×
×
Red Internacional

SOCIEDAD. Claves para entender la regulación de precios del gas LP

El gobierno de México, a través de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), decretó un tope máximo para el precio de gas LP en todo el país como medida emergente para detener el incremento del precio de dicho combustible, que no ha dejado de encarecerse en los últimos meses.

Lautaro AdrianoTrabajador de la educación pública e integrante de la agrupación magisterial y normalista Nuestra Clase

Miércoles 11 de agosto de 2021 | 21:36

De acuerdo con esta medida, existirá en cada región un precio máximo para el consumidor final, el cual será publicado cada semana en los próximos seis meses. Los permisionarios que vendan por encima del tope serán sancionados y podrían perder su permiso.

Además, esta medida para ponerle un tope el precio del gas LP vuelve al esquema previo a la reforma energética del 2013, cuando se liberaron los precios de los combustibles.

Paralelamente, tal política está acompañada de la creación de una distribuidora de gas estatal dependiente de Pemex, llamada “Gas Bienestar”, la cual empezará a operar primero en la alcaldía de Iztapalapa en la CDMX.

La limitación a los aumentos en el precio del gas doméstico se da cuando la inflación alcanza casi el 6 %, superando el pronóstico del Banco de México, cuya previsión era del 3 %. Lo que significa un aumento significativo en el costo de la vida para los sectores populares, ya de por sí marginados y empobrecidos.

Te puede interesar: Aumenta 6.3% el precio de la canasta básica

Para el presidente de la República, uno de los factores sustanciales del incremento de los precios es el aumento acelerado del valor del gas licuado de petróleo. Y es que, tan sólo en la primera quincena del mes de julio, este combustible incrementó su precio en un 34 % respecto al mismo periodo del 2020.

AMLO ya venía planteando, desde el mes pasado, criticas al monopolio gasero por el incremento del combustible: “hay cinco empresas grandes que distribuyen casi 50 % del gas LP y se están quedando con márgenes de utilidad muy altos. Pemex les vende a un precio y ellos venden al consumidor a un precio muy elevado”, señaló.
El presidente anunció desde entonces que pondría un tope máximo al precio del combustible y la creación de “Gas Bienestar”, medidas paliativas que responden a la necesidad de los sectores populares que son en buena medida base social del gobierno.

Rebelión de los comisionistas

Ante estas medidas, el gremio de comisionistas de gas LP, encargado de hacer llegar el combustible al consumidor final, realizaron paros y bloqueos en la Zona Metropolitana del Valle de México, en los que denunciaron que las grandes distribuidoras les habían reducido drásticamente las comisiones, por lo que los días 3 y 4 de agosto los habitantes del centro del país sufrieron la suspensión del suministro del gas doméstico.

Inmediatamente, tanto los empresarios organizados en la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas) como los que se aglutinan en la Asociación de Distribuidores de Gas LP (ADG) se deslindaron públicamente de las acciones de los comisionistas (aunque por detrás pueden haberlas propiciado), debilitando rápidamente su paro, por lo que al día siguiente decidieron levantarlo.

Si bien el empresariado gasero, que lanzó críticas contra la regulación de la CRE, finalmente tuvo que alinearse al nuevo tope máximo de precios en las 145 regiones del país, es evidente que no está conforme con que se limiten sus ganancias.

Te puede interesar: Aumenta gas LP en CDMX y Estado de México a pesar de regulación de precios

¿Es suficiente limitar el precio?

Según algunos especialistas, limitar el precio máximo es una medida que ayuda pero no resuelve el problema del aumento del precio del gas LP. Debido a que, una parte sustancial de este precio depende de factores internacionales, pues México importa casi el ochenta por ciento del hidrocarburo.

Por eso, si el precio del Mont Belvieu -valor que sirve como referencia mundial para el gas LP-, aumentó desde que inició el año, esto se reflejó en el mercado nacional. A esto se suma la voracidad de ganancias y el abuso de los empresarios gaseros.

Lo que ha ocurrido es que el Mont Belvieu aumentó como no lo había hecho desde octubre del 2014. Tan sólo en febrero, el precio dio un salto considerable como efecto secundario de la recuperación económica contradictoria de la pandemia. De hecho, países como Chile, Brasil y Colombia han sufrido subidas de precio del LP parecidas a las de México.

Después, la nueva política del gobierno en materia de gas LP no contempla la nacionalización de las distribuidoras de gas, a pesar de que incurren en prácticas monopólicas. Si bien se ha abierto una investigación al respecto por parte de la Cofece, la experiencia de los primeros tres años del gobierno de la 4T nos dice que probablemente no haya consecuencias penales contra las familias dueñas del gas.

Ante los vaivenes de los costos internacionales, no debe incrementarse el precio final, como sucedió esta semana. Considerando que los empresarios han abusado durante años de la población trabajadora, que sean ellos quienes resignen parte de sus ganancias asumiendo el aumento del costo internacional sin subir el precio.

Desde el Movimiento de Trabajadores Socialistas, planteamos que, frente al encarecimiento del gas y de la vida, es urgente la expropiación sin indemnización de las empresas distribuidoras del gas LP bajo gestión de sus trabajadores, las cuales bien podrían formar parte de la planta industrial de la nueva dispensadora de gas estatal.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias