×
×
Red Internacional

Música. A 50 años de la muerte de Tanguito, el mito que se convirtió en leyenda del rock nacional

Compositor junto a Litto Nebbia de “La Balsa”, el primer gran éxito del rock local, se convirtió en uno de los pioneros de esas nuevas olas que durante los años 60s marcaron a fuego los cambios y los movimientos sociales y culturales. Falleció trágicamente a los 26 años.

Jueves 19 de mayo | Edición del día

“Estoy muy solo y triste acá, en este mundo abandonado. Tengo una idea, es la de irme al lugar que yo más quiera. Me falta algo para ir, pues caminando yo no puedo. Construiré una balsa y me iré a naufragar”. Quizás estas palabras basten para referirnos de una manera muy amplia pero a la vez muy concisa a Luis Alberto Iglesias, mejor conocido como Tanguito, quién pasó a la inmortalidad por haber compuesto junto a Litto Nebbia el primer tema fundacional del rock argentino en “el baño de la Perla de Once” en 1967.

Los inicios

Pero Tanguito fue más que eso. Fue el símbolo local de las nuevas olas que sacudían el viejo continente y que llegaban en forma de ráfagas al extremo sur del mundo. Los años habían pasado y con ellos la gomina, el tango y otras yerbas ya habían pasado de moda, dando lugar y paso a nuevos ritmos, a una música beat que todavía seguía sonando y cantándose en inglés, pero que aún no encontraba mucho su expresión en el Río de la Plata.

Dicen que en el oeste está el agite, y Luis Alberto Iglesias no fue la excepción a la regla. Nacido en Caseros en 1945, hijo de un vendedor ambulante y de una empleada doméstica, a los 15 años abandonó el colegio para dos años más tarde comenzar un periplo musical en bares de Flores y Mataderos interpretando éxitos del rock and roll. El Club del Clan y Sandro eran parte de los productos culturales que se consumían de forma masiva y la vinculación de Tanguito tuvo que ver en sus inicios con estos estilos. En 1963 hizo su debut discográfico como cantante de Los Dukes, quienes llegaron a compartir escenario con Sandro y Los de Fuego, los Pick Ups y los Bobby Cats (cuyo cantante era Billy Bond) .

La Balsa

Los tiempos ya estaban cambiando y también las nuevas formas y los nuevos estilos. La bohemia porteña comenzó a usar el bar-teatro La Cueva, donde se reunían estrellas consagradas. De allí, Nebbia y Fogliatta formaron Los Gatos y Mellino y Medina Los Seasons. A partir de 1966, Tanguito frecuentó asiduamente La Cueva hasta su cierre definitivo. Sin embargo, también utilizaba La Perla de Once, en el barrio homónimo, como lugar de encuentro. Fue allí que junto a Nebbia Tanguito compuso La Balsa, tema que fue grabado por Los Gatos el 19 de junio de 1967 y que vendió en pocas semanas más de 250.000, todo un boom para un mercado que comenzaba a nacer.

Según contó luego Litto Nebbia, Tanguito “escribió el comienzo: “Estoy muy solo y triste acá en este mundo de mierda”. Le saqué eso porque no me gustaba. Para qué, si ya sabemos que es un mundo de mierda, ¿no?”. La Balsa hacía una referencia explícita a la libertad, a las ganas de seguir un camino propio fuera de los mandatos y las convenciones y Tanguito condensó toda esa contracultura en un símbolo, en una letra con la que se referenciaron jóvenes y que la utilizaron como una manera que esta nueva música tenía para hablar de ellos mismos y de su realidad. La idea de “naufragar” fue tan importante que aquellos primeros músicos del rock se autodenominaron “náufragos” como una manera de referirse al movimiento juvenil del que también eran parte.

El final

Al año siguiente firma con el legendario sello discográfico Mandioca, que hasta entonces aglutinaba toda la música denominada "progresiva" que luego cambiaría su nombre por "rock nacional". Fue entonces como producto de esas grabaciones que luego saldría su disco solista, Tango. "Natural", "Amor de primavera" y el ya mencionado "La balsa" fueron los grandes éxitos.

Pero la bohemia, la disconformidad y los excesos comenzaron a ganar mayor protagonismo en la vida de Tanguito. Para 1971 ya había estado preso varias veces y hasta fue ingresado en el Hospital Borda. Allí fue declarado judicialmente demente y trasladado a la Unidad Penitenciaria 13 del mismo hospital, destinada a criminales psicópatas. El 19 de mayo de 1972 logró fugarse y llegó hasta Palermo para tomarse el tren San Martín y así poder llegar a su casa. Pero nunca lo logró. Tango cayó a las vías y falleció esa misma mañana. Ningún medio recogió la noticia.

Con el paso de los años, su figura y su obra musical comenzaron a tomar mayor relevancia. Su muerte nunca fue investigada, por lo que hay quienes aseguran que no se trató de un accidente sino de un asesinato y hasta de un suicidio. Dos décadas más tarde, la vida del músico fue llevada al cine por Marcelo Piñeyro con la película Tango Feroz, cuestionada en su momento por la veracidad de algunos hechos y la mirada hacia la vida en conjunto del músico. Más allá de la polémica, sirvió para acercar a nuevas generaciones al genio creativo de uno de los grandes pioneros del rock nacional. Si todavía no lo conocías, quizás hoy es un gran momento para hacerlo.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias