DESASTRE AMBIENTAL

A un año del derrame en Sonora: hallan metales en la sangre de habitantes

A casi un año del derrame de tóxicos al Río Sonora ocasionado por la empresa minera Grupo México, se confirmó la presencia de arsénico, aluminio, fierro y cobre en seis habitantes de la zona rural de Hermosillo, Sonora.

Viernes 31 de julio de 2015

El pasado 6 de agosto de 2014, la mina Buenavista del Cobre, de Grupo México, derramó alrededor de 40 millones de litros de sulfato de cobre y otros metales tóxicos al Río Sonora y al Río Bacanuchi. El líquido vital era la fuente principal para satisfacer el abastecimiento básico de agua para miles de pobladores y para sostener los trabajos de agricultura, ganadería e industria de la región.

Tras este evento, que es catalogado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) como el peor desastre ecológico minero en México, se comenzó una campaña desde el gobierno y los partidos patronales, como el Verde Ecologísta, de miles de pesos para limpiar su imagen con fines electorales y fingir interés en los problemas ambientales.

Utilizaban comerciales que eran trasmitidos incluso en cines, donde mostraban acciones que estaban realizando para “sanear” al río.

A pesar de que Grupo México decía hacerse cargo de su catastrófico derrame, pobladores de los municipios de Arizpe, Ures, Baviácora, San Felipe, Aconchi, Banámichi así como Huépac, además del área rural oriente de Hermosillo, que están cerca del Río Sonora, muestran manchas en la piel y síntomas que revelan una intoxicación por metales pesados en la sangre.

Si bien, las repercusiones al ambiente y a la salud ya habían sido advertidas desde hace meses, es ahora que se comprueba que el derrame minero fue tan dañino que contaminó los cuerpos de la población y llegó a a expresarse en los niveles sanguíneos.

Habitantes afectados también denunciaron que la clínica que se les había prometido para atender los casos de intoxicación, no se ha construido. Es la población pobre la que sufre con mayor fuerza la catástrofe ambiental ocasionada por los intereses de los capitalistas, y en este caso se ve afectada la salud y el medio ambiente.

Organizaciones no gubernamentales realizaron estudios a seis habitantes que presentaban manchas en la piel y confirmaron la presencia de metales pesados en la sangre. Esto deja claro que las acciones que ha realizado Grupo México y las instituciones mexicanas, han sido insuficientes.

Los protocolos de seguridad y las medidas para contener el desastre evidenciaron la incapacidad y omisión de las autoridades. Grupo México quedó impune y esto fue completamente avalado por la SEMARNAT, quien no obligó a los responsables a cubrir las afectaciones ambientales y sociales.

En cambio, SEMARNAT actuó en alianza con el segundo empresario mexicano más rico, German Larrea, al pedir indemnizaciones insignificantes de menos del 1% de las ganancias en la industria minera de Grupo México.

Grupo México es la empresa minera más grande del país y la tercera productora de cobre más grande del mundo, teniendo ganancias de millones de pesos a costa de la explotación de los recursos naturales y afectando a miles de personas por los contaminantes generados.

Habitantes de los 7 pueblos del Río Sonora, mineros de México y Perú, yaquis y académicos han salido a manifestarse en diversas ocasiones contra Grupo México, exigiendo una respuesta ante los incumplimientos.






Temas relacionados

SEMARNAT   /   Sonora   /   Desastre Ambiental   /   Grupo México

Comentarios

DEJAR COMENTARIO