Mundo Obrero México

MAGISTERIO

Elba Esther amenaza con regresar al SNTE

En redes sociales, la ex lideresa del SNTE envió hace días un mensaje de inicio de año y fiestas decembrinas al magisterio nacional, donde amenaza con retomar las riendas del sindicato después de ser acusada de delincuencia organizada y fraude. ¿Las y los maestros confiaremos en sus palabras? ¿Nos tendríamos que resignar ante el “menos peor” frente a las elecciones de dirigencia sindical?

Jueves 23 de enero | 19:12

Durante las últimas semanas ha circulado en redes y medios digitales la noticia del posible retorno de Elba Esther Gordillo al frente del sindicato, pues la reciente convocatoria a elección de 7 direcciones seccionales al interior del gremio ha levantado los ánimos entre las cúpulas charras, que ahora se disputan cuál es la que más servilmente va a respaldar la intromisión del gobierno de la 4t en nuestra organización sindical.

Si bien ahora la maestra no posee gente allegada a sus posturas en cargos importantes de la dirección nacional, si tiene una influencia importante entre las direcciones regionales, en las cuales se arraiga su agrupación Maestros por México, quienes ahora se apuestan a ocupar cargos de dirección seccionales. Te puede interesar: El regreso de Elba Esther: una apuesta a la desmemoria

Alfonso Cepeda Salas, actual secretario general del sindicato, ha declarado en numerosas ocasiones que la “maestra” no volverá debido a que “no ha cotizado sus cuotas sindicales”. Dicha postura raya en el cinismo pues no sólo no debería de estar en el sindicato por no pagar sus cuotas, sino que durante muchos años ha sido protagonista de numerosos actos de corrupción, colaboración con otros gobiernos para la aplicación de medidas contra la educación, el magisterio y el ataque a las conquistas laborales; peor aún, es señalada como la autora intelectual del asesinato del maestro Misael Núñez Acosta.

RSP y su influencia en la 4T

Desde el 2018 la asociación Redes Sociales Progresistas (RSP), impulsada por Elba Esther, ha buscado su registro como partido político. En ese año el Morena logró conquistar la mayoría del Congreso y la Presidencia, con lo que aquella agrupación política no ha dejado de mostrar su adhesión al proyecto de López Obrador, luego de apoyarlo en su campaña electoral.

Sin embargo, muchos de sus dirigentes provienen del extinto partido Nueva Alianza, que se construyó como partido satélite del PRI y colaboró con los fraudes electorales y las prácticas corporativas hacia el magisterio.

En noviembre del año pasado, esta agrupación logró juntar más de 20 asambleas a nivel nacional y los más de 300 mil afiliados que exige el Instituto Nacional Electoral para poder otorgar el registro como partido político.

Así, tanto el yerno de la chiapaneca José Fernando González Sánchez como el nieto René Fujiwara Montelongo, reconstruyeron el desastre que ocasionó para Nueva Alianza la pérdida de registro y buscan restablecer su proyecto político ahora plegado a AMLO.

La traducción en la vida cotidiana para el magisterio nacional de esta “nueva” formación política consiste solamente en aplicar las mismas fórmulas de control corporativo, como favores políticos a cambio de votos o el jineteo de derechos sindicales a cambio de apoyo a los candidatos, sólo que con una “cara distinta”.

Podemos enfrentar la amenaza de Elba Esther

Las y los maestros de la Agrupación Nuestra Clase consideramos que el sindicato puede ser recuperado de las cúpulas charras que lo han usado para someter a los trabajadores de la educación, y enriquecerse mientras aplican los planes neoliberales en la educación. Tanto Cepeda como Elba Esther -aunque ahora enemistados- son parte de la misma herencia del corporativismo sindical.

Por ello consideramos que el movimiento democrático del magisterio referenciado en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) debe hacer una convocatoria amplia, con plena garantía de libertad de tendencias, a todas las organizaciones magisteriales y de trabajadores de la educación independientes que deseen enfrentar el charrismo sindical.

También es necesario un gran Congreso Nacional democrático para que juntos elaboremos un plan de lucha unificado, para aglutinar y preparar al magisterio para la recuperación del sindicato y ponerlo por fin al servicio de la justa lucha docente por educación pública y mejores condiciones de trabajo.






Temas relacionados

Mundo Obrero México   /   Elba Esther Gordillo   /   SNTE   /   Educación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO