Política Internacional

MIGRACIÓN

Confirma EEUU que México sigue recibiendo y filtrando migrantes solicitantes de asilo

La titular de la Secretaría del Interior, Kirstjen Nielsen, compareció ante el Congreso de los Estados Unidos, ahí confirmó la política de persecución contra los inmigrantes centroamericanos que lleva adelante el presidente Trump y de la cual el gobierno de Morena ha sido un fiel colaborador.

Viernes 8 de marzo | 16:29

Kirstjen Nielsen, quien es la ocupante de la Secretaría de Seguridad Interior en la administración Trump, admitió ante el Congreso de los Estados Unidos que envía a territorio mexicano a solicitantes de asilo provenientes de Centroamérica, junto con ello existe una continuidad de la política migratoria de separar a los hijos de los padres deportados.

Todo esto con el consentimiento del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), incluso existe un conocido reportaje del New York Times (NYT) que fue publicado el sábado pasado, donde se afirma que AMLO mantiene la línea de persecución contra los inmigrantes para llevar buenas relaciones con el presidente de EE.UU.

Las declaraciones de Nielsen ante el Congreso estadounidense fueron las siguientes: “Estamos instrumentando medidas importantes para reducir fraudes en las solicitudes de asilo” además agregó que: “Lo estamos haciendo para mejorar el escrutinio a aquellos que verdaderamente están huyendo de una persecución, esto incluye el que ciertos individuos esperan en México hasta que sus peticiones sean procesadas”.

Por su puesto todas estas declaraciones omiten el hecho de que el fenómeno migratorio se da en el marco de que el dominio imperialista expolió a estos países sin consideraciones, convirtiéndolas en “repúblicas bananeras” durante el siglo XX y en el siglo XXI en países súper explotados por las políticas neoliberales.

La justificación a la que apela Trump es la seguridad nacional, según él y sus colaboradores, la llegada “descontrolada” de centroamericanos es la fuente de una “emergencia”, lo cual es tremendamente dudoso porque no hay datos que lo demuestren.

En realidad cuando el presidente del gigante del norte trató de declarar la emergencia nacional el pasado 15 de febrero sin el permiso del Congreso, fue porque este le negó los recursos necesarios para construir su muro, ya que hasta ahora no hay nada que demuestre que los inmigrantes ponen en peligro a su país.

La secretaria de seguridad interior también negó que se separé a los menores de edad de los padres sin el consentimiento de los mismos, por su puesto esos padres lo que menos quieren es enviar a sus retoños al infierno del que ellos estaba huyendo, además Nielsen rechazó que se dé un trato inhumano a los niños bajo custodia de las autoridades migratorias.

Sin embargo ella misma no supo decirle al Congreso cuantos menores de edad tienen en sus instalaciones, y eso no resuelve tampoco la cuestión de que hubo niños de origen centroamericano que murieron en manos de las autoridades estadounidenses.

Trump y AMLO, alianza criminal

Retomando la cuestión que publicó el NYT, lo cierto es que en los primeros 100 días de su gobierno, López Obrador está demostrando ser un aliado de Trump, ya que su política migratoria es parecida a la de sus antecesores en el sentido de que obedece las directrices que le marca el imperialismo estadounidense. Es decir, contención, persecución y deportación de los inmigrantes centroamericanos o de alguna otra latitud de la región, tirando por la borda sus promesas de que los inmigrantes serían tratados conforme a los derechos humanos y tendrían trabajo.

Por ejemplo se retiene a los expatriados en los puentes internacionales, se intercepta a los menores de edad que se dirigen al gigante del norte, se los retiene en ciudades fronterizas como Tijuana, todo en pro de no confrontarse con autoridades de ese país. Por otro lado el canciller de México, Marcelo Ebrad salió a desmentir el reportaje del NYT sin ofrecer demasiados datos que demuestren que eso no es cierto, estas son las razones por lo que en los hechos y más allá del discurso, el gobierno de Morena es aliado de Estados Unidos contra la inmigración centroamericana, una alianza criminal que va en contra de los derechos humanos.

Te puede interesar: Cinco señales de que López Obrador es aliado de Trump contra los migrantes

Todo ello nos muestra que el gobierno de López Obrador no sólo no está dispuesto a enfrentar al capital, sino que se encuentra a su servicio, ya que estos constantes llamados de “respeto” con el presidente Trump están orientados a no enturbiar la relación que existe por la negociación del T-MEC, el cual es la nueva versión del TLCAN. Desde la firma de estos tratados las grandes empresas no hicieron más que enriquecerse a costa de la precarización de millones de trabajadores, dejar sin oportunidades laborales o de escuela a miles de jóvenes, de la violencia contra las mujeres (quienes cargan con la mayor parte de las consecuencias de la precarización laboral), del despojo de territorio a los pueblos originarios o dejar arruinados a millones de campesinos.

Claramente la administración de Morena no puede dar salidas a todos estos problemas, porque está al servicio de los capitalistas, bajo una nueva forma de hacer política apoyándose en el asistencialismo, pero al servicio del capital de todas formas. La única manera de darle salida a las necesidades de la población es bajo un gobierno de los trabajadores, que garantice plenos derechos laborales tanto a los trabajadores mexicanos como de otros países que se encuentren aquí.

Con información de Proceso






Temas relacionados

Gobierno AMLO   /   Persecución a inmigrantes en EE. UU.   /   Migración   /   Política Internacional   /   Donald Trump   /   migrantes mexicanos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO