Géneros y Sexualidades

#NIUNAMÁS

Ciudad Juárez: Violencia feminicida en aumento

El estado de Chihuahua cerró el año 2020 como el 8º estado con más feminicidios del país; se registraron 219 mujeres asesinadas, crímenes de los cuales 30 se tipificaron como feminicidios.

Martes 19 de enero | 15:40

Los feminicidios en el estado de Chihuahua siguen en aumento mientras los gobiernos de los distintos órdenes administrativos optan por ceder más poder a las Policías Municipales para la atención de los mismos.

Las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública, previo al cierre del 2020, mostraron que el 23% o 727 de los 3,185 asesinatos ocuparon 3 estados: Guerrero, Edomex y Chihuahua. Se registraron 778 feminicidios y 1 mil 674 homicidios dolosos contra mujeres que no fueron catalogados como feminicidios, de los cuales 219 ocurrieron en el estado.

Chihuahua ocupó el 8º estado con más feminicidios, al reportar 30 asesinatos por razones de género, mientras que Ciudad Juárez resultó el 1º de los 100 municipios con más feminicidios, al encabezar la lista con 19 casos.

En el marco del aniversario luctuoso de Isabel Cabanillas, las cifras duelen, debido a que mientras los feminicidios continúan en acenso, en respuesta las autoridades ceden ante las políticas punitivas de manera estructural, con la continuidad de la militarización, por un lado, y otorgando la atención de los feminicidios a las policías municipales, por el otro.

Te invitamos a leer: A un año del asesinato de Isabel Cabanillas: ¡Presente!

Con patrullas pintadas de morado quieren lavar la cara de la policía, institución protectora de los intereses de los empresarios y de políticos locales, a la par que se ha profundizado la militarización, ahora bajo nombre de la Guardia Nacional (GN), tanto en Ciudad Juárez como en el resto de país.

La militarización de las fronteras, de las ciudades y colonias, principalmente las periféricas, también ha ido en aumento y con ello el feminicidio y la desaparición de las mujeres. Con o sin "corredores seguros”, muestran una relación entre las políticas del Estado y las violencias asesinas contra las mujeres.

De las colonias de la periferia, que son principalmente colonias de familias obreras, han desaparecido mujeres jóvenes que buscaban una oportunidad de empleo o de estudios; la mayoría de ellas tenían que atravesar la ciudad para dirigirse a sus centros de trabajo y es precisamente en esos trayectos en donde fueron desaparecidas y/o atacadas.

Mujeres obreras, que salen de madrugada de sus casas a las fábricas a laborar, han sido asesinadas con arma de fuego a unas cuadras de su domicilio, y mientras para sus familias no hay justicia, sus verdugos viven en la impunidad.

Cientos de cámaras, vigilancia satelital, patrullas y militares en las calles vuelven cualquier corredor peligroso, porque nos vuelven presas fáciles de las redes de trata y el crimen organizado, a su vez imbricados por la lógica de la ganancia con autoridades de los 3 niveles de gobierno.

Te recomendamos leer: Militarización y feminicidios: la voz desde la frontera

En la ciudad de la maquila, las personas que en su mayoría sostienen esta industria son las mujeres, que se incorporaron a las fábricas y que viven en carne propia la precarización laboral al no haber mejores oportunidades de empleo y superación.
Nos referimos a tener que trabajar más de 12 horas diarias para completar el gasto y así poder llegar a fin de mes mediante las llamadas horas extras.

Hablamos también de mujeres migrantes que vienen de estados del sur en busca de mejores oportunidades de vida y que experimentan el acoso laboral por parte de gerentes y directivos, que en la mayoría de las veces es enfrentado, pero topa con la complicidad y colusión de las autoridades, sea por una buena cantidad de argumentos económicos, y/o por la más brutal y espontanea reacción de violencia misógina y machista con que se prepara a las policías, haciendo norma que otras compañeras lo toleren para no perder sus empleos.

Esto es el sistema capitalista y patriarcal, el que ve como botín de guerra a las mujeres, mientras avanza devastando todo a su paso.

La lucha política por nuestros derechos debe ser en clave independiente y en las calles, sin alianzas impúdicas con políticos oportunistas o empresarios de turno. Seguimos viendo cómo mientras en el estado, así como a lo largo y ancho del país siguen desapareciendo y asesinando a mujeres, el partido del gobierno de la 4T, les abre las puertas a personajes impresentables por su historial de corrupción y agresiones a las mujeres.

Las mujeres tenemos la tarea de organizarnos por fuera de esos partidos patronales y plantarnos en la lucha política por nuestros derechos, retomando los ejemplos de otras mujeres combativas que nos antecedieron en la lucha, ganando para nosotras el derecho al voto, derechos laborales para nuestra clase, el derecho a entrar a una universidad, así como recientemente, el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos que fue arrebatado de la iglesia y el estado por nuestras compañeras en Argentina.

A 1 año del feminicidio de Isabel Cabanillas, así como de miles de mujeres más, sus muertes resultan en un intento por aniquilar la voz de las mujeres que luchan, así como todas aquellas que se han atrevido a llevar adelante investigaciones por cuenta propia para desenmascarar la mafia existente detrás del enorme negocio que implica la desaparición de mujeres en México.

Si algo hemos aprendido en décadas de lucha frente a la violencia feminicida y la impunidad del estado es saber que podremos gritar, intentar romperlo todo y desbocar con toda la furia, empero sabemos que esto resulta impotente y es poco o nada, si se realiza dentro de las instituciones o depositando nuestra confianza en ellas.

Es indispensable construir un potente movimiento de mujeres con la fuerza de miles de trabajadoras, jóvenes y estudiantes en México y en América Latina, que no olvide que no podemos confiar en el Estado y sus instituciones.

Te puede interesar leer: Las tres muertes de Marisela Escobedo: cuando el feminicidio es un (cínico) crimen de Estado






Temas relacionados

#NiUnaMenos   /   Feminicidio   /   Ciudad Juárez   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO