Política México

SUBORDINACIÓN A TRUMP

AMLO justifica su política antimigrante por elecciones en Estados Unidos

La mayor subordinación del gobierno mexicano a los dictados de la Casa Blanca está directamente relacionada con las necesidades electorales de Trump.

Maestro Arturo Méndez

Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Miércoles 29 de enero | 20:17

Este miércoles, en la conferencia matutina de López Obrador, un periodista de SDP noticias preguntó al Presidente sobre los dichos de Donald Trump en cuanto a que México está pagando por el muro, lo que es interpretado por muchos como la actuación de la Guardia Nacional en la frontera sur como un verdadero muro humano para contener migrantes centroamericanos.

El periodista sugirió que en lugar de tener miles de policías y militares de la Guardia Nacional, se envíen más agentes de migración para agilizar los trámites de ingreso a nuestro país, y ya si los migrantes quieren dirigirse a Estados Unidos sería parte de las libertades garantizadas por la Constitución.

Amañadamente, AMLO respondió que “así se está haciendo, dando la opción de que puedan trabajar en el país, pero se está cumpliendo con la ley para que haya un registro y eso requiere garantizar el orden”.

El periodista señaló entonces que se ha deportado a más de 2000 hondureños de la última caravana migrante. “Sí, pero lo están haciendo por voluntad”, dijo López Obrador, como si los migrantes no hubieran sido antes reprimidos y detenidos; como si su voluntad, que los llevó hasta la frontera sur de México, no fuera en realidad llegar a Estados Unidos.

El mandatario continuó diciendo que “la mayoría fueron engañados de que iban a poder pasar por el territorio hasta la frontera norte; se les informó que eso no era posible”, admitiendo así la política de su gobierno que niega el libre tránsito a los migrantes.

El periodista insistió en que la Constitución garantiza el libre paso, y preguntó entonces ¿por qué no ir a la frontera norte? Yéndose por las ramas, AMLO contestó: “porque se les ofrecen opciones de refugio, de trabajo”, resistiéndose a aceptar que la utilización de la Guardia Nacional contra los migrantes para impedirles el paso responde a las exigencias de Donald Trump.

A continuación, insistiendo en negar la realidad, el jefe del Ejecutivo aseguró que el problema está resuelto, sin violencia y que se han respetado los derechos humanos.

Leer: Salvaje represión a los hermanos migrantes: la verdadera cara de la 4T

Hasta que por fin salió el peine, cuando López Obrador llamó a “no olvidar que hay elecciones en Estados Unidos; entonces es un tiempo especial”, tratando de justificar así la política de la 4T contra los migrantes, para machacar después con que “nuestra relación con el gobierno de Estados Unidos es buena, no queremos pelearnos, amor y paz”.

De esta manera, queda claro que la profundización de la subordinación del gobierno mexicano a los dictados de la Casa Blanca está directamente relacionada con las necesidades electorales de Trump, y quienes la pagan son los migrantes.

Estaciones migratorias

Por otra parte, de manera escandalosa se conoció ayer la noticia de que
el Instituto Nacional de Migración había determinado que las asociaciones civiles y religiosas no podrían entrar a las estaciones migratorias para verificar que no se violen derechos humanos.

Cuestionado al respecto, López Obrador dijo que está prohibido prohibir, que se trata de convencer, de persuadir, “nada de acciones coercitivas, no somos conservadores”, y preguntó: “¿Cómo se imaginan que vamos nosotros a dejar sin poder asistir a una albergue a religiosos a miembros de la sociedad civil, de organizaciones sociales? Si fuese así, no tienen por qué impedirle a nadie la entrada; el que nada debe nada teme”. Hasta el momento, sin embargo, se trata sólo de palabras.

Por su parte, ante la gravedad de la noticia, el mismo padre Solalinde, que hace unos días salió a respaldar la política antimigrante del gobierno, ahora se pronunció en contra de que se impida el paso de religiosos y activistas a las estaciones migratorias, pidiendo además la salida de Alejandro Encinas de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación.

Te puede interesar: Solalinde recrimina a migrantes por “reventar” al gobierno de AMLO

Cuando estaba por terminar la mañanera, un grupo de activistas realizó una protesta a las afueras de Palacio Nacional contra el plan “Quédate en México”, que hoy cumple un año y mediante el cual han sido devueltos a México, desde Estados Unidos, unos 60 mil extranjeros a la espera de que se defina si se les brindará protección internacional.

“Quédate en México”, que en los hechos significa fungir como “tercer país seguro”, fue denunciado por los manifestantes por violar derechos humanos y porque los migrantes devueltos quedan en condiciones de extrema vulnerabilidad, presentándose muchos casos de secuestro.

Desde La Izquierda Diario México y el Movimiento de los Trabajadores Socialistas denunciamos la política reaccionaria de la 4T contra los migrantes. Llamamos a las organizaciones sindicales, sociales, de derechos humanos y de izquierda a poner en pie un gran movimiento en las calles para exigir el alto a la represión, por el libre tránsito y plenos derechos para nuestros hermanos migrantes, así como contra la subordinación a Trump y el imperiaslismo, por el fin de la militarización del país y la abolición de la Guardia Nacional, impulsando la unidad de los explotados y los oprimidos a través de las fronteras.






Temas relacionados

Guardia Nacional   /   Gobierno AMLO   /   Migrantes hondureños   /   Migración   /   Relaciones México-EE. UU.   /   Política México   /   migrantes centroamericanos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO