Política México

CARAVANA DE MORELOS

Detrás de la Caravana de Morelos están las fosas de Tetelcingo

Hoy llegó la Caravana de Morelos para reforzar a quienes ya desde ayer destapaban una cloaca: en base a un informe de investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), se presume la inhumación ilegal, por las mismas autoridades judiciales, de 117 cadáveres en dos fosas clandestinas del poblado de Tetelcingo y su posible relación con personas reportadas como desaparecidas que decidieron no investigar.

Raúl Dosta

@raul_dosta

Jueves 25 de agosto de 2016

El día de ayer se reunieron en el Centro PRODH, investigadores de la UAEM, acompañados de Javier Sicilia del Movimiento por la Paz con Justicia Dignidad y Justicia (MPJD), Roberto Villanueva, del Programa de Atención a Víctimas de la UAEM, Iván Martínez Duncker, de la Comisión Científica de Identificación Humana, además de las señoras María y Amalia Hernández, madre y tía de Oliver Wenceslao Navarrete, víctima de secuestro y asesinato, gracias a cuya búsqueda se descubrieron las fosas con más de un centenar de inhumaciones ilegales.

El propósito de los conferencistas era presentar el informe “Fosas clandestinas de Tetelcingo: interpretaciones preliminares”, que resume el resultado de la exhumación y revisión de los restos encontrados. Su conclusión fue contundente: el estado de Morelos está gobernado “por criminales que merecen ser destituidos y sometidos a juicio político”.

Además, anunciaron que harán la entrega de los perfiles genéticos de 117 cuerpos exhumados y de 135 familiares de desaparecidos, aseguraron que la exhumación hecha por parte de organizaciones de la sociedad civil y de la UAEM, “han sentado un precedente” y han detonado el interés por parte de otras universidades para realizar trabajos similares en otros estados.

El gobierno no averigua, simplemente los entierra

La exhumación de los restos de las fosas de Tetelcingo es clave no sólo para la identificación de personas desaparecidas en el estado de Morelos, relacionadas con posibles desapariciones forzadas o crímenes del fuero común, sino porque podrían llevar a la conclusión de que muchas de esas desapariciones terminaron ahí, en esas fosas, debido a la posibilidad de que los ejecutores de los asesinatos hayan sido personal de las corporaciones policiacas del Estado; o simple negligencia: abandonando la investigación que de oficio deberían llevar a cabo. En ambos casos, la responsabilidad recae en las principales autoridades del Estado.

El acto de inhumar sin llevar hasta el final la investigación acrecentó el descontento popular, pues ven confirmadas sus sospechas de ligazón de Graco y su gobierno con el crimen organizado. Por eso se desató desde el gobierno una campaña de desprestigio contra la UAEM y su rector. Hoy mismo el Congreso del Estado de Morelos, está pidiendo la remoción del rector, reviviendo para ello el asunto del fraude orquestado desde la Secretaría de desarrollo Social de Rosario Robles, del cual ya se habían olvidado.

Cuando el río suena… es porque agua lleva

Arrinconado por la contundencia de las declaraciones y por la enorme caravana, que según reportan las autoridades sumaron 300 autobuses que se enfilaban a Gobernación buscando que posteriormente Peña Nieto los reciba, el gobernador Graco Ramírez, declaró que esto es “una confabulación de fuerzas conservadoras” cuyo objetivo es la desaparición de los poderes del estado de Morelos. Según dijo “no existen elementos que justifiquen tal acción (la destitución), es un atentado a la soberanía del estado de Morelos”.

Pero la desaprobación popular ante este caso es tan amplia, que el PRD, temeroso de que se repita la misma situación que en el caso de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, en la que el gobernador se vio obligado a renunciar, llamó a Graco a una reunión especial en un hotel de Ciudad de México, supuestamente con el fin de discutir “las presiones de la Iglesia por la iniciativa de matrimonios igualitarios”.

Pero lo que se prevé es que en realidad se discutan los alcances del grave problema originado por las fosas de Tetelcingo. La presidenta de dicho partido, Alejandra Barrales, convocó al Consejo Consultivo, en el que comparecerán los jefes de sus corrientes internas, entre los que destacan viejos dirigentes como René Bejarano, Gilberto Ensástiga y Hortensia Aragón.

Una caravana limitada

Los anteriores gobernadores de Morelos han sido denunciados por tener relaciones con el crimen organizado, a Graco Ramírez Garrido Abreu también se le inculpa de esa manera. Las últimas movilizaciones organizadas desde la catedral de Cuernavaca, donde se reúne el centenar de organizaciones del Frente Amplio Morelense que impulsó la marcha del 16 de agosto con unos cien mil manifestantes, han tenido un efecto impactante.

Sin embargo, sus alcances son limitados a la exigencia de la destitución de un gobernador corrupto por el presidente de los plagios de tesis, de las variadas casas blancas, por el responsable último de la sangre derramada en Ayotzinapa, Tlataya, Nochixtlán y Tanhuato. Como ya nos mostró Sicilia y el MPJD en otras ocasiones en las movilizaciones que han encabezado, transita por la vía muerta de la confianza en un régimen irreformable. Por eso, desistió de entrar a Ciudad de México, con sus 300 autobuses, y llegar con uno solo que llevaba la comisión negociadora de 30 personas, tal como se lo pidió la Secretaría de Gobernación.

Primó el desinterés por parte del FAM de hacer parte de su lucha al conjunto de la población de la capital del país, la misma que hoy arropa a los maestros en lucha. Hay que romper con esa confianza en los funcionarios y el Estado, que impide ver que la salida es la unidad con los que ya están en las calles y a nivel nacional, como los trabajadores del magisterio.






Temas relacionados

Política México   /   Morelos   /   Desaparición forzada

Comentarios

DEJAR COMENTARIO