Sociedad

PANDEMIA COVID-19

El caso de Monclova: al menos 26 médicos con COVID-19

Con al menos 26 médicos contagiados y 2 fallecido, el caso del hospital del IMSS en Monclova, Coahuila, es una muestra de hasta dónde puede llegar la negligencia de las autoridades y los resultados del saqueo de 30 años de neoliberalismo a la salud pública.

Viernes 3 de abril | 13:06

Trabajadores del hospital del IMSS HGZ N. 7° con Unidad de Medicina Familiar en Monclova, Coahuila, salieron los días pasados a protestar por la falta de material y equipo para enfrentar la epidemia por el COVID-19, esto porque el personal resultó contaminado provocando el fallecimiento de un médico del hospital.

Los médicos y enfermeras de Monclova reportaron ayer 2 defunciones y al menos 26 contagios de trabajadores de la salud. Hace cinco días se presentó el primer fallecimiento en el hospital, desde entonces Monclova es catalogado como el epicentro de contagios por Covid 19 del estado de Coahuila, en donde el Hospital General de Zona Número 7 es el que está resolviendo la crisis sanitaria.

El 15 de marzo un conductor de tráiler de 42 años ingresó a este hospital, el paciente presentaba un cuadro respiratorio agudo que fue diagnosticado primero como neumonía atípica por lo que fue internado en la sala de urgencias del hospital. Durante una semana estuvo en contacto con personal del hospital de los tres turnos sin ninguna medida preventiva, pues este fue el tiempo que tardaron en llegar los resultados.

De acuerdo con una carta escrita por los empleados del hospital que se difundió en redes sociales: “Se solicitó [desde el día 15] equipo de protección personal, el cual nunca se otorgó; se solicitó en varias ocasiones subirlo a piso a un [cuarto] aislado, no había lugar; asimismo se solicitó interconsulta a la epidemióloga para que valorara y realizara la prueba, quien nunca acudió”, se lee en el escrito.

La condición del paciente fue empeorando y fue entubado el 19 de marzo para recibir respiración asistida por un ventilador mecánico hasta su aislamiento el 23 de marzo. El personal salió a protestar un día después: “Sí nos dan [material], pero es muy escaso, si atendemos a un paciente, ya no tenemos para cambiarnos a otro” denunció Roberto Ramos, enfermero del hospital, en entrevistas con Televisa y periódicos locales.

Del conductor de tráiler no se confirmó su diagnóstico hasta el 26 de marzo, horas después se confirmó que el Dr. Walberto Reyes, médico de urgencias de 45 años, quien fue hospitalizado el 24 de marzo, había sido contagiado. El trailero falleció el 27 de marzo y el doctor murió el martes 1 de abril por la noche.

Las autoridades salieron poco después para reconocer que en la semana había habido un brote en el hospital. Cinco días antes del primer fallecimiento por falta de insumos, los trabajadores del centro de salud se organizaron para protestar. Nuevamente salieron a protestar el día de ayer, 1 de abril, para exigir una solución debido al fallecimiento del médico del IMSS.

El Instituto no ha dado mayores explicaciones sobre el brote y las carencias de medidas correspondientes. Además en la conferencia vespertinas dirigidas por López Gatell, no se ha mencionado nada sobre los problemas de desabastecimiento y negligencia de las autoridades en los hospitales del IMSS. Incluso llegó a tener comentarios como que el contagio había sido por un doctor que se había contagiado en un consultorio privado.

Estas declaraciones encendieron el enojo del sector salud en especial en el HGZ N. 7° de Monclova, pues en el marco de toda la negligencia resulta irrisorio que se responsabilice al doctor fallecido. Gatell tuvo que salir a disculparse.

El personal del hospital denunció que tenían que comprar cubrebocas, batas y equipos con su propio dinero lo cual viola la cláusula 70 de su Contrato Colectivo de Trabajo (CCT), referida al mobiliario, útiles, herramientas e instrumentos de trabajo en donde dice que “el Instituto está obligado a suministrar oportunamente, sin costo alguno para sus trabajadores, equipo adecuado, útiles, instrumentos de trabajo para el desempeño de las labores y acorde a las necesidades de los servicios para su protección, seguridad y comodidad, todos ellos de buena calidad”.

Desde el 24 de marzo la representación sindical del hospital denunciaba que había tres compañeros médicos con cuadros de neumonía atípica y que la aplicación de pruebas de COVID-19 eran una prioridad. A lo que el director del IMSS, Zoé Robledo, contestó en un comunicado que “está garantizado el abasto de insumos para personal médico y de enfermería que atienden directamente a pacientes sospechosos y confirmados de COVID-19”.

Relacionado: Covid-19 en el IMSS: tres trabajadores fallecidos y 39 más contagiados

Los trabajadores dicen que desde entonces Robledo brilla por su ausencia, mientras las protestas de trabajadores de la salud siguen aumentando en el Instituto, pues hay un gran enojo por el abandono de las autoridades. Que denota el ambiente hospitalario de la terrible situación que se está viviendo. En una entrevista telefónica con una doctora del centro hospitalario -quien pidió anonimato pues afirma que el personal ha estado sujeto a amenazas de despido a quien hable con la prensa- narra lo siguiente, “Ya no hay suficientes médicos ni enfermeras en urgencias para cubrir las guardias”.

Advierte también que a los médicos con síntomas leves se les está dando incapacidad de solo tres días y de 14 a 21 días para los casos positivos bajo el concepto de enfermedad general. A esto agrega: “Es ridículo, nos han pedido que usemos el mismo cubrebocas durante días, con turnos de hasta 14 horas diarias”.

Esto es totalmente violatorio del CCT pues en la Cláusula 88 de Atención Médica por Riesgos de Trabajo nos marca que “El Instituto se obliga a suministrar atención médica y medicinas a sus trabajadores, en caso de riesgos de trabajo, sosteniendo el principio de que preferirá la conservación de la salud y la curación de los afectados, al pago de la indemnización correspondiente”.

Además la doctora pone en alerta que los trabajadores de limpieza, cocina y otras áreas auxiliares no cuentan ni siquiera con cubrebocas ni con ningún tipo de protección. Sumado a esto tampoco hay los insumos básicos como medicamentos - en este caso los retrovirales- y hay nulas rutas para deshacer el material de desechos como lo son los Residuos Peligrosos Biológicos Infecciosos (RPBI), que residen en los materiales ocupados en los pacientes infectados, incluso se evacua por el mismo ascensor que se usa para transportar a otros pacientes.

Por si fuera poco, la doctora cuenta que una de sus enfermeras a cargo del servicio fue contagiada y le fue negada la aplicación de la prueba por lo que tuvo que pagar 2.500 pesos para hacerse un test este miércoles en la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Coahuila en Torreón, al sur de Monclova. Las autoridades dicen “que estamos exagerando, pero esto ya está costando vidas de mis compañeros médicos”, dice angustiada, “si no nos protegemos, vamos a llevar todo este problema a la comunidad y se va a desbordar”.

El IMSS ha reconocido 39 contagios de coronavirus en su personal, lo que deja a Monclova, como epicentro de los contagios masivos dentro de los hospitales del país. Al menos 21 contagios están relacionados con el brote en el hospital del IMSS, en donde los funcionarios estatales señalaron que la mayoría de los casos se recuperan en sus casas y que se aplicaron más de 120 pruebas en el hospital, pero aún no se conocen los resultados de más de un centenar.

Las autoridades estatales y representantes regionales del IMSS anunciaron el domingo pasado que el Hospital entraría en el programa de “Hospitales del Covid”, con atención prioritaria a pacientes de coronavirus, incluso cuando el alcance de la cadena de contagios no ha quedado del todo claro. Además que el día de ayer las autoridades han prometido que las instalaciones iban a ser sanitizadas, que se iban a hacer todas las pruebas que fueran necesarias, que se iba a contratar a personal de hospitales de la periferia para llenar las bajas y han ratificado que el plan de reconvertir al hospital para combatir el coronavirus sigue en pie.

Desde la Izquierda Diario consideramos que son las y los trabajadores quienes tienen que decidir las condiciones de salud, higiene y seguridad bajo las cuales mantener las actividades al servicio de garantizar su integridad y las de las personas usuarias de los servicios de salud, creando comisiones de sanidad al interior de sus hospitales y clínicas.

Te puede interesar:Médicos y enfermeras al frente de la lucha contra el COVID 19 y el desabasto

Planteamos también que es necesario luchar por la centralización del conjunto de sistema de salud público junto al privado que a su vez debe ser nacionalizado para ponerlos a funcionar bajo control de sus trabajadoras y trabajadores, pues es urgente que la salud deje de ser objeto de lucro.






Temas relacionados

Covid-19   /   Salud   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO