×
×
Red Internacional

Elecciones. Centro de Estudiantes del Joaquín V. González: apuntes para continuar la pelea

La lista unitaria entre el Frente de Izquierda Unidad y Estudiantes de Pie ganó la conducción del Centro de Estudiantes del profesorado más grande de la Ciudad. ¿Qué conclusiones nos deja? En esta nota nos proponemos aportar elementos para un balance y algunas conclusiones que nos permitan pensar cuáles son los desafíos que tiene por delante el movimiento estudiantil terciario.

Cuky QuagliaEstudiante del Profesorado Normal N°1

Natalia SposatoConsejera Directiva y Presidenta del Centro de estudiantes del Joaquín V. González/Agrup. 9 de Abril

Lunes 16 de mayo | Edición del día

Las elecciones estuvieron atravesadas por un proceso incipiente de organización con clases públicas y asambleas contra la Reforma del Estatuto Docente que impulsó el macrismo en la Ciudad y que finalmente, fue aprobado este último jueves. Desde el 2018 con la aprobación de la Universidad de la Ciudad, se abrió un proceso de ataque a los terciarios, que ahora incluye la no titularización de los docentes de este nivel, cupos en las carreras y el cierre de la inscripción a mitad de año para las carreras de Educación Inicial. Esta avanzada de Larreta y Acuña, se da en medio de una profundización de la crisis social y económica a nivel nacional como parte del acuerdo de Alberto Fernández con el FMI.

A pesar del intento permanente de La Caravana (que es parte del Frente de Todos y dirigió el centro durante 8 años) y distintas agrupaciones de despolitizar la elección, la campaña giró en torno al rol de los distintos gobiernos y la pelea por un centro de estudiantes independiente que impulsamos desde la Lista 6. Este debate fue parte determinante de la elección y explican tanto el debilitamiento de las agrupaciones ligadas al gobierno Nacional, así como la consolidación del espacio de la izquierda.

Te puede interesar: Cinco claves de la reforma del estatuto docente de Soledad Acuña

Un golpe para las agrupaciones ligadas al Frente de Todos

En las elecciones se expresó una franja de estudiantes que ve al Frente de Izquierda Unidad como una referencia tanto a nivel nacional como por las propias peleas dentro del profesorado, un voto que expresa una adhesión política y un apoyo más histórico al FITU y que se referencia con nuestras principales figuras como Nicolás del Caño, Myriam Bregman y Alejandro Vilca.

"Veo mucho descontento con La Caravana. Incluso de quienes a nivel nacional votan al Frente de Todos. Apoyamos a la izquierda para que el Frente de Izquierda sea más fuerte y tenga mayor influencia en el Joaquín”, así lo expresó Laura, estudiante de Historia.

Por otro lado, hubo casos de sectores desencantados con el peronismo, que combinó el hartazgo por la situación nacional y su correlato con el rol que cumplen estas organizaciones ligadas al gobierno como La Caravana en el Instituto Joaquín V. González, que estuvieron borradas y paralizadas por completo. Con el argumento de la pandemia y el “quédate en casa” se cruzaron de brazos. Fueron militantes de la resignación.

El voto a la lista 6 combina la adhesión a una política independiente que desde el 2019 viene ampliando su espacio político, así como un reconocimiento al rol combativo y consecuente que trasciende las cuatro paredes del Joaquín V. González. "Yo los voté porque proponen una lucha conjunta que liga las problemáticas externas con las internas. Me parece que entienden la cuestión de fondo. Eso de que la política estudiantil no puede solamente quedarse con lo que pasa en la institución sin conectarse con lo que pasa afuera”, dijo Matías, estudiante de Historia.

Fuimos los que en plena pandemia organizamos asambleas autoconvocadas ante la ausencia total del Centro. Estuvimos en las calles ante cada uno de los reclamos estudiantiles y de trabajadores, peleamos por la unidad con los trabajadores ocupados y desocupados, por eso fuimos parte de la pelea por vivienda con las familias de Guernica y del Barrio 31. Impulsamos en unidad con distintas organizaciones, movilizaciones masivas contra el pago de la deuda y el acuerdo con el Fondo.

En plena pandemia denunciamos, que ni el gobierno Nacional con Trotta en ese momento, ni Acuña, ministra de educación de la Ciudad, garantizaron los recursos mínimos para sostener la virtualidad. Tampoco acceso gratuito a internet, ni dispositivos. En los profesorados donde tenemos representación en los Consejos Directivos pedimos que las autoridades realicen relevamientos para obtener datos concretos sobre cuántos estudiantes no tenían los recursos, así como exigencias a los ministerios y medidas de acción. Ante el bochazo masivo del gobierno Nacional a las Becas Progresar que fue otro hecho importante que expresó la bronca de miles, nos organizamos y salimos a las calles exigiendo las becas para todas y todos, el aumento de su monto y que sean irrestrictas. Ante el desempleo y las condiciones de trabajo precario a la que accedemos la mayoría de los jóvenes y que son una traba para sostener las cursadas, impulsamos la Red de Trabajadores Precarios e Informales y realizamos movilizaciones por trabajo con derechos para todas y todos.

Tanto la Caravana como la lista 50 (Integrada por la 28 que es parte del Frente de Todos y agrupaciones que impulsan en las carreras como “Estudiantes por Historia” y “Vientos del Pueblo”), hicieron todo lo posible para correr la discusión política y reducir el debate a medir qué agrupación había ayudado más a los estudiantes en la pandemia. La campaña “Con los pies en el Joaquín”, que impulsó la saliente conducción, intentó alentar un sentido común individual y corporativo de que el Centro debe dedicarse a la gestión de servicios en medio de la crisis porque busca tapar que son parte de la coalición del gobierno que está llevando adelante un ajuste brutal a nuestras condiciones de vida mientras pagan millones al FMI. Esta sigue siendo una pelea por mostrar que el rol de los centros de estudiantes no debe ser el de administrador de lo que el estado no garantiza, aunque sabemos que por el nivel de crisis muchos compañeros eligen este modelo. El ajustado resultado por solo 90 votos es expresión de esto. Nosotros opinamos que tenemos que organizarnos para pelear por mayor presupuesto, no para administrar la miseria como proponen ellos.

Una historia que se repite

Ante un nuevo ataque del macrismo con la Reforma del Estatuto Docente, se puso sobre la mesa el debate de cómo enfrentar estas avanzadas y qué rol deben cumplir los centros de estudiantes y sindicatos. Los estudiantes que fueron parte de la lucha contra la UNICABA, en el 2018, cuestionaron el rol de las agrupaciones kirchneristas en ese proceso. Desde la 9 de Abril fuimos parte de esta pelea exigiendo a UTE, como sindicato mayoritario y a los centros de estudiantes, un plan de lucha, lo hicimos también en unidad con nuestros compañeros legisladores Myriam Bregman y Patricio del Corro, denunciando en el recinto y en las calles los ataques del macrismo.

Son 15 años de ataques permanentes del macrismo, y el peronismo desde sus bancas en la Legislatura, conduciendo sindicatos, centros de estudiantes y movimientos sociales, que no hicieron nada para enfrentarlos. En el 2018 y ahora escuchamos siempre los mismos argumentos: que no se puede enfrentar al macrismo en la ciudad; que el problema es que la gente vota mal; que los estudiantes no se involucran o “están despolitizados”. En aquel entonces vimos como la fuerza que habíamos logrado construir en las calles la desviaron hacia el “hay 2019”, canalizando la bronca y el descontento en una operación electoral donde la clave era votar bien para sacar al macrismo.

“Lo nuevo de esta elección es que las energías dejan de estar puestas en exigirle al centro de estudiantes, que cumpla con lo que decidimos poniéndolo en propuestas y una pelea real. Ojalá se replicara en el sindicato de UTE que por inacción es uno de los principales responsables de la Reforma del Estatuto Docente. Un paro el mismo día de la votación solamente no hace la diferencia. Es lo mismo que vimos en el 2018 con la UNICABA", se refirió sobre lo expuesto Nazareno, estudiante de Lengua y Literatura.

El peronismo ganó la elección y lejos de recuperar lo perdido como decían en campaña, cerraron un acuerdo con el FMI que hunde en la pobreza a millones y una inflación descontrolada que deja un doloroso 60% de niños, niñas y adolescentes (es decir, nuestros y nuestras estudiantes), en situación de pobreza. Siendo parte del gobierno Nacional, posan de críticos, pero no rompen ni se movilizan para cambiar la orientación cada vez más ajustadora del mismo. Las agrupaciones como la Caravana que son parte del Frente de Todos, dicen estar en contra del FMI, pero no fueron parte de las movilizaciones organizadas contra ese organismo. Su principal referente, Hagman, no solo se abstuvo en la votación del acuerdo, sino que dejó su lugar a otros diputados del espacio de Massa en la comisión de presupuesto para que salga rápido el acuerdo. No solo legitiman la deuda contraída por Macri, sino que ahora pagan dólar por dólar.

Las próximas escenas serán las de negociaciones y realineamientos del Frente de Todos hacia el 2023. Como un revival del 2019 van a intentar encauzar la bronca y el descontento por abajo en un “hay 2023”, con el argumento de “enfrentar a la derecha”. Frente a los ataques en puerta del macrismo, este debate y conclusiones se vuelven fundamentales para tener una política independiente y de lucha que realmente logre enfrentarlo.

Qué tareas tenemos por delante

La pauperización de las condiciones de vida y profundización de la crisis, así como la avanzada del macrismo en la Ciudad, creemos que puede dar nuevos fenómenos de organización en los profesorados y pueden surgir nuevos fenómenos políticos e ideológicos, que cuestionen la orientación mercantilista que quieren imponer en la educación y la orientación del gobierno Nacional.

Nuestra pelea desde el CeJVG (Centro de Estudiantes Joaquín V. González), es por mostrar un centro que sea parte de las luchas de los sectores más afectados por la crisis. Un centro que le abra las puertas a los sectores en lucha, que piense qué escuela y formación docente necesitamos. Que sea parte de las luchas por los derechos de la diversidad y el movimiento de mujeres, por el medio ambiente. Queremos construir un centro de estudiantes que no se quede de brazos cruzados cuando vemos que hay compañeros que dejan de cursar, que se organice por becas, jardines materno-parentales, aumento de presupuesto. Con métodos democráticos de funcionamiento, con asambleas y comisiones. Es un desafío, frente a la política de pasividad durante años por parte de la Caravana, involucrar a la mayor cantidad de compañeros para que sean parte de la construcción de este centro.

Desde la 9 de Abril, nos organizamos en otros profesorados de la Ciudad. Además de ser parte de la nueva conducción del CeJVG, tenemos representación en el Consejo Directivo y la Junta de Historia, también somos parte de los Consejos del Alicia M. de Justo y del Normal N° 1. Desde estos lugares, peleamos por organizar una gran fuerza militante en todos los profesorados.

La fuerza de los centros recuperados, como el JVG, el sindicato docente Ademys, en secundarios y otros terciarios, implican pensar juntar fuerzas para sacar de sus cómodos sillones a la burocracia sindical y estudiantil, y pensar una unidad de estudiantes y docentes, movimientos sociales (ambientales y feministas) que se plantee una lucha por otros valores y sentidos comunes en la educación y por hacer valer en unidad una fuerza que podría ser imparable para derrotar los planes de Soledad Acuña y Horacio Rodríguez Larreta.

Contra el individualismo y el sálvese quien pueda, apostamos a la autoorganización de los estudiantes, en unidad con distintos sectores, de manera democrática e independiente de todos los gobiernos. Desde la 9 de Abril, nos plantamos desde una perspectiva anticapitalista y socialista, peleamos por un proyecto militante, de enfrentamiento y organización a los planes de ajuste del Gobierno y la oposición, junto a los trabajadores ocupados y desocupados, así como la pelea de fondo contra un sistema que (aunque Cristina Fernández de Kirchner diga lo contrario), ya no tiene nada para ofrecernos. Por un gobierno desde abajo de las y los trabajadores.

Nos organizamos por:

  •  Nuestra pelea es por cambiar de raíz los métodos de los centros de estudiantes. Para refundar un CEJVG democrático y participativo, el principal organismo democrático de resolución debe ser la asamblea. Tenemos que votar desde abajo un estatuto que garantice la mayor participación estudiantil, la formación de todos los espacios de base como comisiones para abordar las problemáticas del Joaquín V. González. Para el funcionamiento de los espacios como el comedor o la fotocopiadora, garantizando un centro transparente, es necesario establecer una comisión revisora de cuentas abierta, que responda a la asamblea, en la pelea por la exigencia de presupuesto estatal para los espacios y un sistema de becas integrales para quien lo necesite. Que sea organizado por estudiantes, docentes y no docentes, sorteando los puestos de trabajo.
  •  Queremos impulsar proyectos en los Consejos Directivos y poner a disposición la banca de Alejandrina Barry en la Legislatura (PTS-FITU), por becas y alimentos. Continuar la organización por estos reclamos para que ningún compañero se quede sin cursar.
  •  Peleamos para que las ideas del marxismo sean parte de la formación docente. Para pensar una educación verdaderamente transformadora, queremos impulsar una cátedra libre sobre Educación y Marxismo que cuestione el perfil mercantilista y meritocrático que quiere imponer el gobierno de la Ciudad. Como parte de la Juventud del PTS, venimos presentando el Dossier Ideas de la Universidad, sobre diferentes problemáticas actuales desde una perspectiva marxista.
  •  Queremos poner nuestros conocimientos al servicio de las necesidades de las mayorías populares. Por eso queremos impulsar junto a trabajadores docentes, estatales, estudiantes terciarios y universitarios espacios de elaboración teórica, relevamientos territoriales y de articulación con las familias de la escuela pública. Además, como lo hicimos en la Marcha Federal del movimiento de trabajadores desocupados, queremos unir nuestras peleas con las y los trabajadores ocupados y desocupados en las calles. Y que estas realidades sean debatidas en los profesorados, como hicimos en el Joaquín V. González, invitando a Nicole que fue parte de la pelea por tierra y vivienda en Guernica.
  •  Queremos invitar a los trabajadores de Madygraf, quienes vienen reconvirtiendo la producción desde una perspectiva ambiental, para profundizar la reflexión sobre nuestra formación junto a trabajadores y sectores populares.
  •  Somos feministas socialistas y queremos profundizar la pelea por todos nuestros derechos, por eso vamos a organizar la pelea por conquistar el jardín materno-parental en el Joaquín V. González y todos los profesorados. Para que haya formación en ESI transversal a toda nuestra formación, por la defensa del postítulo y por el cupo laboral travesti trans.

    Encontramos en:

    Instagram y en Facebook




  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO


    Destacados del día

    Últimas noticias