibilidades de su ejercicios en las organizaciones obreras y políticas.

Sobre la orientación del manejo de la depresión dada por la OMS

Margaret Chan directora general de la OMS refiere “por cada dólar invertido en salud mental, se ahorra 4 en trabajo (aumentaría la producción) y en salud (patologías y tratamiento traducidos en gasto público)”. La preocupación focalizada en la producción y desde ahí en la salud mental sin embargo, a pesar de que (nos) ayuda –desarrollando el síntoma- no hace más que invariantizar (no movilizar) a un sujeto, uno que pese a transformar en el/ella lo que acontece como disfunción social - para lo social, continua omitiendo – creemos - los fundamentos de las cifras elevadas de los síntomas depresivos en la sociedad Chilena. Proponemos entonces que es la reconstitución del sujeto “trabajador” - articulador histórico de cambio social – es lo que aún falta posicionar o reposicionar al centro de cualquier medida o debate político sobre la salud mental de las y los trabajadores.

En palabras simples es lograr un manejo de los síntomas -depresivos - pero modificando el dominio - el poco dominio actual - de los trabajadores en las condiciones de trabajo en las que se ven envueltos. Fomentando desde las instituciones políticas y de los trabajadores control real de éstos en los medios de producción y su campo laboral, más allá de reformas laborales que sirven como paliativos. En esa linea: el ejercicio de huelga, las instancias de asambleas y el control democrático de los trabajadores de sus lugares de trabajo, son medidas radicales pero que ejercitan la salud mental en cuanto dan un valor al "hacer" laboral más allá de la producción en si misma. Producción hoy por hoy alejada del trabajador -robada. En ese ejercicio surje además el sujeto - trabajador - y con ella el compromiso con su clase -el gran sujeto - conjunto de los y las trabajadores.

Los Factores socioeconómicos y culturales como refuerzos del problema

El estudio ELSOC en Enero del 2018 mostraba de manera estadística como 13.3 % del decil de menores ingresos presentaba mayores síntomas depresivos versus el 1.6 de los de mayores ingresos. Al igual que se mostraba una variación decreciente entre zonas norte al sur del país. Siendo 11.1% en la región del Norte. Otro punto clave es la educación, que vuelve a ser asociada como factor protector para la salud mental (que en Chile de manera salvaje sigue viéndose como bien de consumo)

En esa línea el género también es un nodo conflicto que incide sobre las cifras de Depresión. Se evidencia en estudios – ELSOC por ejemplo – que son las mujeres también las sujetas con mayor registro de la viñeta clásica del espectro depresivo.

El estatus de migrante también se suma como factor nuclear de riesgo. Condición que ha ido en aumento a nivel mundial internacional e intranacional -el migrante de regiones por ejemplo.

Sin restar importancia a otros factores de riesgo asociados tales como: la adicción y sus formas, la disfunción de lo familiar entre otros. Queremos detenernos en un aspecto que nos parece fundamenta en esta primera parte de una seguidilla de artículos y que retoma la crítica al discurso del porque el manejo de la salud mental motivada por la ganancia productiva capitalista (para un Otro empresario) no desarrolla el conflicto en profundidad del síntoma depresivo y su trastorno en la sociedad actual.

Postulamos que reposicionar al sujeto en su particular (trabajador - trabajadora) y al gran sujeto en su giro a lo social (clase trabajadora), debiese ser el centro para bordear la falta desde donde emana estas cifras. Una falta nutrida por los factores antes mencionados que -creemos- lleva a la manifestación depresiva en la sociedad Chilena.

En esa línea: que el ministerio de salud (como institución política) y las sociedades de psiquiatría y psicología (como instituciones teóricas- prácticas del manejo) no discutan o generen una tensionamiento a la visión actual – errada - de lo social/particular y en ello del manejo público/privado como caras separadas es un error. Un error que sigue cegándose a la falta de un sujeto –que creemos borrado y además engañado por el modelo político-económico capitalista actual.

Necesitamos - para un manejo social de la depresión - a un sujeto, uno que en su reconocimiento individual de experiencias y desarrollo, ligado a su Gran Sujeto social histórico, retome el nombre que pierde en los años del siglo XX con la posmodernidad y las teorías que lo conservan agujereado. Desde ahí pensar el manejo en salud mental de mujeres y hombres se hace esencial.

Un conjunto de transformaciones y medidas que no pasa ligeramente por el manejo farmacológico y de psicoterapia –paliativo- individual desde el Otro institucional (Sistema de Salud Chileno y red hospitalaria) a un sujeto particular privatizado aún en los servicios públicos. Privatizado entendido como el decir de lo sintomático en un sujeto "ahí arrojado" y castrado de su Gran Sujeto Social - en donde está el componente de clase.

El manejo de la depresión, del depresivo - de ese “migrante” dentro de los territorios que ya no habita - y las cifras como cruel reflejo de la sociedad capitalista actual, merece en el desarrollo necesario histórico un manejo que quiebre la relación privada/pública que es espejismo de tratamientos infructuosos. Posicionar, hablar y tomar en sus manos la fuerza de dirección no solo de su vida en particular sino la del conjunto de trabajadores, debiese ser la orientación de todo plan público y de salud mental para las y los trabajadores.

Medidas que en el Gobierno actual – Sebastián Piñera et al – como sustrato de la visión productivista, capitalista y punitivita claramente no encontraremos. Tampoco en la de los gobiernos anteriores Concertacionistas y de la ex Nueva Mayoría –light flexibles al compartir el olvido del sujeto histórico de cambio y transformación.

Es en una vuelta a un sujeto/sujeta trabajador y su gran sujeto de clase – obrera - catalizador de sus propias medidas de higiene y salud mental que debiésemos avanzar a “desarrollar verdaderamente estas cifras” a su agotamiento.

Anexo:
Aslund C, Nilsson KW, Starrin B, Sjoberg RL. Shaming experiences and the association between adolescent depression and psychosocial risk factors. Eur Child Adolesc Psychiatry. 2007;16(5):298-304.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ Laizquierdadiariochile
@lid_chile
www.laizquierdadiario.cl / Para suscribirte por correo, hace click acá