×
×
Red Internacional

El martes 7 Winfried Fallon sufrió un ataque físico por parte de los dueños de la casa donde alquilaba su madre, mientras la ayudaba con su mudanza. El ataque fue acompañado de agresiones por su sexualidad, género y una enfermedad que padece.

Julián RodriguezTrabajador judicial en La Marrón Clasista

Viernes 10 de septiembre | Edición del día

Winfried tiene 24 años, es una persona no binarie y vive con síndrome de Asperger. Según denunció en sus redes, la golpiza recibida por el propietario de la casa que alquilaba la madre y la familia del mismo fueron acompañadas de comentarios discriminatorios respecto de su sexualidad, su género no binario y por la discapacidad que sufre.

No se trata de un caso aislado y se suma a la lista de ataques discriminatorios contra personas de la comunidad LGTBI Q+. En esta ocasión se suman los insultos referidos al síndrome que padece Winfried, lo cual amplifica el odio que aún viven quienes no se ajustan a la norma que quieren imponer los anti derechos que aún reaccionan con ese odio a la Ley de Identidad de Género o al Matrimonio igualitario que se se conquistaron hace más de una década con movilizaciones en todo el país.

Además, es de destacar que este ataque se da en el marco de una campaña electoral donde los personajes anti derechos tuvieron una amplia difusión por parte de los grandes medios de comunicación, desplegando todos sus valores reaccionarios cómo la homofobia y el “sálvese quien pueda”.

Esto es una nueva muestra de que la igualdad ante la ley no es la igualdad ante la vida, ya que es el mismo Estado el que priva del goce de dichos derechos, privilegiando las ganancias empresariales y el pago de la deuda odiosa e ilegítima, mientras se dilata la implementación del cupo laboral trans, o políticas públicas para proteger a las víctimas de ataques homofóbicos que se suceden a diario.

La precarización y vulnerabilidad son moneda corriente en la comunidad LGTBIQ+, pero estos ataques y crímenes del odio también despiertan la conciencia de jóvenes que se organizan y movilizan exigiendo al Estado que sean respetados sus derechos, pero también por una vida que merezca ser vivida, haciendo carne las leyes conquistadas que el mismo Estado niega en connivencia con La Iglesia.

Se cumplen 6 meses de la desaparición de Tehuel De La Torre, joven trans que fue a trabajar y nunca más se lo vio. Sus amigues, familiares y la comunidad LGTBIQ+ juntos a organizaciones política y de Derechos Humanos vuelven a movilizar exigiendo su aparición con vida.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias