Juventud

UNIVERSIDAD

Ante declaraciones de Enrique Graue, luchemos por mayor presupuesto educativo en la UNAM

El rector de la UNAM llamó a “levantar la voz” para frenar los recortes a la educación y a la cultura y anunció que la Universidad está solicitando un aumento del 4 a 5% mayor al del 2016 para aumentar la matrícula. Pero estas declaraciones no son más que un doble discurso.

Miércoles 24 de agosto de 2016 | 22:44

En la inauguración del Programa de Posgrado en Artes y Diseño, Enrique Graue rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) destacó el recorte en el área de arte y cultura en el 2017 con un 0.9% Producto Interno Bruto (PIB), mientras que al año pasado recibió el 1.2%.

En sus declaraciones aseguró que en el país “siempre hay mentes financiero-tecnocráticas” con el deseo de hacer recortes presupuestales”, por ello hizo el llamado a levantar la voz para frenar los recortes a la cultura y la educación, haciendo énfasis en “que la lucha por el presupuesto no será fácil”.

En una reunión con los rectores de 30 universidades, se proclamó como un defensor de la educación pública. Y en la inauguración del Consejo Universitario de la UNAM, planteó que este año se solicitará que el presupuesto de 2017 sea entre 4 y 5% más alto que el del año pasado.

Graue: “No tengo que ser crítico con el gobierno”

Llama la atención las declaraciones del rector, debido a su pertenencia al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y su alineación al gobierno de Enrique Peña Nieto, en sus primeras declaraciones como rector asumió la postura de “no tengo que ser crítico con el gobierno”, y hasta el momento lo ha mantenido al pie de la letra.

El PRI viene imponiendo a sangre y fuego en todo el país la mal llamada reforma educativa, que busca terminar con la educación pública y atenta contra los derechos laborales de los profesores. Si el rector de la UNAM fuera un gran defensor de la educación pública como pregona, ya habría respaldado la lucha heroica que los profesores de la Coordinadora de Trabajadores de la Educación (CNTE) vienen protagonizando con el paro magisterial desde mayo del presente año.

¿Aumento de la matrícula?

En el punto de solicitar mayor presupuesto, Graue pone en el centro de la cuestión la ampliación de la matrícula, donde este año 178, 960 aspirantes —91%— fueron excluidos de la UNAM, la cifra más alta en años.

Este semestre las carreras de las áreas de sociales y humanidades de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, sufrieron un recorte histórico de la matrícula, dejando a 613 alumnos sin el derecho a cursar una carrera universitaria. Estudiantes y académicos se organizaron contra el recorte denunciando la iniciativa de desaparecer las carreras críticas y ligando el problema de que cada año cientos de miles de jóvenes son excluidos de su derecho a la educación; el movimiento logró más de 530 lugares.

Graue declaró también que : “Se está haciendo un esfuerzo por permitir el ingreso de más jóvenes a dicha FES pese a que esta, ya se encuentra a su máxima capacidad”. Negó el recorte histórico que la institución permitió, pero también se alerta que la Facultad de Filosofía y Letras y la de Ciencias Políticas y Sociales sufrieron recortes a la matrícula.

Mientras en el discurso las autoridades plantean la exigencia de aumento a la matrícula, en la UNAM se están recortando lugares; una ofensiva brutal para la juventud y a la que se le condena a la precarización laboral.

En la UNAM se mantienen ciertas prácticas que atentan contra su carácter gratuito, como las cuotas de inscripción para estudiar los posgrados que hasta el año pasado mantenía, es decir, que si se quiere acceder a un diplomado tienen un costo de más de 15 mil pesos. Pero también son costosos los cursos de especialización sobre diversas áreas que son necesarios para la formación académica.

Aunado a esto, el rector ha hecho llamados al sector privado a invertir en la UNAM, para subordinar la investigación y el conocimiento al servicio de los empresarios y sus intereses.

También están los ataques a profesores con salarios de 70 pesos por hora, al mismo tiempo en varias facultades hay un recorte arbitrario de la planta docente, como en Derecho y Ciencias Políticas y Sociales, facultades que tienen administraciones nuevas.

Elitización de la universidad sigue latente

Desde hace años se viene denunciando la elitización de la Universidad, cada año los hijos e hijas de los trabajadores y del pueblo pobre se les restringe su derecho para cursar una carrera universitaria, y cuando logramos ingresar se vuelve una travesía sostener la carrera (libros, materiales, cursos, idiomas, transporte, alimentación, vivienda, etc).

En la Huelga de 1999 los estudiantes, trabajadores y académicos protagonizaron la lucha más importante por nuestro derecho a la educación pública y gratuita, pero en los hechos cada día la política de las autoridades universitarias y rectoría avanza más con medidas más veladas, que tienden poco a poco a privatizar la educación y subordinarla a los intereses de los empresarios y aplicar el concepto de la reforma educativa en la Universidad.

Luchar por el presupuesto

Las declaraciones de Graue sólo son muestras de su hipocresía y de querer presentarse con un perfil progresista, pero en los hechos es imposible que el rector se ponga al frente de la lucha por mayor presupuesto, debido a su alineación al gobierno federal y por la investidura que representa el rectorado en la UNAM.
Desde la Juventud del Movimiento de los Trabajadores Socialistas consideramos que es necesario generar un gran movimiento independiente de las autoridades donde los estudiantes, académicos y trabajadores luchen por el aumento al presupuesto educativo, por ingreso irrestricto a las universidad -donde se elimine el examen de admisión- se construyan nuevos planteles, así como la ampliación de la nómina de los profesores y trabajadores de la universidad, y se aseguren las condiciones mínimas para poder mantener una carrera como becas, comedores subsidiados, copias, transporte, etc.

¿De dónde proponemos que salgan los fondos?

La primera medida sería la reducción drástica de los salarios millonarios de los altos funcionarios de los tres niveles de gobierno, así como de los funcionarios de la UNAM y las pensiones vitalicias que reciben los ex rectores. ¡Que todo funcionario gane como una maestra!

Otra exigencia es dejar de pagar la deuda externa. También que se impongan impuestos a la educación privada, así como impuestos progresivos a las fortunas de los magnates como Carlos Slim y Emilio Azcárraga, en el camino de luchar por una universidad al servicio de los trabajadores y el pueblo.

Con información de la nota "Rector de la UNAM llama a ’levantar la voz’ contra recortes en educación y cultura", del portal de Proceso.






Temas relacionados

Enrique Graue   /   Educación pública   /   Juventud    /   Rectoría UNAM   /   Juventud del MTS   /   UNAM   /   Reforma educativa   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO