×
×
Red Internacional

Despidos, recortes salariales, falta de pago, todo se multiplicó durante la pandemia. En algunos sectores las y los trabajadores salieron a luchar. Un panorama de la situación de la clase trabajadora y una vía para enfrentar los ataques.

Jueves 28 de enero | 21:27

En México las condiciones laborales desde la época pre revolucionaria -inicios del siglo XX- se han caracterizado por tener protagonistas que se han mantenido intactos a pesar del paso de los años: precarización laboral, bajos salarios, inseguridad laboral, falta de protección en trabajos de alto riesgo, abuso laboral, acoso sexual, boletinaje y amenazas, entre muchas otras prácticas de intimidación tanto por patrones como por jefes directos y charros sindicales, es común que quien suba en el escalafón se convierta rápidamente en un guardián de los intereses privados. Los despidos también son un arma para la intimidación pues con estos evitan el desarrollo de los reclamos, la organización de luchas y presionan para bajar el salario.

La pandemia ha venido a hacer aún más notorio este tipo de prácticas que, combinadas con la profunda crisis mundial, el criminal manejo del sistema de salud por el gobierno y la sumisión al imperialismo, que obliga a la apertura de las fábricas, hoy a 10 meses del desastre, miles de trabajadoras y trabajadores a lo largo y ancho del país han comenzado a protestar en contra de estas condiciones, algunos organizados por sector, sindicato o grupo, con luchas que de pronto se apagan y se encienden como luciérnagas y otras que se han mantenido con firmeza a pesar de las vicisitudes que ello implica.

El gobierno ha desplegado una serie de planes sociales que recuerdan los años del clientelismo del PRI, estos planes sociales, a los que no todo el pueblo tiene acceso, tienen como objetivo orquestar una base social para Morena, pero en ningún momento están orientados a dignificar la vida de millones de asalariados, campesinos y pueblo pobre, las cantidades y apoyos que se entregan quedan cortos ante el costo de la canasta básica o los recargos que generan los bancos y las empresas, donde la mayoría estamos endeudados, por eso estos planes son insuficientes, ya que se limitan a crear una estructura clientelar que garantice la estadía de Morena y sus candidatos en los cargos públicos.

Al mismo tiempo el gobierno ha impulsado una serie de recortes y políticas económicas que han dejado sin sustento a miles de familias por despidos masivos, la profunda falta de políticas públicas de emergencia orientadas al enfrentamiento del virus, generan que seamos miles y millones los que no podemos llevar las tortillas a casa y busquemos los medios para sostener a nuestra familia bajo la ley del “sálvese quien pueda”.

Pero estas trabajadoras y trabajadores que han salido a protestar nos muestran con claridad que hay otro camino más allá de esperar a que el gobierno de la 4T y los gobiernos de derecha locales decidan modificar su estrategia o que nos contagiemos y quedemos en la sala de un hospital o en nuestras casas muriendo,. Este camino es el de la organización, la planificación y el rechazo a seguir siendo la carne de cañón de los multimillonarios que se burlan de nuestros muertos e infectados como Salinas Pliego o Carlos Slim junto a la derecha opositora que exige el rescate a los patrones.

Un termómetro en la economía del país

El salario en México, a pesar de que el gobierno presenta por segundo año consecutivo aumentos que las administraciones anteriores no harían nunca, es un salario muy bajo con aumentos que no llegan a ser suficientes para revertir las décadas de neoliberalismo que hundió la economía mexicana. Es por tantos años de privatización y desindustrialización que estos aumentos no alcanzan, ya que México se encuentra como uno de los peores países respecto a este indicador. De hecho a pesar de estos aumentos, que no ponen en riesgo trastocar las ganancias de los empresarios, no se traducen en garantía familiar para obtener la canasta básica.

Y definitivamente junto a las proyecciones económicas y los, como dijimos arriba, ausentes planes efectivos para palear la pandemia, no pinta para nada bien el panorama. Según la CEPAL la proyección para México para 2020 fue de -9% y para 2021 es de apenas un 3.8%. Para que un país pueda garantizar las necesidades básicas de su población debe de tener un crecimiento mínimo por encima del 8.5 %.

Llegada de los demócratas

Biden anuncia como si fuese una gran iniciativa que sus políticas están orientadas a restaurar el orden pre-Trump globalizador que ha sometido a miles de trabajadores tanto en EUA como en México, que condena a los trabajadores mexicanos a la súper explotación y los obliga a mantener las líneas de producción laborando, a pesar de la pandemia, para satisfacer las demandas de consumo en EUA.

Estas condiciones parecieran estar divididas por la frontera, pero en los hechos afectan a ambos países debido a la integración económica y la ausencia de industria en México.

Trabajadoras y trabajadores contra la crisis

Como mencionamos arriba, previo a la pandemia comenzaron importantes muestras de lucha en contra de las condiciones de explotación e injusticias en el país.

Sin duda una de las más combativas y que representa a todos los trabajadores de México es la lucha del SutNotimex, ya que se enfrenta no solamente a los viejos protagonistas de la explotación sino que desenmascara la reforma laboral y muestra las trampas que en ella se encuentran, como es la “libertad sindical”. En este caso el gobierno de AMLO intentó a través de un sindicato blanco controlar a la importante agencia de noticias mediante el despido y el hostigamiento a docenas de trabajadoras.

Las trabajadoras de SutNotimiex han enfrentado mediante la huelga esta ofensiva desde diciembre de 2019, mediante la presión y las alianzas con grupos que se han solidarizado con la huelga, han logrado legalizar su huelga y denunciar fuertemente las artimañas de la directora Sanjuana Martínez, han bloqueado sedes ilegales desde donde Sanjuana pretende romper la huelga y hoy siguen en lucha demostrándole al gobierno que las trabajadores de Notimex no se rinden.

En septiembre de 2019 los trabajadores de General Motors Complejo Silao se organizaron para apoyar la huelga de sus compañeros en EUA, fueron despedidos y crearon la organización de oposición Generando Movimiento. Desde este grupo han organizado denuncias, volanteos, conferencias y otras acciones con las cuales evidencian la mancuerna patrón- gobierno- burocracia sindical a quienes la vida de los trabajadores les es indiferente y los mantienen en la planta sin un EPP (Equipo de Protección Personal) adecuado y trabajando al 100% en una planta de 7 mil empleos en donde es imposible mantener la “sana distancia”, inclusive han denunciado que la trasnacional les ha recortado el uso de agua en los baños, a pesar de que el aseo ha sido anunciado como una de las principales medidas para evitar el contagio de la Covid-19. Cabe mencionar que ya van 14 compañeros fallecidos y el IMSS Guanajuato dice que la planta cuenta con las medidas necesarias.

También en 2019 los trabajadores de la empresa trasnacional Challenger en San Luis Potosí fueron víctimas de un enorme fraude, donde el representante de la empresa en México, Alejandro Hernández, se dio a la fuga sin pagarles salarios, caja de ahorro, prestaciones y aguinaldo. Este ladrón dejó a su suerte a los trabajadores sin un sustento para llevar a sus casas en diciembre y los dejó desamparados para enfrentar la pandemia. Los trabajadores se fueron a huelga y han tenido que soportar a las afueras de la planta la falta de solución a sus problemáticas mientras el gobierno de San Luis hace caso omiso de esta huelga.

Estas tres experiencias se trasladaron del mundo previo y han transitado la pandemia dando frente a pesar de las circunstancias. Hoy también vemos otras luchas, por supuesto que una de las que más han protagonizado la pandemia son las de los trabajadores de la salud, quienes hoy se encuentran en una enorme batalla ya que su vida se encuentra en alto riesgo y deben de cumplir con horarios extremadamente largos sin el EPP adecuado y sin instalaciones adecuadas. No obstante, su salario es raquítico a pesar del enorme riesgo: una enfermera gana, en los mejores casos, aproximadamente 8 mil pesos en México. La OMS recomienda 8 enfermeras por cada mil habitantes, y en México tenemos únicamente 2 por cada mil.

Apenas iban unas cuantas semanas cuando las y los trabajadores del Centro Médico La Raza comenzaron a denunciar la falta de insumos de calidad en su centro de trabajo, trabajadores en Chiapas llamaron a “un día sin médicos” por mejoras en sus condiciones laborales, insumos para IMSS e ISSSTE y además contra la detención del Doctor Gerardo Vicente Grajales a mediados del 2020. En diciembre pasado se volvieron a manifestar trabajadores del hospital de especialidad Belisario Domínguez en Tláhuac ya que tampoco cuentan con los insumos necesarios. Recientemente las y los trabajadores del Hospital General de Tijuana se fueron a paro debido a que no tienen plaza y son explotados sin derechos. Trabajadores agremiados en el Sindicato Independiente Demócrata del Instituto de Seguridad Social del Estado de Tabasco se manifestaron para que se les devuelva un impuesto que les fue cobrado de manera ilegal.

Por otro lado, el movimiento No Vivimos del Aplauso durante la pandemia ha hecho notar la grave situación que enfrentan las y los artistas al no tener ingresos fijos. Debido a los recortes presupuestales del actual gobierno federal, las y los trabajadores del INAH han denunciado la falta de pagos y el despido por parte del instituto, situación que sigue agravándose y ante la cual agrupaciones como #YaPagameINAH y trabajadores precarizados constituyeron la Asamblea General de Trabajadores No Basificados del INAH.

En el norte, a pesar de las importantes luchas del 20/32 en el estado de Tamaulipas, hoy en Matamoros el secretario de Desarrollo Económico, Carlos García, está tratando de eliminar el bono que obtuvieron los trabajadores maquiladores mediante las jornadas de huelga. Destacamos también los paros que se iniciaron este 25 de enero en las maquilas de Matamoros en donde se está buscando ganar el 15% de aumento salarial y un bono de 10 mil pesos. Este movimiento es un nuevo episodio de las importantes jornadas de huelga de enero del 2019 protagonizadas por el movimiento 20/32, movimiento que demostró que la lucha organizada de las y los trabajadores es el medio más efectivo para lograr instalar las demandas de miles de familias.

Gracias a la huelga, los jornaleros de San Quintín, Baja California, de la empresa “San Marco Invernadero” lograron obligar a la patronal a pagar los casi 4 millones de pesos que les debían por salarios y aguinaldos no cubiertos.

El 18 de enero el Sindicato Único de Personal Académico de la Universidad Autónoma de Querétaro emplazó a huelga solicitando un aumento salarial mínimamente digno del 10%. Miembros del Sindicato del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Nayarit estallaron huelga también exigiendo pagos de las quincenas de diciembre y prestaciones de fin de año.

Las y los trabajadores aéreos también están dando batalla contra la precarización, a principios del 2021 se estalló la huelga en Interjet por falta de pagos y violaciones al Contrato Colectivo de Trabajo.

También los trabajadores repartidores de aplicaciones (apps) han sido de los más explotados y expuestos durante la pandemia, por lo que se han manifestado en diversas ocasiones para denunciar estas condiciones en México y el mundo.

Un común denominador que afecta a las condiciones laborales del país es que, tanto gobiernos de la 4T como gobiernos derechistas panistas en Guanajuato o Tamaulipas, priistas como en San Luis Potosí, que le exigen al federal el rescate de multimillonarios y sus empresas, por eso han demostrado estar en de acuerdo en las políticas de ajuste y en la continuidad de la explotación de los obreros. Como fue el caso de la industria automotriz en donde el federal y los locales como en Guanajuato con el panista Diego Sinhue, respondieron rápidamente en favor de reaperturar dicha industria en mayo del 2020 a pesar de no ser esencial y de encontrarnos en el denomiado “pico” de la pandemia.

¿Cómo enfrentamos esta crisis?

En un video publicado a través de Facebook, el SutNotimex expresó su solidaridad hacia la recién estallada huelga de las y los trabajadores de Interjet. Los trabajadores de Generando Movimiento han mostrado en múltiples ocasiones su solidaridad con Notimex, despedidos de Audi, jornaleros y otras luchas. La solidaridad de diversas organizaciones alrededor de la huelga de SutNotimex ha logrado que se cubran los campamentos para evitar el ilegal intento de Sanjuana por echar abajo la huelga.
La solidaridad y el apoyo con Generando Movimiento, logró realizar una rueda de prensa a principios de mes que llegó a varios medios de comunicación locales y nacionales.

En julio del 2020 se realizó el primer encuentro de trabajadoras y trabajadores para impulsar un Movimientos Nacional en Contra de la Precarización y los Despidos. A este encuentro se sumaron compañeros de distintos gremios y sectores en donde se fundó el movimiento con cientos de trabajadores, un primer paso que ha permitido plantear una perspectiva independiente de los partidos del congreso y la burocracia sindical, y acompañar en la lucha a los trabajadores del arte y la cultura, los trabajadores del sindicato del PRD, estatales y algunas de las antes mencionadas.

Es claro que el descontento de las y los trabajadores en el país está creciendo y cada vez se hace también más claro que las grandes centrales sindicales como la CTM la CROM o la CNC, han estado históricamente ahí para proteger los derechos del patrón y someter a los agremiados a políticas conciliadoras en donde solo se pierden derechos.

Pero también las centrales que se dicen independientes como la UNT o la NCT tienen que dejar atrás su estado de inactividad, porque mientras esperan a buscar pactos con el gobierno de AMLO, en los hechos son miles los trabajadores muertos por la pandemia y otros miles los muertos por condiciones laborales precarias.

Es urgente articular todas estas luchas y las demás que se están dando, en un gran movimiento nacional, en un frente único obrero, que sea el inicio de una organización que realmente luche por los derechos de las y los trabajadores de todos los sectores, sean o no sindicalizados, en donde se discuta un plan inmediato para reducir el riesgo de contagio y de pérdida de vidas en contra de la Covid-19, en donde se discuta la inmediata solución de las huelgas activas, en donde se exija una inmediata reinstalación y basificación de los despedidos injustificadamente, en donde se defina la lucha por la erradicación del outsourcing, y sobre todo, desde donde se le ponga un alto al pacto entre los gobiernos federal y estatales y los patrones, que es el responsable, con la complicidad del charrismo sindical, de toda está terrible situación que vivimos millones.

Este frente único obrero debe preparar las condiciones para los millones de trabajadores y despedidos del país, desde el Bravo hasta el Suchiate, que sea el punto de coordinación donde se prohíban los despidos, los recortes, la precarización, que sea el escalón para ponerse de píe y luchar por nuestras demandas y reclamos, desde donde se articule un inmediato aumento al presupuesto a la salud para enfrentar la pandemia y un aumento de emergencia al salario de acuerdo con la inflación.

Basta de privilegios para los altos funcionarios

“Que todos los altos funcionarios ganen como una enfermera, y que los fondos que resulten de los recortes de estos salarios se apliquen al aumento de presupuesto para salud y a subsidios para las y los trabajadores informales” apunta Flora Aco, joven trabajadora estatal reinstalada luego de una dura lucha, consultada al respecto.

Éstas son algunas de las propuestas de Flora, aspirante a una candidatura independiente por el Frente de Izquierda Anticapitalista -integrado por el Movimiento de las y los Trabajadores Socialistas, el Movimiento al Socialismo, la Liga de Unidad Socialista y el Grupo Socialista Obrero- para una diputación federal por el distrito federal 23 de la CDMX (Coyoacán) para las elecciones de este año.

Es urgente el aumento a los salarios de acuerdo con el costo de la canasta básica y los servicios elementales, como transporte, vivienda, telecomunicaciones, vestido, calzado, tanto en el sector privado como en el público. En este último, esta necesidad se une a la urgencia de un inmediato aumento al presupuesto de la salud; para lograr ambos puntos es urgente el cese del pago de la deuda externa y la implementación de impuestos progresivos a las grandes fortunas con el fin de redireccionar ese dinero para garantizar la vida de millones.

Por la unidad de las y los trabajadores construyamos un encuentro para articular las luchas de todo el país, para articular el frente único obrero que necesitamos, uno que recoja todas las demandas y trabaje por resolverlas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias