Mundo Obrero México

INDUSTRIA MAQUILADORA

Covid-19 exhibe las condiciones precarias de las maquilas en Tehuacán

Hace un par de días se anunció el cierre de 45 maquiladoras en Tehuacán y la región. Existen aproximadamente 300 medianas y como 1000 talleres domésticos, además de 15 maquilas corporativas de 3mil empleados cada una.

Viernes 3 de abril | 14:53

En 2010, la Red de Solidaridad de la Maquila y Rodrigo Santiago Hernández presentaron un amplio reporte donde analizaron el proceso de reestructuración productiva que se vivió en la región con el auge de la maquiladora. [1] La brutal precarización laboral que aparejó uno de los pocos polos de desarrollo económico en el centro-sur del país.

En algún momento de su historia, el municipio de Tehuacán le tocó ser la capital maquiladora. Actualmente el sector ha dejado de jugar ese papel a nivel nacional, sin embargo a nivel local se ha mantenido como un ramo estable pero sumamente informal y precario, mantiene con alfileres la economía de la región.

La maquiladora actual, en su conjunto, ha dejado de ser de exportación, sin embargo mantiene una importante producción para el mercado interno. Sólo las grandes siguen exportando.

Recientemente, las maquiladoras de la región se han sumado al llamado de las cámaras patronales para tomar las medias oficialistas (de “sana distancia”) y evitar se detenga la producción. Sin embargo, ante la pandemia, en los próximos días aumentarán los cierres masivos.

La semiparálisis del mercado interno es ya una realidad, el flujo económico que se detiene le pega a las y los trabajadores de costura ya que hay menos pedidos, pedidos parados, los que costuran uniformes frenaron o se quedaron con la tela y gastos de inversión.

Ante el inminente escenario de cierre masivo, las patronales se están previniendo para que sean las y los trabajadores los que paguen por adelantado la crisis. Uno de los municipios de la región donde la situación se está poniendo más complicada es en Ajalpan, en algunas maquilas a los trabajadores se les está pagando $400 semanales, menos de la mitad, bajo la excusa de que van a cerrar por el Covid-19: si quieren seguir trabajando, sólo así, les dicen.

El malestar de las y los trabajadores comienza a emerger ante la graves condiciones que de por sí ya tenían, en un contexto donde las maquiladoras operan con una sistemática violación a los derechos laborales de sus trabajadores y a las regulaciones normativas sanitarias y de protección civil.

Es de hacer notar que se ha observado la implementación de las mínimas medidas ante esta contingencia, y en un giro irónico se puede observar que aunque no tienen seguridad social ni servicio médico dentro de las instalaciones, los trabajadores son revisados al ingresar, con termómetros en el caso de las maquiladoras grandes y en el caso de las más pequeñas hay botellas de gel antibacterial al ingreso.

El cubrebocas es parte de la indumentaria diaria y es para intentar filtrar la micropelusa que pulula en el ambiente, sin mucho éxito, ya que desde hace más de 30 años se han registrado casos de trabajadoras y trabajadores de la costura que han presentado enfermedades crónicas de las vías respiratorias e incluso pulmones y que en su viacrucis clínico ante el IMSS en el mejor de los casos, o en clínicas privadas, muchos de ellos han culminado en incapacidad permanente o la muerte, ni que decir de los trabajadores de las lavanderías y talleres de lijado y potasio donde además de la polución por pelusa están expuestos a agentes químicos de alto riesgo como las arenas silicas, permanganatos, potasio, el índigo de la tela pulverizado, entre otros.

Ellos llevan la peor parte de la moda, los acabados finales que son dictados por las tendencias internacionales y que pueden realizarse lo mismo para un pantalón de 180 usd que uno de 100 pesos en el tianguis han mellado la salud de los trabajadores alrededor del mundo.

Así, con una salud vulnerada y con las vías respiratorias afectadas por las condiciones laborales, los trabajadores y trabajadoras de la maquila se exponen al Covid-19, por eso es paradójico que en sus centros laborales donde por años se ha afectado su sistema respiratorio, con poca cobertura médica, ahora les exijan gel al ingresar, cuando deberían estar considerados como parte de la población vulnerable y en riesgo por la OMS.

¡Nuestras vidas valen más que sus ganancias!

Notas



[1Red Solidaridad de la Maquila y Santiago Hernández, R. , “La industria del vestido de Tehuacán en tiempos de crisis”, disponible en: https://es.archive.maquilasolidarity.org/sites/es.maquilasolidarity.org/files/RSM-Resumen-Tehuacan-2010-12.pdf





Temas relacionados

Desde la fábrica   /   Mundo Obrero México   /   Industria maquiladora

Comentarios

DEJAR COMENTARIO