Géneros y Sexualidades

1 DE MAYO

1ro DE MAYO: Demos paso a las mujeres trabajadoras

Este 1° de mayo estará signado por un año de pandemia, en el que se agudizaron la precarización y los ataques a nuestras condiciones de vida, mientras que las trabajadoras estamos en la primera línea de las luchas, como la huelga del SUTNOTIMEX o el plantón de las trabajadoras de intendencia despedidas del IEMS contra el outsourcing y por su reinstalación.

Francisca Daniela

Maestra de primaria. Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Jueves 29 de abril | 16:02

Este año, durante la pandemia se recrudeció la precarización del trabajo de reproducción que recae en las mujeres en particular. Mientras garantizamos nuestras tareas laborales, sigue recayendo principalmente sobre nuestra espalda mantener sin tregua el cuidado de las hijas e hijos o de personas enfermas.

A la par, las mujeres trabajadoras representamos la mitad de la clase asalariada que ha enfrentado el trabajo en riesgo (en condiciones de extrema precariedad y sin medidas sanitarias), despidos ilegales, recortes salariales, desigualdad salarial, flexibilización generada por el teletrabajo, cuyas consecuencias directas son un ajuste al aumento de la sobre carga laboral, que ya padecíamos. Sin que nuestras condiciones de vida mejoren, a pesar de las promesas del gobierno de la supuesta “Cuarta Transformación”.

Todo esto sin cuarentena para la violencia dentro y fuera de nuestros hogares. Desde hace unos meses, según cifras oficiales, se registró un aumento del 1.4 % en las aterradoras cifras del feminicidio, más el incremento de las desapariciones forzadas de mujeres y niñas para el jugoso negocio de las redes de trata.

Nosotras desde Pan y Rosas sabemos que la violencia tiene un carácter estructural y de clase bajo este sistema patriarcal y capitalista, así que rumbo al 1° de Mayo consideramos necesario amplificar el llamado a más mujeres trabajadoras y a madres trabajadoras que buscan a sus hijas para que se sumen a esta jornada de movilización nacional e internacional.

De igual forma, bajo la crisis sanitaria y económica, las mujeres jóvenes y trabajadoras hemos enfrentado el aumento de los embarazos no deseados, producto de la falta de anticonceptivos gratuitos e irrestrictos y de la violencia sexual, dentro y fuera de nuestros hogares. Esto sin que las mujeres y las personas con capacidad de gestar podamos ejercer nuestro derecho a decidir, mientras que la derecha avanza contra la interrupción legal del embarazo e impulsa iniciativas como el pin parental.

Lo anterior nos demuestra que no hemos podido acceder realmente a nuestros derechos sexuales y reproductivos, mucho menos a educación sexual integral en todos los niveles educativos, ni siquiera, al acceso irrestricto y gratuito a los anticonceptivos, acorde a nuestras necesidades, a pesar de que el “progresista” partido en el gobierno, MORENA, tiene la mayoría en el Congreso.

Las mujeres estamos en la primera línea

Las feministas socialistas consideramos que las mujeres no solo podemos limitarnos a denunciar las cruentas condiciones de trabajo y la violencia patriarcal que padecemos. Porque también hemos sido las protagonistas de los principales procesos de lucha que han librado las y los trabajadores contra todas estas condiciones, tales como la huelga del Sutnotimex sostenida por sus valerosas mujeres; la lucha contra el outsourcing y por su reinstalación con basificación que libran las trabajadoras de intendencia despedidas del Instituto Educación Media Superior de la Ciudad de México (IEMS); o las médicas y enfermeras que han protagonizado protestas a lo largo del país contra la desastrosa política sanitaria oficial, exigiendo equipo de protección, insumos y vacunas para todo el personal sin ninguna restricción, tanto del sector público como privado, también hemos visto a sectores no sindicalizados que exigen plenos derechos laborales como las trabajadoras del arte y la cultura, siempre codo a codo con sus compañeros, por poner algunos ejemplos.

Ante ello, la respuesta de los gobiernos federal y local ha sido criminalizar, hostigar y perseguir la lucha de las mujeres, así como cooptar, pasivizar y desviar su descontento. No es casual que frente a la coyuntura electoral los partidos del régimen, tanto los “progresistas” como los de derecha, pinten sus agendas de violeta, intentando expropiar nuestras demandas, sin plantear ninguna propuesta realmente sustantiva para mejorar la vida de las trabajadoras, lo que muestra que no nos representan, ninguno aborda la resolución de la huelga del SUTNOTIMEX en favor de sus trabajadoras, por el contrario buscan desligar estas justas luchas del movimiento de mujeres. De tal manera que podemos concluir que nuestros derechos los impondremos en las calles con la más amplia unidad entre trabajadores sindicalizados y no sindicalizados, con las trabajadoras al frente junto a las jóvenes y nuestros compañeros de clase.

1 de mayo unitario y combativo: ¡Con las trabajadoras al frente!

Por lo que desde Pan y Rosas pensamos que, en el Día Internacional de las y los Trabajadores, debe expresarse con toda su fuerza desde el movimiento de mujeres, que viene luchando contra la violencia patriarcal, los feminicidios, las desapariciones, por nuestro derecho a decidir y contra el avance de la derecha, para imponer el aborto legal, seguro y gratuito en todo el país, así como por otros derechos elementales que nos han negado históricamente.

Consideramos que es nuestra oportunidad de salir nuevamente a las calles a mostrar otra vez la marea violeta, codo a codo con las y los trabajadores que también enfrentan las consecuencias de este sistema capitalista y patriarcal, al Estado y a sus representantes de todos los partidos del régimen político. Frente a la pasividad de las principales direcciones del movimiento obrero y popular que mantienen una tregua con el gobierno de la 4T y han dejado pasar todos los planes en contra nuestra.

Es por ello que, desde la delegación de maestras de Pan y Rosas junto a la delegación de trabajadoras y trabajadores del Movimiento Nacional contra la Precarización y el Foro de Luchas Sociales, propusimos en las reuniones del espacio unitario convocado por la CNTE para organizar la marcha de este 1° de Mayo, que ésta estuviera encabezada por una “descubierta” de mujeres de cada una de las organizaciones participantes, lo que fue descartado con el argumento de que la CNTE y los sindicatos acostumbran marchar con sus dirigentes al frente (mismos que, cabe decir, en su mayoría son varones).

Lo cual expresa una lamentable adaptación a la rutina y a la lógica patriarcal que sigue imperando en muchas organizaciones sindicales, políticas y populares, que carecen de una perspectiva clasista para las mujeres, quienes hoy constituyen el movimiento más dinámico contra el gobierno, con demandas legítimas.

Ni que decir de los dirigentes de centrales sindicales como la UNT, que mencionaron que no hay condiciones para movilizarnos sin consultar democráticamente a las bases de los sindicatos que las conforman. Ignoran así la importante marcha que protagonizaron las mujeres el pasado 8M, donde hubo telefonistas y trabajadoras del STUNAM que asistieron a título personal, sin tener la posibilidad de mostrar toda su fuerza como trabajadoras organizadas, ante la negativa de sus dirigentes sindicales de convocar a salir las calles.

Lamentablemente, hay compañeras sindicalistas que no solo se adaptan sino defienden esta lógica, negándose a pelear contra los rasgos patriarcales al interior de sus propias organizaciones, como fue el caso de la compañera de la Nueva Central de Trabajadores que, sin respetar las definiciones del espacio de Coordinación del 8M, fue a hablar a nombre de éste espacio para descartar la posibilidad de que las trabajadoras pudiéramos encabezar la columna de esta convocatoria unitaria.

Desde Pan y Rosas dimos esta pelea y, aunque no hayamos logrado convencer a estos dirigentes, sí logramos que se acordara poner al frente conflictos protagonizados en su mayoría por mujeres, como la huelga del SUTNOTIMEX y la lucha de las trabajadoras de intendencia despedidas del IEMS. Nuestro compromiso es poner bien en alto durante la jornada las demandas de las mujeres trabajadoras, por lo que saldremos a las calles con cientos de ellas en un bloque combativo e independiente del régimen, junto a compañeras de otras organizaciones. Así mismo propusimos que se integrara la exigencia de una regreso seguro a clases presenciales con vacunas para toda la población como una demanda sentida de las y los trabajadores de educación básica.

Es momento de decirles a nuestras compañeras y compañeros que necesitamos unir nuestras fuerzas para vencer. ¡Este 1° de mayo, súmate al contingente de Pan y Rosas!

Cita: Ángel de la independencia –Zócalo, 11: 00 am. (lleva tu pañuelo verde o morado).






Temas relacionados

1 de mayo   /   Mujer trabajadora   /   Sindicatos   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO