Cultura

MÚSICA

A propósito de la rebelión en Puerto Rico: hablemos de reggaetón

Las masivas manifestaciones que culminaron con la salida de Ricardo Roselló del gobierno de Puerto Rico fueron mediatizadas por cantantes de reggaeton, de hecho se han viralizado videos de jóvenes "perreando" en las manifestaciones. Mucho se le puede criticar a este género, pero no podemos sino recordar que esta va más allá de las modas, el reggaetón tuvo un origen mucho más cercano a las rebeldía y a la transgresión juvenil.

Sábado 27 de julio | 22:06

Luego de doce días de manifestaciones masivas en Puerto Rico, con cientos de miles tomando las calles de San Juan, el pasado jueves, Ricardo Roselló renunció a su cargo como gobernador de la isla.

El conflicto estalló cuando se revelaron una serie de conversaciones de la app Telegram donde él y sus principales asesores se refirieron a la población de la isla con chistes sexistas, racistas y homofóbicos, e incluso burlándose de las víctimas del huracán María.

La indignación de la población puertorriqueña mostró su mayor fuerza el día 22 de julio, que además de los miles en las calles, también incluyó una huelga general masiva y el bloqueo de la principal autopista de San Juan, la capital. Ésta es la primera vez que cae un gobernante por la movilización popular, desde 1947.

Artistas como Ricky Martin publicaron en sus redes sociales mensajes a la población para sumarse a las huelgas y otros como René Pérez, más conocido como Residente junto a Bad Bunny llegaron a componer una canción inspirada en la revuelta. Mismos que se encontraron encabezando las manifestaciones.

Como decimos acá, "es necesario recalcar que los protagonistas de las manifestaciones no son solo los famosos, mismos que hicieron que la situación llegara a la prensa internacional y se viralizara en redes sociales, tal como dijo Residente, frente a docenas de periodistas, "nosotros nos encargaremos de que todo mundo sepa lo que está sucediendo".

Sin duda, quienes deben llevarse el mérito de echar a Ricardo Roselló son todos y todas aquellas personas que pararon la isla, jóvenes sin futuro, estudiantes que ven peligrar sus escuelas y universidades, trabajadores, víctimas del Huracán María, en síntesis, las masas obreras y populares."

A propósito de esto, en los medios ya se habla del papel que tuvo el reggaetón en las movilizaciones, luego que circulan videos en redes sociales con cientos de miles coreando canciones del género urbano en tono de burla a la dimisión de Roselló.

Su origen: la transgresión de la juventud

Lo cierto es que hay mucho que puede criticarse actualmente de este género musical, desde su carga misógina, y la extrema comercialización de sus contenidos, convirtiéndose en más en una mera estrategia comercial, que en una expresión musical.

Esto se nota en las letras y videos musicales actuales, que encabezan las listas de popularidad en la música latina, canciones donde denota un entorno de una visión estereotipada de los roles de la mujer y el hombre, con un tono misógino que cosifica e hipersexualiza lo femenino. Sin embargo, esta música tiene orígenes bastante alejados de lo que es en la actualidad.

El reggaetón se desarrolló en Puerto Rico en la década de los 90’s influenciado por el Hip Hop y por los ritmos afrocaribeños. Los principales precursores fueron el Reggae y el Dance Hall jamaiquino, entre las canciones pioneras del género se puede rastrear a Dem bow de Shaba Ranks y Hot this year de Dirtsman.

Como muchas otras expresiones musicales en sus inicios, el reggaetón sólo tuvo la finalidad de entretener a jóvenes y trabajadores de los barrios, personas olvidadas por el mundo que estaban sujetos al yugo del protectorado estadounidense.

Las canciones de letras explícitas, narraban escenas urbanas y hablaban de la marginación, de las drogas, la violencia, sentimientos y sexo. Fue en 1995, que el entonces gobernador Pedro Roselló, puso en marcha una campaña que llevó por nombre “Mano dura contra el crimen”, sacando a las calles un mayor número de policías y criminalizando a la juventud.

Esta política llego a la escena musical, cuando tiendas de discos fueron requisadas por la policía. Casetes y CD’s de reggaetón o de música underground se confiscaron y los empleados de aquellos establecimientos recibieron citaciones. Se acusó al género de promover con sus canciones una subcultura de violencia, drogas, libertinaje sexual y falta de respeto hacia la autoridad.

Un genero de África

A partir de esta polémica se inició una campaña de demonización con cualquier artista que llegara a popularizar este género en los medios de comunicación, esto, lejos de extinguirlo, hizo que se arraigara a la juventud más precarizada y que por consiguiente se popularizara a principios de los 2000’.

Algunos artistas comenzaron la transformación del reggae al reggaetón con la finalidad de hacerlo más bailable y para un público más amplio. Como otros géneros underground, este comenzó en pequeños escenarios parecidos a los hoyos funkies mexicanos, y no es que tocaran de la noche a la mañana.

La evolución del género hizo que éste pasara de tratar temas sobre violencia, a narrar historias con un trasfondo más suave e incluso romántico, en especial, en canciones producidas por grandes firmas musicales de Estados Unidos que adoptaron una excesiva comercialización del género apartándolo por completo de su origen rebelde y transgresor.

Como alguna vez mencionó el músico y compositor uruguayo, Jorge Drexler, “el reggaetón es un gran género con muy malos compositores. Tenemos que arremangarnos y meternos a escribir en este para hacerlo un poquito más interesante (…) ese patrón rítmico no es de J Balvin, ni de Maluma, es un ritmo que viene del África y es de todos”.

Estas palabras cobran sentido en el contexto de las manifestaciones recientes, tal vez es tiempo que la esencia de esta música regrese para ser de nuevo la voz de la juventud rebelde.






Temas relacionados

Puerto Rico   /   Música   /   Cultura   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO