Deportes

FÚTBOL

Bebel, el futbolista socialista que orinó ante sus verdugos

Fue jugador del Deportivo La Coruña en los años treinta y fue fusilado en los comienzos de la Guerra Civil española por su militancia socialista.

Martes 30 de abril

Si uno recorre La Coruña (Galicia) y se dirige a la playa de Riazor pasa por la Avenida Calvo Sotelo, llamada así en homenaje al diputado de la Renovación Española asesinado en Madrid la madrugada del 13 de julio de 1936. En esa zona aparece también la calle de Los hermanos de la Lejía, homenaje del Ayuntamiento (gobierno municipal) rendido en el año 2002 a la familia García García, de profundas ideas socialistas. Uno de ellos, Bebel, jugó en el Deportivo La Coruña y fue fusilado horas después del alzamiento militar del 18 de julio encabezado por Franco.

El periodista gallego Carlos Fernández hurgó en las raíces de la familia García: “Socialista radical, el cabeza de familia fue desterrado por sus ideas a vivir a no menos de 150 kilómetros de Ribadeo. Sólo el primero de sus ocho hijos fue bautizado. Le llamó José. Al resto, según fueron naciendo, les dio nombres de personajes influyentes en la izquierda de finales del XIX: Bebel (por el socialdemócrata alemán August Bebel), Jaurés, Voltaire, France, Berthelot”, explica.

El Bebel gallego y futbolista llamado como el dirigente socialdemócrata alemán estuvo cuatro temporadas en el Deportivo de La Coruña, desde 1932 hasta 1936, cuando este equipo militaba en la Segunda división del fútbol español. Bebel no tenía mucha influencia dentro del plantel: apenas llegó a jugar 28 partidos en total, pero sumó más de una decena de goles. Pese a no contar con mucho protagonismo dentro de la cancha, distinta era la historia fuera del ámbito deportivo: se destacaba en los ambientes políticos en los que se movía, formando parte de las Juventudes Socialistas de La Coruña. Vivió el estallido de la Guerra Civil, conflicto que consideró mucho más importante que el fútbol y no dudó en jugarse la vida.

En las calles coruñesas se vivieron días de lucha que los militares no pudieron sofocar hasta entrado el miércoles 22. Se produjeron cientos de detenciones y ejecuciones, entre ellas la de Bebel García García. Su nombre y el de sus hermanos eran bien conocidos en la ciudad por la fuerte vinculación, heredada de su padre, con el socialismo.

En 1935 un año antes de la guerra civil Bebel y su hermano France aparecen en la edición del 28 de marzo del periódico El Compostelano en una lista de 42 detenidos: "Las fuerzas de asalto detuvieron a 42 individuos. Y como no estoy dispuesto a permitir mientras esté al frente de la provincia la menor siembra revolucionaria he acordado el pase a la cárcel con imposición de multa de 250 pesetas de los vestidos de rojo, que son Bebel García, France García...", declaraba el gobernador, que argumentaba su decisión explicando que “según las investigaciones se pudo observar que en la mañana de ayer hubo determinadas personas que se reunieron para realizar no solamente ejercicios de formación sino también cánticos subversivos. Asimismo se pudo ver algunos individuos vestidos con camisa roja”, justificaba escandalizado. Con el tiempo ambos hermanos quedaron libres.

Cuando el 17 de julio de 1936 se produjo la rebelión militar en Melilla, momento que dio lugar al golpe de Estado y el estallido de la Guerra Civil. Ante esto, hubo desacuerdos entre los mandos militares de La Coruña: algunos -como el general Enrique Salcedo- no respaldaron el golpe. Esta decisión ocasionó que el general Mola le encargue al teniente coronel Luis Tovar Figueras que comandara el alzamiento. Su primera acción fue atacar la sede del Gobierno Civil, que fue defendida por aquellos que se mantenían fieles a la República; entre ellos, los hermanos García.

Bebel y France fueron detenidos por la Guardia Civil el 25 de julio en Guitiriz, municipio de Lugo, mientras trataban de huir a Asturias. Tras un juicio sumarísimo, fueron condenados a muerte. José María Salvador y Merino, presidente del Deportivo de La Coruña entre 1935 y 1941, asesoró a la autoridad militar en el juicio.

El 29 de julio de 1936, Bebel, quien hasta hacía unos años había sido el goleador zurdo y bajito del Depor, fue llevado ante un pelotón de fusilamiento en el Campo de la Rata, cerca de la emblemática Torre de Hércules que preside la costa de la ciudad. Con tan sólo 22 años, su último pedido antes de morir, concedida por sus verdugos, fue orinar antes de ser ejecutado. Un acto de rebeldía a las puertas de la muerte. El célebre escritor uruguayo Eduardo Galeano narró este suceso en su libro Espejos. Una historia casi universal (2008):

La Coruña, verano de 1936: Bebel García muere fusilado.

Bebel es zurdo para jugar y para pensar.

En el estadio, se pone la camiseta del Dépor.

A la salida del estadio, se pone la camiseta de la Juventud Socialista.

Once días después del cuartelazo de Franco, cuando acaba de cumplir veintidós años, enfrenta el pelotón de fusilamiento:

  •  Un momento -manda.
  •  Y los soldados, gallegos como él, futboleros como él, obedecen.
  •  Entonces Bebel se desabrocha la bragueta, lentamente, botón tras botón, y de cara al pelotón echa una larga meada.
  •  Después, se abrocha la bragueta.
  •  Ahora sí

    Fuentes: diarios Marca y ABC.






    Temas relacionados

    Deportivo La Coruña   /   Guerra civil española   /   Socialismo   /   Fútbol   /   Deportes

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO