×
×
Red Internacional

Tras años de exigencias de Trump, un tercio de los países miembros de la OTAN invirtieron al menos un 2 % de su PIB. España está entre los países que a más distancia se encuentra de ese objetivo, pero aumentó en 1.500 millones su presupuesto con respecto al año anterior (12.293 frente a 10.820)

Jacobo A. García@Jacobscarface

Miércoles 17 de marzo | Edición del día

Estas cifras se traducen en un una aportación a la organización militar imperialista del 1,17% del PIB, en comparación con el 0,91% de 2019. Un aumento que se produce en medio de una crisis sanitaria de magnitud histórica y la crisis económica más dura del último siglo en términos de caída del PIB y con más de 4 millones de parados y un gran aumento de la pobreza en el país.

Aquí vemos cuáles son las verdaderas prioridades del mal llamado gobierno progresista, que en los nuevos presupuestos del Estado destinó tres veces menos en I+D. El presupuesto militar total sumaría unos 21.623 millones, porque hay partidas que están escondidas en varios ministerios. El gasto militar aumentará otro 10,3 % para el próximo 2021, pudiendo llegar a casi el 1,8 % del PIB.

Además la I+D militar tiene destinado hasta tres veces el gasto previsto para la investigación sanitaria y nada más y nada menos que más de 35 veces la asignación a la investigación geológico-minera y medioambiental. En concreto, la investigación militar contará en 2021 con 861,14 millones de euros.

Las inversiones relacionadas con los nuevos Programas Especiales de Armamento (PEA) que el actual Gobierno ha renombrado como Programas Especiales de Modenización (PEM) aumentan un 30,2% respecto a 2020. Es decir, 3.266 millones de euros para la adquisición de material militar, infraestructuras e instalaciones.

Es inaceptable hablar de estas cifras en el terreno militar, con el único objetivo de fortalecer las misiones imperialistas de los Estados miembros, entre ellos el Estado español, mientras aquí miles de trabajadores y trabajadoras no pueden llegar a fin de mes, donde cientos de desahucios se cuentan al día y donde la sanidad pública “surfea” cada una de las olas de la pandemia con un nivel de saturación alto producto de años de recortes, mientras eso sí, la sanidad privada no se toca.

Casi todos los aliados de la OTAN han hecho lo mismo. El secretario general de la organización, Jens Stoltenberg, ha anunciado este martes 16 de Marzo en la presentación del informe anual de la Alianza que el gasto militar de 11 de los 30 miembros superó 2% de su producto interior bruto (PIB). En total la inversión en defensa de los 30 socios aumentó un 3,9%.

Aunque fue en la cumbre de Gales de 2014, en tiempos de Barack Obama, la que planteó el objetivo del 2 % del PIB durante los siguientes 10 años, fue Donald Trump quien presionó e incluso amenazó con incumplir los compromisos estadounidenses con la OTAN, para que se cumpliese ese aumento de gasto de forma efectiva. Trump llegó a amenazar con retirar a las tropas estadounidenses de Alemania si no se cumplía la promesa. En el 2014 sólo Estados Unidos, el Reino Unido y Grecia alcanzaban ese nivel de gasto.

El nuevo presidente Joe Biden probablemente seguirá pidiendo a los europeos un mayor esfuerzo económico en materia militar. Stoltenberg ha informado que Francia, Noruega y Eslovaquia se han sumado al grupo de países que han alcanzado el objetivo del 2%. Además de los tres que ya lo cumplían en 2014, el resto son todos del Este: Polonia, Rumania, Lituania, Letonia y Estonia. Este aumento del gasto militar en países del Este tiene que ver con las necesidades geopolíticas del bloque capitalista occidental, que intenta así presionar a Rusia y también a China, su principal adversario económico.

Los aliados elevaron el gasto de manera conjunta por sexto año consecutivo. Dedicaron el 1,73% de su PIB, frente al 1,55% del año anterior. Sin embargo, algunos miembros se acercaron al objetivo del 2% por el desplome de su PIB a causa de la pandemia. Solo Bulgaria, Albania y Eslovenia invirtieron menos en defensa en términos absolutos en 2020 que el año anterior. El gasto total de la OTAN fue de 1,03 billones de dólares (860.000 millones de euros).

Estados Unidos sigue siendo, con diferencia, el miembro que dedica más parte de su PIB a defensa (3,75%). En el gobierno de Trump el gasto militar de EE UU aumentó casi un 15% y representa el 70% de la inversión total en defensa de todos los aliados. Pero la contribución de Washington a la OTAN es de un 22% de su presupuesto, ya que gran parte del gasto se destina a zonas alejadas del Atlático como Corea del Sur o Filipinas.

En un escenario actual de guerra comercial entre China y Estados Unidos, con una fuerte crisis económica y sanitaria global, además de cada vez mayores problemas medioambientales y de escasez de ciertos recursos, vemos una tendencia a conflictos entre los Estados. Así, la carrera armamentística de los distintos bloques de Estados capitalistas tienen el objetivo de defender sus intereses económicos en sus áreas de influencia. No existe ninguna otra justificación para destinar tantísimos recursos y desperdiciar todas estas fuerzas productivas en distintos medios para matar.

La irracionalidad capitalista y el ansia de beneficio es la única razón. Por eso para nosotros no tiene sentido que el Estado español pertenezca a la OTAN, una organización criminal con el objetivo de defender los intereses de los gobiernos y de las multinacionales occidentales derramando sangre.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias