Internacional

PRIMARIAS ESTADOS UNIDOS

Clinton vs. Sanders: hoy se define la interna demócrata

Llegó el día decisivo para las primarias demócratas. Seis estados definirán los delegados a la Convención. ¿Hillary Clinton ya es la nominada? ¿Qué pasará con Bernie Sanders y su “revolución política”?

Celeste Murillo

@rompe_teclas

Martes 7 de junio de 2016 | 11:31

Aunque este martes habrá primarias en seis estados, todos los ojos están puestos en California, que ostenta la mayor cantidad de delegados (475). Lo siguen Nueva Jersey (126), además de Montana, Nuevo México, Dakota del Norte y del Sur, con cerca de 30 delegados cada uno. Aunque la definición oficial será en julio, cuando la convención demócrata nomine a su candidato, Clinton espera cantar victoria y sacar de escena a Bernie Sanders.

Te puede interesar Primarias en EE. UU.: qué, cómo y cuándo

El resultado se conocerá a partir de las 20, hora de California (la medianoche argentina). Aunque las encuestas auguran una competencia peleada en California entre Clinton y Sanders, crecen las presiones para que Bernie Sanders se baje ya de la precandidatura, aunque el senador por Vermont adelantó que no abandonará la carrera hasta la nominación oficial en la convención.

Ambos candidatos pelearán el voto de la comunidad latina y afroamericana, fuertes en la mayoría de las ciudades del estado. Clinton apostará especialmente a su liderazgo en la comunidad negra, y Sanders apostó a la comunidad latina y la juventud. Muchas encuestas favorecen a Clinton entre los votantes negros, otras la muestran peleando con ventaja el voto latino, pero nadie arriesga una victoria segura. Sin embargo, como nunca antes, en estas elecciones primarias las encuestadoras han mostrado más debilidades que aciertos. Lo que es irrefutable es que Sanders conquistó una franja juvenil de forma transversal es casi todos los bloques demográficos.

El domingo 5, Hillary ganó las primarias en Puerto Rico, y el lunes por la noche la agencia de noticias Associated Press (AP) anunciaba que Hillary Clinton había alcanzado la cantidad de delegados necesaria para la nominación. El anuncio encendió ambas trincheras, Hillary festejó modestamente en un mitin en California y la campaña de Sanders rechazó el anuncio y volvió a denunciar que la ventaja de Hillary depende de los superdelegados que acuden a la convención sin mandato “popular”.

Si Clinton ya ganó, ¿por qué es importante la elección del martes?

Según el conteo de AP, Clinton alcanzó los 2.383 delegados para la nominación sumando delegados con mandato y superdelegados. Pero si solo contamos los delegados con mandato, la exsecretaria de Estados cuenta con 1.811 de estos delegados, mientras Sanders tiene 1.526 (fivethirtyeight.com). Desde este punto de vista, es factible que Sanders se acerque, de conseguir una importante victoria en California. Para la campaña de Hillary es importante ganar la mayoría de los delegados con mandato, por eso sigue peleando “voto a voto” con Sanders aunque tenga la mayoría del apoyo de los funcionarios del partido.

A su vez, una victoria de Sanders o un empate técnico, como sucedió en otros estados, representaría un problema más político que matemático para Clinton. Hillary todavía puede alcanzar la mayoría de los delegados con mandato, si gana el 30 por ciento en las próximas elecciones (las del 7 de junio y las del 14 en el Distrito de Columbia). ¿Esto inhabilita las críticas de muchos seguidores de Sanders hacia el sistema de nominación del partido Demócrata? No, pero deja abierto el desafío para la “revolución política” con la que Bernie Sanders conquistó a la juventud harta de las elites política y financiera.

La campaña de Bernie Sanders anunció que dedicará sus esfuerzos para convencer a los superdelegados de que apoyen su plataforma, antes de la convención que se realizará en Filadelfia a fines de julio. Esa será la fecha de la nominación oficial, y hasta entonces los superdelegados pueden cambiar de candidato todas las veces que quieran ya que no tienen mandato del voto de las primarias. ¿Es posible que cambien su apoyo de Clinton a Sanders? Sí, pero es improbable que haya un cambio cualitativo. Como la propia campaña de Sanders señaló a lo largo de las primarias, los superdelegados expresan ante todo la voluntad y los intereses del establishment del partido. Si hay algún cambio, tendrá que ver con un cambio en la dirección demócrata, como sucedió en 2008 cuando el establishment decidió apoyar a Barack Obama y no a Hillary Clinton.

Como Hillary Clinton, Bernie Sanders quiere explotar el miedo a una hipotética victoria de Donald Trump. Para esto, utiliza las encuestas que lo ubican como mejor competidor que Clinton en las elecciones generales. Pero dentro del partido Demócrata ya ha comenzado el operativo clamor par que Bernie Sanders abandone sus aspiraciones y de un paso al costado. ¿Aceptará Sanders los límites que el partido Demócrata impone a su moderada “revolución política” o irá por más?

Hasta el martes, todo indica que está buscando una vía interna para hacer pesar su capital político dentro de un partido irreformable y que ha demostrado a cada paso que sus intereses son los de Wall Street y Washington. ¿Cumplirá su promesa inicial y llamará a los millones que lo adoptaron como vocero de sus peleas a votar por la candidata del establishment? Y si lo hace, el verdadero interrogante será, ¿obedecerán los millones que financiaron y militaron su campaña que prometía pelear por la igualdad y contra las elites?​​






Temas relacionados

Primarias en Estados Unidos   /   Bernie Sanders   /   Hillary Clinton   /   Partido Demócrata   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO