Mundo obrero EE. UU.

ORGANIZACIÓN SOCIALISTA O LIBERAL EN EE. UU.

¿Dónde está el DSA en el levantamiento actual?

Con el levantamiento contra la brutalidad policíaca en un punto de inflexión decisivo, la organización socialista más grande de EE. UU., el DSA, pudiera desempeñar un papel importante para ayudar a avanzar sus demandas. Pero primero tiene que hacer cambios significativos en su estrategia.

Viernes 12 de junio | 22:16

Imagen: Twitter / @mdc_dsa

Con el levantamiento contra la brutalidad policíaca en un punto de inflexión decisivo, la organización socialista más grande de los Estados Unidos, Socialistas Democráticos de América (DSA), puede desempeñar un papel importante para impulsar el impulso del movimiento y hacer avanzar sus demandas. Pero primero tiene que hacer cambios significativos en su estrategia.

El levantamiento contra la brutalidad policial está en un punto de inflexión. Los políticos del Partido Demócrata se han involucrado en innumerables actos simbólicos de solidaridad y prometieron algunos cambios en la policía de los Estados Unidos, pero estos son insuficientes. Justo ahora, el movimiento puede ser cooptado o puede continuar luchando por más.

¿Qué deberían hacer los socialistas ahora en esta agitación social, la más grande en la historia reciente de los Estados Unidos? ¿Cómo podemos mantener el impulso y usarlo para hacer avanzar la lucha por el socialismo?

Desde las primeras movilizaciones, los miembros de Socialistas Democráticos de América (DSA), la organización socialista más grande de los EE. UU., han asistido a protestas en todo el país, han prestado apoyo en la cárcel y han sido arrestados. Muchos miembros de base han organizado acciones y están tratando de presentar una plataforma para la abolición de la policía, especialmente aquellos organizados en el sector Afro-socialista.

Nosotros también somos miembros de DSA que estamos participando en las protestas. Pero en su conjunto, estos esfuerzos han sido en gran medida descoordinados en toda la organización y altamente localizados. No hemos utilizado la fuerza potencial de una organización socialista con más de 70,000 miembros.

A medida que esta situación volátil evoluciona, es hora de que cambiemos también: para cuestionar la estrategia que hemos estado usando y dar pasos audaces en la lucha contra el capitalismo y la opresión. Este levantamiento, al igual que las luchas obreras durante Covid-19 por PPE (equipos de protección personal) y pago de riesgos, podrían ser los cimientos de un partido socialista fuerte e independiente enraizado en la lucha de clases y, en particular, en la lucha negra.

Esta es una oportunidad para el ala izquierda del DSA para ayudar a formar un partido político junto con los líderes negros que emergen de este levantamiento, así como para fortalecer la lucha en las calles contra la violencia policial y conectar la lucha negra, las luchas laborales y las luchas anticapitalistas.

Esto se entiende como una reflexión política y como propuestas concretas para avanzar. Escribimos estas reflexiones como miembros de DSA y camaradas en lucha. Queremos ver crecer el levantamiento actual y que triunfe el movimiento socialista.

¿Donde nos encontramos ahora?

En 2019, el mundo fue sacudido por levantamientos mundiales desde Sudán a Puerto Rico, hasta Chile. La lucha de clases derrotó las medidas de austeridad y, en algunos países, derrocó a los gobernantes. Este año, el epicentro de la lucha de clases global está aquí en los Estados Unidos, en medio de una crisis económica mundial y una pandemia de coronavirus.

Sólo el mes pasado, en el pico del brote de coronavirus, el país fue testigo de más de 200 acciones obreras, huelgas y marchas. Esto puso de relieve la falta de fondos para la atención médica y el desprecio total de los patrones y los gobiernos por la vida de los trabajadores. También mostró al mundo el poder que tiene la clase trabajadora para dirigir la sociedad. Los capitalistas y su gobierno querían que los trabajadores murieran por sus ganancias, y los trabajadores se defendieron.

La sublevación actual contra el terror policíaco ha atraído principalmente a los jóvenes, los millenials y los de la Generación Z, quienes han vivido dos recesiones económicas masivas, cargan con más deudas estudiantiles que esperanzas para el futuro y crecieron sobre los fracasos de la administración Obama.

Estos jóvenes dicen que Black Lives Matter, que las vidas de las mujeres negras importan y las vidas trans negras importan. Corean consignas por George Floyd, Breonna Taylor y Tony McDade. Nuestras generaciones no confían en los policías. Rechazamos las reformas de mierda que vinieron después de las últimas protestas de Black Lives Matter. Sabemos que las cámaras corporales no hacen la diferencia; todo el sistema tiene que caer.

Las encuestas dicen que la mitad de nosotros en esta generación cree que el socialismo es mejor que el capitalismo, incluso si todavía no estamos coreando eso en las calles. El capitalismo no nos ofrece nada, por lo que los jóvenes están pensando en cómo lograr alternativas. Esto se expresa en las redes de ayuda mutua organizadas durante el pico del brote de Covid-19, las marchas en los lugares de trabajo en todo el país, la nueva organización laboral y, ahora, con cientos de miles en las calles exigiendo el fin de la brutalidad policial racista.

Las instituciones estadounidenses nunca han estado tan deslegitimadas frente a las masas, desde Trump que quería usar el ejército contra los manifestantes, hasta la policía racista; hasta el Partido Demócrata, cuyos alcaldes y gobernadores ordenan toques de queda y arrestos masivos de manifestantes.

Aunque es posible que aún no reconozcamos el tamaño de nuestro poder, está claro que el establishment político sí, y sabe que somos peligrosos. Esta combinación (crisis económica, luchas obreras y jóvenes en las calles liderados por personas de color) es una amenaza para el capital y conlleva la promesa de la lucha contra el sistema racista y capitalista.

Y tiene dentro de sí la promesa de una nueva organización socialista llena de trabajadores y líderes negros.

Aunque el DSA es la organización socialista más grande en la historia reciente de los Estados Unidos, no ha desempeñado un papel central en la lucha de clases durante el apogeo de la pandemia o el actual levantamiento liderado por los negros. A pesar de los períodos de rápido crecimiento en los últimos cuatro años, el DSA sigue siendo una organización predominantemente blanca.

Un ala del DSA, el ala más fuerte, dirigida por la revista Jacobin, ha apoyado mantener los organizadores sindicales de la policía en la dirección, e hizo teoría de las debilidades de Bernie Sanders sobre la raza, argumentando para que los socialistas se centren en las "demandas amplias de clase" (a veces llamadas "demandas ciegas ante la raza"). La política de este liderazgo encabezado por Jacobin ha alejado al DSA de la juventud socialista negra.

Y a pesar de estar compuesto principalmente por diversos sectores de trabajadores , no ha jugado un papel central en la organización de las personas en sus lugares de trabajo. Dedicó más de un año a registrar personas como demócratas y a hacer proselitismo de Sanders y candidatos locales, lo que no se materializó en un sector socialista militante dentro del movimiento obrero y no habló con los jóvenes negros radicalizados que ahora están tomando las calles.

Si queremos ver avanzar el movimiento, esto debe cambiar, y eso requiere una ruptura deliberada con la estrategia del DSA de por lo menos los últimos cinco años, comenzando por cortar todos los lazos con el Partido Demócrata.

La cooptación del movimiento por parte de los demócratas ha comenzado

A medida que los jóvenes, muchos de ellos miembros del DSA, continúan saliendo a la calle, el Partido Demócrata está ocupado tratando de detener las protestas con represión y cooptación. Hablan de dientes para afuera de #JusticeForGeorgeFloyd y pintan "Black Lives Matter" en las calles mientras supervisan el arresto de miles de manifestantes que luchan en nombre de Floyd.

Debería ser difícil para los demócratas cooptar este movimiento después de estar al frente de la represión. Minnesota es un estado azul [1], pero se desató un levantamiento nacional antes de que todos los policías asesinos fueran arrestados. Cuando los manifestantes salieron a las calles, los demócratas en ciudades de todo el país desataron la violencia policial, los toques de queda y desplegaron la Guardia Nacional.

Y eso sin mencionar al candidato presidencial, segregacionista y violador, del partido, cuya idea de la reforma policíaca es enseñar a los policías a dispararle a las personas en las piernas en lugar del corazón.

Sin embargo, sectores del Partido Demócrata están tratando de ponerse a la cabeza del movimiento para que puedan cooptarlo y pacificarlo. El ayuntamiento de Minneapolis, por ejemplo, prometió "disolver a la policía", pero sin ningún detalle ni responsabilidad. Los políticos que elaboran el plan prometen que no significará la abolición de la aplicación de la ley y que la propuesta no se someterá a votación durante más de un año, cuando ya haya pasado el levantamiento.

Del mismo modo, los llamados a nivel nacional para "desfinanciar a la policía" son vagos, y van desde recortes presupuestarios minúsculos (solo mire el desorden de un proyecto de ley de reforma con ropa kente [2] que habla de "desmantelar radicalmente a la policía", ha retomado el lema "la reforma no es suficiente", pero no se equivoquen: en realidad es sólo una reforma.

Algunas personas pueden decir que #NotAllDemocrats están en contra de las protestas. ¿Pero dónde está el ala progresista del Partido Demócrata? Ilhan Omar, considerado el miembro más radical del "Escuadrón", ha zigzagueado durante el levantamiento. Justo ahora, está publicando algunos tweets radicales, pero durante el apogeo del levantamiento habló en contra de "agitadores externos", dijo que la Guardia Nacional hizo que ciertas personas se sintieran seguras y condenó la "destrucción" de la propiedad privada por parte de los manifestantes. Peor aún, Larry Krasner, el DA (Fiscal de Distrito) "progresista" de Filadelfia respaldado por el DSA, está encarcelando a los manifestantes.

¿Y dónde está Bernie Sanders?

Ha permanecido mayormente en silencio durante la sublevación, pero cuando habló propuso la reforma más poco entusiasmante, incluido el aumento de la paga policial. Ha hablado en contra de la abolición policial, pero no dice nada sobre los demócratas que reprimen a los manifestantes e imponen toques de queda.

El Partido Demócrata tiene la sangre de George Floyd en sus manos. Los demócratas dirigen Minnesota de arriba a abajo y han encubierto a policías asesinos. Los demócratas permitieron a Derek Chauvin permanecer en la fuerza a pesar de las numerosas quejas en su contra. Los demócratas tienen sangre en sus manos: ordenaron la represión de la policía y la Guardia Nacional que ha asesinado a manifestantes . El “apoyo” de dientes para afuera a las demandas de los manifestantes y la apropiación de la retórica radical son un intento de cooptar y contener el movimiento.

El DSA y los demócratas
A lo largo de esta agitación masiva, el DSA ha mantenido su orientación central: su estrategia de decirle a la gente que vote por los demócratas "progresistas", y agregar un llamado para desfinanciar a la policía, mientras que los gobernadores y alcaldes demócratas están gastando lágrimas a los manifestantes y decretando toques de queda.

Esto debería ser inaceptable para todos nosotros. En lugar de apoyar a los demócratas, necesitamos construir una fuerza política que luche contra la cooptación y los partidos de represión gemelos demócrata/republicano. Así es como podemos luchar contra la policía racista y construir conciencia de clase.

Un paso crucial para el DSA sería el de exigir, como organización, que todos los candidatos del DSA que compiten en la linea de votación Demócrata rompan con los demócratas y lancen una campaña nacional y local para participar, en su lugar, en una línea de votación socialista e independiente.

Deberían emitir una declaración colectiva condenando las acciones de los líderes del Partido Demócrata en todo el país como base para esta ruptura y hacer un llamado a todos los que se movilizan para abandonar también al Partido Demócrata. Deberían comprometerse a nunca votar por ningún presupuesto policial, porque la cantidad apropiada para la fuerza policial es $0. Esto atraería toneladas de atención de los medios y probablemente obtendría mucho apoyo.

Sin embargo, lo más importante es que tal declaración sería una expresión de profunda solidaridad con los jóvenes negros radicalizados que toman las calles y que no pueden contar con el Partido Demócrata para luchar por sus demandas. Podría ser la base de un nuevo partido político socialista, formado por la gente que es gaseada por los policías en las calles mientras escribimos estas palabras.

No se trata de política de pureza. La supervivencia de este levantamiento está en juego. El movimiento debe luchar contra ser cooptado por el Partido Demócrata en este momento. Es urgente mantener el movimiento en las calles, radicalizarlo y profundizarlo, y conectarlo con una lucha por el socialismo.

Repensar las protestas y la lucha por el socialismo

Los liberales y los socialistas tienen puntos de vista completamente diferentes sobre el valor de las protestas. Para los liberales, las protestas son campañas de presión, formas de "hacer que los líderes escuchen". Creen que el cambio llega en los pasillos del Congreso. Recordemos el lema de la Marcha de las Mujeres: "poder para las urnas". Barack Obama incluso dijo recientemente, refiriéndose a las protestas y elecciones : "Esto no es o una o la otra. Este es un "ambos/y". Para lograr un cambio real, ambos debemos resaltar un problema y hacer que los que están en el poder se sientan incómodos, y tenemos que traducirlo en soluciones prácticas y leyes que puedan implementarse ”.

Para los socialistas, estas movilizaciones no consisten en presionar a los políticos o elegir nuevos . Son momentos de lucha de clases, en los que la clase trabajadora y los oprimidos podemos darnos cuenta de nuestra fuerza y organizarnos. Estas movilizaciones son escuelas de guerra contra los capitalistas. Estamos aprendiendo tácticas y políticas.

Aunque el DSA se diferencia de los liberales, el DSA a menudo adopta la misma retórica liberal: que la solución es ... bueno ... votar. Esa fue la campaña de DSA sobre Sanders. Después de la derrota de Sanders y su respaldo acrítico a Joe Biden, el DSA se negó a cuestionar si tenía sentido haber gastado todo ese tiempo y energía en una campaña que terminaría apoyando a personas como Joe Biden.

Incluso en medio de un levantamiento nacional, el DSA se ha lanzado a nuevas campañas electorales a nivel local, a menudo de personas de color, llamando a los miembros a "un banco telefónico para el socialismo". El DSA en Texas está reuniendo "Un mitin por el cambio con votantes sin contacto de registro". Justo esta semana, en medio del levantamiento, el DSA de Nueva York envió un correo electrónico que decía: "Muchos de ustedes se estarán preguntando: ’¿Qué deberíamoshacer ahora para garantizar que este movimiento no se extinga?’ ”. La respuesta del correo electrónico es ir a votar.

No es hora de llamar por teléfono, sino de luchar con uñas y dientes para mantener un movimiento radicalizado en las calles y en nuestros lugares de trabajo, ayudar a coordinar y desarrollar grupos de lucha y secciones entre los activistas y organizaciones que participan en las protestas, y presionar a nuestros sindicatos para que se opongan brutalidad policial y más.

¿Qué podemos hacer?

El DSA sigue siendo la organización socialista más grande del país, y muchos camaradas del DSA luchan por el socialismo y la justicia en las calles. Pero tenemos mucho que hacer para poner en orden nuestra propia casa. El DSA debe prohibir de inmediato a todos los policías y organizadores de policías de la organización. Además, algunos sectores del DSA mantienen una perspectiva que es bastante reduccionista de clase, como la declaración aborrecible del DSA de Filadelfia sobre George Floyd. Debe haber una discusión interna y lucha contra las alas reduccionistas de clase del socialismo, dejando en claro que los socialistas no deben defender esas ideas.

Las discusiones internas, sin embargo, no son suficientes. Como organización socialista con secciones en todo el país, tenemos recursos a nuestra disposición para mantener el movimiento en marcha. Además de realizar campañas independientes de los demócratas, aquí hay algunas sugerencias:

  • Acción nacional de los trabajadores de la salud: Muchos trabajadores de la salud están en el DSA, y el grupo "Médicos por Bernie" recientemente se fusionó con la organización. En todo el país, los trabajadores de la salud luchan contra el coronavirus, una lucha que los catapultó al escenario nacional, brindando a los trabajadores socialistas de la salud una plataforma para resaltar cómo el capitalismo y la atención médica centrada en las ganancias están matando a la clase trabajadora. Muchos de estos proveedores de atención médica participan en las protestas contra la brutalidad policial, vinculando estas dos peleas. Sin embargo, esto es principalmente en una escala pequeña o incluso individual. El DSA podría organizar una movilización nacional de trabajadores de la salud por las vidas negras, vinculando la brutalidad policial con Covid-19 y Medicare Para Todos.
  •  
  • Campaña nacional "Policías fuera de nuestros sindicatos": los socialistas saben que los policías son los defensores racistas de la propiedad privada. Punto. Pero muchos miembros de DSA son miembros de sindicatos que también incluyen oficiales de policía. Debemos organizar una campaña nacional para sacar a los policías de nuestros sindicatos de una vez por todas. Para hacer eso, el DSA también necesitará prohibir los policías y organizadores de policías fuera de nuestra propia organización.
  • Conectarse con organizaciones comunitarias y lideradas por negros, así como con sindicatos, para organizar asambleas para discutir y avanzar en el movimiento: las reuniones masivas de personas,asambleas, pueden ayudar a organizar la lucha. Los camaradas que han estado al frente de la lucha deben organizar asambleas masivas para discutir y decidir sobre estos temas, desde lo táctico (¿qué sigue?) Hasta lo programático (¿qué demandas?). Estos pueden llevarse a cabo en lugares de trabajo para organizar acciones, y en universidades. Pueden incluir a la izquierda, grupos comunitarios y sindicatos que se movilizan ahora. Si no organizamos cuerpos independientes como estos, será más fácil para aquellos vinculados al Partido Demócrata llenar el espacio y reclamar que hablan por todo el movimiento.

Necesitamos una organización de lucha

Donald Trump anunció que reiniciará sus manifestaciones de campaña MAGA [3] con un discurso sobre la elección el 11 de junio en Tulsa, Oklahoma. Este es un mensaje críptico para su base de supremacía blanca y seguramente un intento de energizar aún más a una peligrosa derecha envalentonada por su administración. El racista Joe Biden no es antídoto para estos derechistas. El fortalecimiento de las movilizaciones sí lo es.

Los demócratas están trabajando horas extras para cooptar y contener el movimiento, algunos con retórica radical, pero con el mismo objetivo: domar las movilizaciones. Se están colocando a la vanguardia de las manifestaciones locales, tratando de redefinir palabras como "abolir" al mismo tiempo que otros demócratas reprimen y brutalizan a sectores radicales del movimiento que violan el toque de queda o queman las estaciones de policía.

Esto significa que los socialistas, el movimiento Black Lives Matter y el movimiento por la abolición policial están en abierta confrontación con un Partido Demócrata que quiere usar el movimiento para obtener votos.

Los demócratas no tienen nada que ofrecer a nuestro movimiento. Y debido a que la lucha contra la opresión negra es una parte central de la lucha por el socialismo, el Partido Demócrata no tiene nada que ofrecernos como izquierdistas. Alinearse con ellos solo socava nuestros esfuerzos.

Debemos construir nuestra propia organización, una enraizada y dirigida por los miembros más oprimidos de la sociedad y que luche por sus demandas, no que las negocie. Nuestra organización exigirá la liberación de todos los manifestantes tomados como presos políticos por el estado. Nuestra organización hará un llamado a grandes sectores de trabajadores para paralizar la máquina productiva burguesa en defensa de cada vida negra tomada por el asesino estado capitalista. Nuestra organización puede coordinarse en amplios sectores de la sociedad y luchar por una perspectiva socialista en el levantamiento actual, mostrando lo que es posible cuando la clase trabajadora ataca con un solo puño.

El DSA no es esta organización en este momento, pero los sectores más izquierdistas del DSA, los más dedicados al socialismo y a la liberación de los negros, pueden y deben desempeñar un papel en la construcción de dicha organización, al organizar una lucha política dentro del DSA, rompiendo con el Partido Demócrata, profundizando la lucha en las calles y conectándola con nuestros lugares de trabajo.

Vale la pena luchar por tal organización. Pero más que eso, es algo que necesitamos con urgencia en los próximos días y semanas para enfrentar a Trump, Biden y todos los intentos de pacificar a las personas radicalizadas en las calles.

Este artículo se publicó en la página de Left Voice, edición estadounidense de la red internacional La Izquierda Diario, del cual ofrecemos su traducción al español.

Traducido por Raúl Dosta para La Izquierda Diario México.



[1Gobernado por el partido Demócrata, conocido como el partido azul, mientras que el Republicano es el rojo

[2Para “empatizar” con la población empobrecida, diputados y algunos funcionarios usan esta ropa sencilla de origen africano) del Congreso) hasta trasladar partes de los presupuestos de la policía a mayores fondos para programas sociales. Incluso la ACLU,[[Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, organización apartidaria progresista

[3Make America Great Again, slogan de campaña pro reelección de Donald Trump





Comentarios

DEJAR COMENTARIO