MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

Alto a las amenazas: por un movimiento estudiantil democrático y combativo

En las semanas previas, cientos de miles de jóvenes cuestionamos la antidemocracia que impera dentro de las universidades e institutos, y nos movilizamos contra el porrismo, cuyo principal responsable es el rector Enrique Graue.

Joss Espinosa

@Joss_font

Viernes 21 de septiembre de 2018 | 23:06

Una nueva generación del movimiento estudiantil se levanta. En las semanas previas, cientos de miles de jóvenes cuestionamos la antidemocracia que impera dentro de las universidades e institutos, y nos movilizamos contra el porrismo, cuyo principal responsable es el rector Enrique Graue.

En este marco organizaciones de izquierda que somos parte orgánica del movimiento estudiantil fuimos blanco de ataques. Esto no es casual. Hace más de una semana, el rector y el presidente electo se reunieron y coincidieron en que “no hay que permitir la desestabilización de la UNAM” y que se “cuelen intereses ajenos”; hace apenas unos días, el jefe de gobierno anunció su disposición a crear una “policía universitaria”, una verdadera provocación contra la autonomía universitaria. La continuidad de eso son los ataques y calumnias que mencionamos.

El objetivo es evidente: necesitan evitar que la lucha se radicalice y cuestione frontalmente el régimen universitario y los planes contra la educación pública y gratuita. Y para eso no les basta el debate político leal en las asambleas: necesitan atacar a los estudiantes, colectivos y organizaciones que dentro del movimiento proponemos esa perspectiva.

Esta semana, en varios planteles se esparcieron rumores y difamaciones contra el MTS, Pan y Rosas y las agrupaciones que impulsamos junto a decenas de estudiantes independientes (como la Agrupación Juvenil Anticapitalista). Esto incluyó amenazas físicas a través de redes, que aquí documentamos, y la pretensión de no permitir nuestro acceso a determinadas asambleas. Todo esto constituye un hecho inédito en el movimiento estudiantil en las últimas décadas, y es una expresión de un comportamiento burocrático y reaccionario.

Nosotros -junto a cientos de estudiantes- estuvimos en primera línea contra el ataque porril. Tuvimos compañeros agredidos el 3 de septiembre, como es el caso de uno de los firmantes de este artículo. Defendemos incansablemente todos los espacios estudiantiles contra los ataques de las autoridades y el porrismo. Somos parte orgullosa de este movimiento.

Quienes esparcen rumores afirmando que tenemos “intereses ajenos a la comunidad”, deberían decir la verdad:

Nuestro interés es que triunfe esta lucha. Por eso propusimos medidas concretas para masificar y fortalecer el movimiento.

Quienes lanzan “memes” acusando de “reventar asambleas” en una verdadera guerra sucia, no pueden ocultar que, junto a muchos otros compañeros, impulsamos un funcionamiento democrático de la Interuniversitaria, donde prime la decisión de la base estudiantil, donde se respeten los acuerdos de asambleas locales y se voten los resolutivos de las Asambleas interuniversitarias para poder defenderlos en las escuelas.

Fuimos parte de un amplio sector de compañeras y compañeros que nos opusimos a que se negara la entrada de “observadores” a las asambleas generales, como fue en la Interuniversitaria en la ENAH o la Interbachillerato. Quienes operan en cada asamblea para que la misma sea cerrada y sólo accedan los voceros, quieren evitar la discusión contra los métodos burocráticos y su intento de llevar la lucha tras la confianza en las autoridades y el Congreso de la Unión. Le tienen miedo a la masificación de la lucha y la democracia estudiantil.

La semana pasada, hubo quienes pretendieron impedir que nuestros compañeros estudiantes participaran de la II Interuniversitaria de la ENAH. Este elemento fue discutido en la comisión de seguridad, previo a la Interuniversitaria, donde el acuerdo fue que las comisiones de seguridad y sedes de las asambleas no son gendarmes del movimiento y su tarea es facilitar el acceso, el desarrollo de la asamblea y mecanismos democráticos.

Ahora, nuevamente amenazan con no permitir que los voceros y observadores que militan en la AJA, el MTS y PyR participen de la Asamblea Inter UNAM de Prepa 5; piensan que pueden manejar a su antojo a la asistencia a una asamblea que por principio debe ser abierta y democrática y así fue como se votó el carácter de la Interuniversitaria.

Pretenden generar miedo, “alertando” contra la participación de estudiantes que militan en la izquierda; cuando muchos de ellos también forman parte de organizaciones y colectivos. Nosotros estamos por la más amplia participación política de los estudiantes; y creemos que el debate de ideas y de las propuestas para el movimiento debe hacerse en las asambleas, sin ninguna restricción. Ese es el camino para que la lucha se desarrolle y triunfe.

Esta campaña se muestra con la censura y exclusión que un sector del separatismo aplicó en contra nuestra, prohibiendo nuestro acceso a la “Asamblea Interuniversitaria de Mujeres”.

Esta Asamblea sesionó el viernes 21 con baja asistencia de personas, mostrando, como alertaban varios voceros en la II AIU, que en realidad es una corriente del movimiento de mujeres. Están en todo su derecho de existir y defender sus posiciones políticas. Lo que no es válido es que pretendan apropiarse la representación del movimiento de mujeres -que tiene múltiples alas y sectores, con las que Pan y Rosas debate y a la vez impulsa acciones en común-.

Asimismo, consideramos -ante la exigencia de las voceras de la ASIUM de tener un voto asumiendose como dicha representación- que la soberanía y la toma de decisiones en el actual proceso debe residir, como es tradición en el movimiento estudiantil, en las asambleas de base de las escuelas, colegios y facultades, dentro de las cuales debe incorporarse y discutirse las demandas de las mujeres, como ya se viene haciendo; así como en las instancias de mujeres que surjan de dichas asambleas de base, como pueden ser comisiones de mujeres autónomas, tripartitas e independientes.

Tampoco se vale que, mientras se presentan como “inclusivas” y “democráticas”, fomenten una campaña de odio y exclusión contra nuestras compañeras que, como tantas miles de mujeres en México, son parte activa de la lucha contra la violencia patriarcal y se organizan hace años contra el feminicidio, por la legalización del aborto y contra la precarización laboral.

Alto a las amenazas y las difamaciones contra la izquierda

Quienes sostienen el método de la amenaza gangsteril contra nuestra integridad física, deberían decir a qué intereses responden. El movimiento estudiantil tiene que repudiar este intento de instalar un clima de violencia y linchamiento. Como otras veces en la historia, hoy se orientan contra nuestras organizaciones y mañana irán contra cualquiera que cuestione sus intentos por expropiar burocráticamente el movimiento. Llamar al asesinato al aniquilamiento físico es replicar cómo actúa el gobierno y las autoridades universitarias, en nuestro país hay cientos de asesinado por su actividad política, es por eso que creemos que estas amenazas atentan contra nuestro derecho a organizarnos.

El clima de violencia y linchamiento es ajeno a un movimiento estudiantil democrático; lejos de eso, proviene del arsenal de los grupos porriles y priistas.Nosotros reivindicamos otra tradición en el movimiento estudiantil, la del 68 y el 99, la de los jóvenes que se organizaron contra Peña Nieto, en solidaridad con el magisterio, Ayotzinapa y los damnificados del sismo del 19S.

Llamamos a todos los integrantes en este movimiento, así como a las organizaciones y colectivos que se consideran democráticos, a pronunciarse contra todo tipo de censura política. Que ningún estudiante, trabajador, académico, colectivo u organización se quede sin voz ni derecho a participar.

Proponemos que todas las asambleas discutan y acuerden un resolutivo de funcionamiento democrático que garantice este derecho en todas las escuelas y que condene explícitamente las exclusiones y amenazas, así como las incitaciones a la violencia física contra las organizaciones de izquierda en general y contra nuestras organizaciones en particular.

¡Por la más amplia democracia y participación en el movimiento estudiantil para fortalecer la lucha!¡Alto a la campaña sucia contra las organizaciones estudiantiles y de izquierda independiente!






Temas relacionados

Juventud    /   Debate en la juventud   /   Asamblea Interuniversitaria México

Comentarios

DEJAR COMENTARIO