×
×
Red Internacional

BRASIL.Declaración de emergencia ante la catástrofe sanitaria en Brasil

Frente al negacionismo del gobierno de Bolsonaro y los militares, con el general Pazzuello a la cabeza, y también la demagogia de gobernadores, el Congreso y la Justicia, que no garantizan las medidas elementales contra la pandemia, ni contra el hambre y el desempleo, solo los trabajadores pueden imponer un programa de emergencia que proporcione una salida.

Sábado 6 de marzo | Edición del día

Brasil ya supera a Estados Unidos en número de muertes por millón de habitantes. Es la peor situación en un país por la pandemia del mundo: se acerca a las 2 mil muertes diarias y al colapso del sistema de salud, simultáneamente en todo el territorio nacional. La tendencia es aumentar no solo el número de muertos, sino también una escalada de la tragedia por diferentes situaciones que ya se viven con la falta de camas, oxígeno y otros insumos como se vivió en Manaus. Si se mantiene el rumbo actual de la política negacionista de Bolsonaro y la demagogia de los gobernadores, enfrentaremos una tragedia humanitaria sin precedentes con consecuencias incalculables.

Bolsonaro, por su parte, mantiene su línea, diciendo que nada debe cerrarse e incluso hablando en contra del uso de barbijos o cubreboca. En la peor semana desde el inicio de la pandemia en el país, hizo declaraciones diciendo "No más frescura, mimimi. ¿Cuánto tiempo estarás llorando?" y "Hay un idiota que dice que se va a comprar una vacuna. Solo si es en casa de tu madre". De esta forma, lleva adelante una política que provoca miles de muertes evitables. El ministerio de Salud, al mando de uno de los muchos militares reaccionarios que integran este gobierno, el general Pazzuello, ratifica la postura del presidente con el mayor desprecio por todo el desarrollo de la pandemia.

Ante esto los gobernadores y los miembros del Supremo Tribunal Federal (STF) hacen declaraciones demagógicas mientras se negaban durante un año, y continúan negándose, a tomar las medidas realmente necesarias para combatir la pandemia, que requeriría atacar las ganancias de las grandes empresas; compañías farmacéuticas que ganan millones manteniendo la escasez de vacunas y test; o la salud privada que reserva la atención para los más ricos; Se debe tocar los intereses de la gran industrias que nunca se detuvo, ni su producción se había orientado a las necesidades de la pandemia. Ni siquiera han llevado a cabo medidas como la contratación masiva de profesionales de la salud para abrir todas las camas y atender a las personas en estado crítico.

Los principales medios de comunicación realizan una intensa campaña "¡vacuna sí!" para millones de personas que esperan ansiosamente la promesa de vacunarse en diciembre, y enfocan en las personas el aumento de casos, por una festividad del carnaval que no sucedió, mientras millones se ven obligados a tomar, todos los días, transporte público abarrotado para trabajar en servicios que no son esenciales o buscar unos ingresos para sobrevivir. Además, hacen demagogia como opositores al gobierno de Bolsonaro, pero defienden el mismo programa económico de ataques a los trabajadores como solución a la crisis.

Nuestra clase está siendo golpeada brutalmente por la creciente catástrofe de la pandemia y la hambruna. Los altísimos números de muertes coinciden con el mayor nivel de desempleo de la historia, la mayor caída de ingresos en más de cien años y, por primera vez, el hecho de que más de la mitad de la población económicamente activa no tiene trabajo. Al mismo tiempo, genera inflación en la canasta de alimentos básicos, gas de cocina y gasolina, lo que impacta todos los precios para brindar mayores ganancias a los accionistas privados de Petrobras. No solo los transportes están abarrotados, sino también las trágicas “líneas de hambre” para recibir donaciones de alimentos en los grandes centros de distribución.

En medio de esta crisis, lo que une a Bolsonaro, los militares, el Congreso, el STF, los grandes medios de comunicación y todos los golpistas de este régimen político es el “sentido de oportunidad” para aprovechar este momento para aplicar ataques estratégicos y aún más duros. Proponen una ayuda de emergencia -que es urgente y debe ser al menos un salario mínimo, llegando de inmediato para todo el que lo necesite- con valor y alcance insuficientes, durante 3 o 4 meses, y utilizarla para justificar grandes privatizaciones y recortes en salud y en educación, que sentiremos durante muchos años.

Manaos muestra el fracaso a gran escala de la política de Bolsonaro y de los gobernadores y alcaldes. La inmunidad colectiva resultó ser ilusoria, y en la situación de pobreza y precariedad de la población de las capitales brasileñas, como en el caso de Manaos, el virus encontró las condiciones para seguir multiplicándose y a través de una serie de mutaciones para alcanzar una nueva variante, más agresiva, más contagiosa y más resistente a las vacunas. Además, el sistema de patentes y la irracionalidad capitalista mundial, - denunciado en el comunicado de la Fracción Trotskista sobre la cuestión de las vacunas-, impidió el avance de la técnica lograda con las vacunas para evitar una catástrofe como la que vemos en Brasil. El total descuido del gobierno federal y de los gobiernos estatales, el Congreso y el STF y un sistema social basado en el lucro, agravó y orientó este escenario hasta donde llegamos.

Un programa de emergencia contra la pandemia y el hambre

Ante esta situación es necesario un conjunto de medidas fundamentales para combatir la pandemia, el desempleo y el hambre. Acciones que Bolsonaro, los gobernadores, el Congreso, así como todas las alas del régimen golpista continúan, después de un año, negándose a realizar. Por lo tanto, necesitaremos imponer estas medidas para poner vidas por encima de las ganancias:

¡Vacuna para todos ahora! Es necesaria una lucha internacional, antiimperialista y anticapitalista para garantizar la ruptura de patentes, para la producción masiva y la distribución racional a nivel mundial, con intervención estatal en todas las empresas y laboratorios farmacéuticos, para ponerlos bajo el control de los profesionales de la salud. Bolsonaro y los gobernadores también son responsables de garantizar las vacunas de forma urgente.

Ayuda de Emergencia, con un valor al menos de un salario mínimo (en el marco de la lucha por trabajo efectivo o un valor que satisfaga realmente las necesidades de una familia), y que llegue a todos los desempleados, informales y a todos los que lo necesiten, sin las restricciones de valor y alcance previstas por el gobierno y el Congreso.

Test masivos, ya que han resultado decisivos a nivel mundial, para identificar y aislar de forma segura todos los casos, y realizar la llamada “vigilancia del genoma” para identificar y monitorizar nuevas mutaciones.

Parar todos los sectores y actividades no esenciales, incluidas las escuelas, con licencias remuneradas para todos los trabajadores por parte de los grandes empresarios.

Licencia remunerada para todos los trabajadores de grupos de riesgos, en todos los sectores, incluidos los esenciales.

Garantía, en los sectores esenciales, de comisiones de seguridad e higiene, elegidas entre los propios trabajadores, quienes deben tener pleno poder de decisión sobre las condiciones de seguridad en el trabajo.

Intervención estatal y centralización de todos los dispositivos sanitarios privados, con una sola fila de camas, e inversión para contratación masiva y apertura de todas las camas necesarias.

Conversión de la producción de todas las industrias no esenciales necesarias para garantizar la producción, bajo el control de los trabajadores, de equipos y suministros para camas, pruebas, vacunas, etc.

Congelación de precios de alimentos, gas, medicamentos y todos los artículos esenciales, y cargos por servicios públicos como agua, energía, gas, etc.

Intervención estatal y centralización de todas las vacantes en hoteles y espacios de lujo como resorts y spas, para garantizar condiciones de aislamiento seguro y recuperación de todas las personas contagiadas y sin necesidad de hospitalización, preservando a la mayoría de familias sin condiciones habitacionales que permitan el aislamiento en sus casas.

Prohibición de despidos.

Contratación masiva para cubrir vacantes en los servicios públicos esenciales y plan de obras públicas bajo el control de los trabajadores para atender las necesidades de salud, vivienda y estructura y atacar el desempleo.

Abajo las leyes de ajuste, privatización y todos los ataques a la salud, la educación y los derechos de los trabajadores y el pueblo pobre.

La alternativa a Bolsonaro no vendrá de la demagogia, ni la represión de los sectores golpistas

Aplicando estas medidas, sería perfectamente posible contener la pandemia, las muertes y también el desempleo, la miseria y el hambre. Funcionarios gubernamentales y empresarios dicen que no hay dinero para nuestras demandas, pero si esos fondos no existen es porque medidas como el tope de gasto y otras aseguran que el dinero del presupuesto público llegue a los bolsillos de los banqueros que lucran con la deuda pública. El fin de leyes como el tope de gasto, como la ley de responsabilidad tributaria y un impuesto progresivo las grandes fortunas, comenzando por las pocas familias más ricas del país, podrían garantizar estas medidas. Los cinco principales multimillonarios brasileños tienen una riqueza equivalente a la mitad de la población. El único "sacrificio" necesario para salvar innumerables vidas serían las ganancias de los grandes capitalistas. Sin embargo, esto es lo más sagrado, no solo para Bolsonaro, sino para los gobernadores,

Por eso, después de un año de pandemia, no han tomado ninguna de estas medidas, ni lo harán ahora. A lo sumo, hacen demagogia con las vacunas, diciendo que hay que tomar todas las medidas, como si se hablara de mover montañas, para que toda la población esté vacunada a finales de diciembre. 300 días a partir de ahora. Con casi 2.000 personas que ya mueren a diario, deben ocultar el hecho de que no están tomando ninguna de esas medidas elementales para salvar vidas. Y, para dar la impresión de que están tomando medidas "drásticas", los gobernadores emiten decretos de toque de queda por la noche, medidas restrictivas y hablan de "encierro".

Pero nada que se interponga en el camino del capital y, por tanto, todas las grandes empresas, industrias, en innumerables sectores no imprescindibles, siguen siendo capaces de imponer que sus trabajadores asuman riesgos, aglomerando el transporte público cada día. Con absurdos como Doria, que anuncia el cierre de servicios “no esenciales”, pero excluyendo de allí no solo todas las industrias, la construcción civil, prácticamente todo (incluso iglesias), sino también las escuelas, donde desde la reapertura han ido apareciendo desde entonces. brotes, que transmiten el virus a familias y comunidades, y se requiere que los maestros asistan en persona.

Los decretos ante la crisis sanitaria solo sirven, fundamentalmente, para prohibir, con represión, la circulación de personas, generalmente de noche, y para restringir el derecho de circulación (salvo que vayas a trabajar, estés donde estés). El foco de esta represión está en las periferias, donde ya se multiplican los casos de violencia contra la juventud, detenciones de vendedores ambulantes, etc. Y no se trata solo del derechista gobernador de San Pablo, Doria. Los gobernadores del PT de estados como Bahía y Rio Grande do Norte no solo no fueron una alternativa real para prevenir las muertes por coronavirus con medidas elementales como las que aquí proponemos, sino que también son responsables de algunos de los decretos más autoritarios hasta el momento. Junto con el derecho de circulación, los derechos de reunión en un lugar público y manifestación se han ido.

Lo que tenemos que defender es que se paren todos los sectores no imprescindibles, con licencias pagadas por los patrones, junto con el conjunto de medidas que ponemos arriba para permitir una cuarentena racional, planificada científicamente, y luchar contra el hambre y el paro, colocando vidas. por encima de las ganancias. La suspensión de actividades no esenciales debe ser parte de un plan general que incluya testeos masivos y aislamiento de casos.

Defender la cuarentena planteada por algunos sectores de los gobernadores o el Congreso es simplemente fortalecer la división que la burguesía impone a nuestra clase, entre los que "pueden" y los que "no pueden" protegerse del virus. Por eso es necesario luchar ahora para imponer estas medidas. Lo que ellos llaman un “encierro”, lejos de serlo, es la retirada de los derechos de circulación, reunión y manifestación, con represión en las periferias y contra todos los que luchan y la izquierda y las organizaciones de nuestra clase no pueden apoyar y mucho menos defender tales medidas. Incluso porque significa restringir nuestro propio derecho a luchar para imponer las medidas necesarias para contener tantas muertes.

Solo los trabajadores organizados puede imponer las medidas capaces de dar salida a esta crisis

Después de un año de pandemia, está claro que ningún ala de este régimen político golpista tomará medidas para contener la pandemia, ni el desempleo ni el hambre. Solo la clase trabajadora organizada, junto con las mujeres, los negros, los jóvenes, puede imponer este plan de emergencia. El escenario de la pandemia dificulta nuestra movilización. Pero es posible garantizar formas seguras de movilizarse y luchar. Y esta es la única alternativa, porque sin ella, la catástrofe resultante de la crisis sanitaria, económica y política, sólo aumenta.

La realidad concreta es que, en todo el país, millones ya están desplazándose en los lugares de trabajo o el transporte y se enfrentan a la precarización y los ataques. Sin contar con el apoyo de los sindicatos y centrales sindicales. Mientras tanto, vemos la voluntad de luchar y resistir por parte de sectores como maestros en diferentes estados o los petroleros en todo el país. La burocracia sindical utiliza la pandemia como pretexto para no organizar nada -como si hubiera aislamiento, que la lucha necesitaba interrumpir-, pero esto es una continuación de su política de tregua y confianza en las instituciones del régimen, sectores que apoyaron el golpe institucional se postulan como alternativa a Bolsonaro mientras atacan nuestros derechos.

Debemos poner fin a esta política criminal. Las centrales sindicales, principalmente la Central Única de Trabajadores (CUT) y la Central de los Trabajadores y Trabajadoras de Brasil (CTB), dirigidas por PT y Partido Comunista, necesitan organizar asambleas en todos los lugares de trabajo (en línea cuando sea necesario y para integrar a los trabajadores que están en sus casa) en todo el país para construir una fuerte movilización en torno a un programa de emergencia, como el que proponemos aquí, que solo se puede imponer con nuestra lucha. Hacemos un llamado a la izquierda y entidades lideradas por organizaciones como PSOL y Conlutas a constituir un polo antiburocrático que lleve con mucha más fuerza esta demanda a la burocracia sindical en los lugares de trabajo de todo el país.

Desde el Movimiento Revolucionario de Trabajadores (MRT) hemos puesto a Esquerda Diário y todas nuestras fuerzas al servicio de esta perspectiva. Y creemos que luchando por este plan de emergencia, podemos mover las fuerzas capaces de dar una alternativa incluso a la crisis política en el país, que a nuestro juicio no se puede limitar a querer reemplazar a Bolsonaro por su vicepresidente, Mourão, y mucho menos aprovechar. de la situación como una oportunidad para fortalecer una candidatura electoral, esperando pacientemente el 2022, mientras avanzan muertes y ataques contra nuestra clase.

Por eso, defendemos una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, impuesta por la lucha, como salida independiente de todas las alas de este régimen golpista, que permita al pueblo deshacer todos los ataques y reformas impuestas desde el golpe, y debatir y decidir sobre medidas para atacar todos los problemas experimentados por la mayoría de las personas. Creemos que en el camino de afirmar la soberanía de esta voluntad popular, frente a la represión del Estado y los capitalistas, será necesario desarrollar la autoorganización de nuestra clase y las medidas necesarias para imponer un gobierno de trabajadores que rompa con el capitalismo que realmente puede dar una solución a estos problemas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias