×
×
Red Internacional

Magisterio. Diputados llaman a la SEP a revisar el Programa de Escuelas de Tiempo Completo

El próximo lunes 18 de abril, Delfina Gómez Álvarez, titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), tiene una cita en la Cámara de Diputados para abordar el tema del Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC), según confirmó la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

Maestra Teresa AguilarMaestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Jueves 7 de abril | 21:49

Diputados de los 7 partidos que conforman la cámara: Morena, PAN, PRI, PVM, PT, MC y PRD, trabajarán en conjunto con la Secretaría de Educación Pública (SEP) para revisar el PTCE, luego de que el gobierno federal anunció su eliminación el pasado 28 de febrero.

Delfina Gómez, titular de la SEP, manifestó públicamente su voluntad para reunirse con los legisladores a dialogar sobre el tema, sin embargo, no asistió a la primera mesa de trabajo contemplada para el pasado 22 de marzo, sino que solicitó más tiempo para definir una nueva cita.

La “redirección” del programa propuesta por el gobierno federal, que consiste en la reincorporación de los componentes de ampliación de horario y servicio de alimentación que otorgaba el PETC, al programa La Escuela Es Nuestra (LEEN), fue aprobada por la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, es decir, sin tomar en cuenta las consideraciones culturales y científicas que el PETC pretendía retomar en su propuesta original.

Manifestaciones contra la desaparición del PETC

La necesidad de revisar la reincorporación de estos dos componentes del PETC por parte de la SEP, se da en el marco de una serie de críticas y movilizaciones en contra de su desaparición, misma que se proclamó bajo el argumento de que, al hacer una “valoración”, se había determinado que los recursos debían destinarse a mejorar la infraestructura de las instituciones educativas para “garantizar un regreso seguro a las aulas” en medio de la pandemia de COVID-19.

Estrategia que, por cierto, sigue sin llevarse a cabo, ya que las escuelas se abrieron y continúan operando sin suministros básicos ni modificaciones a la infraestructura que garanticen la seguridad en los planteles, lo que propició contagios, sobre todo en la temporada invernal y decesos entre la población educativa.

Te puede interesar: Sin condiciones seguras avanza el retorno a clases en el país

El PETC significaba la única fuente de alimento de un 56 % de las y los estudiantes que estaban inscritos en el programa, por lo que su desaparición en medio de la crisis económica y social tan aguda que atraviesa el país, fue otro duro golpe contra las familias más desposeídas.

Los reclamos de organizaciones civiles, madres, padres y tutores de familia, no se hicieron esperar; organismos empresariales responsables de los despidos y recortes salariales, que padecieron muchas de las familias de las y los estudiantes, como la Coparmex y Mexicanos Primero aprovecharon para salir a decir que defienden los derechos de la niñez y juventud mexicana frente al gobierno, ocultando su verdadero rol social como provocadores de esta crisis.

Además que son partidarios de la ampliación del horario escolar bajo el argumento de que permite la incorporación laboral de quienes sostienen económicamente a las familias, sobre todo de las mujeres, quienes en lugar de cuidar a sus hijas e hijos, pueden ir a trabajar.

Lo cual es una apología al patriarcado que defiende que las mujeres somos las encargadas del hogar, pero además oculta la verdadera intención de los empresarios, de poner a trabajar a hombres y mujeres por más de 8 horas al día, sin tener la preocupación del cuidado de sus hijes. El horario actual de trabajo es de hasta 16 horas al día o más, dependiendo de los lineamientos de cada sector laboral, como las jornadas de 24 por 24; lo que significa un profundo desgaste para el cuerpo y mente humana, además de que permite pagar un sueldo más bajo sin perder las ganancias del empresariado.

Te puede interesar: ¿Qué implica para las familias trabajadoras el cierre de escuelas de tiempo completo?

¿En qué consistía el PETC?

Este programa, que inició en 2007 con 441 instituciones de educación básica, en su mayoría localizadas en zonas de alta marginación, llegó a brindar atención a 3.6 millones de estudiantes de educación básica distribuídos en 27 mil escuelas.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política y el Desarrollo Social (CONEVAL), entre 2007 y 2017, las Escuelas de Tiempo Completo fueron el mejor modelo de equidad para evitar el rezago escolar, que está fuertemente ligado a la cuestión económica.

Estas escuelas brindaban servicio con jornadas de 6 a 8 horas diarias, pretendiendo cubrir, además de la parte académica, actividades relacionadas con la ciencia, tecnología, artes, música, educación física y medio ambiente; es decir, la parte de recreación y ocio que los salarios de las familias trabajadoras, así como sus largas jornadas laborales no les permiten cubrir para ninguno de los miembros de la familia.

Sin embargo, el presupuesto destinado al inicio no alcanzó para cubrir la infraestructura necesaria para desarrollar este tipo de actividades y fue disminuyendo de forma paulatina hasta la desaparición del programa. De acuerdo con estimaciones de Educación con Rumbo, el presupuesto de las ETC rondaría los 150 mil pesos en una escuela que atendiera a 50 estudiantes, sin embargo, el presupuesto designado para la educación no alcanza a cubrir estos gastos, ni siquiera los mínimos: en el año 2020, el 27 % de escuelas de nivel básico no contaban con agua potable, el 17.3 % no tenía baños suficientes y en el 14.1% no había servicio de luz.

Necesitamos más que un PETC

Es por ello que, como menciona la maestra Luna Pérez en su nota: ¿Qué hay detrás de la eliminación de las Escuelas de Tiempo Completo?, no sólo es importante organizarse y luchar porque el presupuesto que se destina para los megaproyectos y la militarización del país, así como el que podría venir del no pago a la deuda externa, y del cobro de impuestos progresivos a las grandes fortunas, sea destinado a educación y salud; para brindar alimentación a la totalidad de las y los estudiantes, así como infraestructura y tiempo suficiente para que puedan acceder a la ciencia, las artes y el deporte, como estipulaba el PETC en su idea original; sino que además, las familias trabajadoras deben encabezar la unidad con los pueblos indígenas y el campesinado pobre para exigir mejores condiciones laborales que garanticen los derechos humanos fundamentales y para avanzar en la conquista de un mundo libre de explotación y opresión que conlleva el actual sistema capitalista.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias