Mundo obrero EE. UU.

CRISIS DE VIVIENDA EN NUEVA YORK

En ocho minutos colapsó página web de "Ayuda de Renta por Covid" en Nueva York

La abrumadora necesidad de ayuda de renta se hizo evidente dentro de los primeros 8 minutos del lanzamiento en redes del Programa “Covid Rent Relief” del gobernador Cuomo en Nueva York. Fueron demasiadas solicitudes.

Jueves 16 de julio | 23:27

Imagen: Bebeto Matthews/Shutterstock

Ocho minutos después de su lanzamiento, el sitio web del programa Covid Rent Relief (Ayuda de Renta por covid) del estado de Nueva York se cayó, abrumado por las solicitudes de los inquilinos que luchan por pagar el alquiler en medio de una crisis económica y la pandemia.

No debería ser una sorpresa. El 25 % de los neoyorquinos no han pagado su renta desde marzo, al comienzo de la pandemia de covid y a consecuencia del desempleo que se disparó por las nubes. La gente en todo el país se encuentra en una situación desesperada: 28 millones de personas se enfrentan a la falta de vivienda a medida que los estados levantan las moratorias de desalojo. Esto coincide con la realidad de que los 600 dólares adicionales de apoyo por desempleo asignados para combatir los efectos económicos de las medidas de cierre caducarán a fines de julio.

El plan está destinado a proporcionar un subsidio de renta enviado directamente a los caseros en nombre de los inquilinos. Sin embargo, con una cuarta parte de los inquilinos incapaces de pagar el alquiler desde marzo, es obvio que un pago único a los propietarios es mucho menor de lo que se necesita para proteger a los inquilinos del desalojo.

El sitio web del programa colapsó tan rápidamente debido tan sólo al volumen de personas que buscaban ayuda con sus pagos de alquiler; la necesidad de una ayuda más integral es aún más urgente en vista de que la moratoria de desalojo, que se estableció a mediados de marzo, expiró este mes. Sin embargo, como resultado de la presión pública y el esfuerzo concertado de las uniones de inquilinos y las manifestaciones, los procedimientos de desalojo no se escucharán en tribunales hasta el 5 de agosto.

En cuanto al programa de ayuda en sí, las reglas son confusas. Es difícil entender quién califica y quién no. Es difícil entender cuándo comienzan los desalojos.

“Es como un estudio talmúdico descubrir qué significan [estas órdenes]. Es ridículo", dice Edward Josephson, director de litigios y vivienda en Legal Services NYC. "He estado en la industria durante 32 años, y no, no se me ocurre nada como esto".

Para calificar para el programa, los inquilinos deben ganar menos del 80 % del ingreso promedio de la zona. Además, deben haber gastado el 30 % de los ingresos de su hogar en alquiler a partir de marzo y también demostrar una pérdida de ingresos entre el 1 de abril y el 31 de julio. Si alguien califica, el Estado enviará un cheque al arrendador por la diferencia entre el 30% de los ingresos del inquilino ysu pago de renta.

Al igual que otros programas de ayuda federal, las personas indocumentadas no pueden buscar esta ayuda, lo que pone a cientos de miles de residentes de Nueva York en peligro de desalojo. Los inquilinos que reciben un comprobante de vivienda de la Sección 8 [1] tampoco son elegibles para la ayuda.

Aunque el estado ha implementado una moratoria de desalojo, los caseros aún pueden buscar juicios monetarios contra los inquilinos, allanando el camino para desalojos rápidos una vez que se reabra el tribunal de vivienda. Algunos propietarios ya están avanzando hacia intentos de desalojo de inquilinos, como fue el caso en Dean Street, donde un desalojo ilegal fue impedido por una rápida acción comunitaria.

"Desde el primer día dejamos en claro que no se debe arrojar a ningún neoyorquino a las calles debido a las dificultades causadas por esta pandemia", dijo Cuomo en una conferencia de prensa. Claramente, estas no son más que palabras huecas que no harán nada para detener los desalojos de los inquilinos que no pueden pagar la renta. Si Cuomo realmente quisiera proteger a los neoyorquinos de la falta de vivienda, apoyaría los llamados para la cancelación de las rentas. El programa es una medida provisional ineficaz para una situación de vivienda cada vez más grave.

No es más que un subsidio para los grandes propietarios que continúan enriqueciéndose en tanto que la gente de la clase trabajadora lucha por sobrevivir. Es como poner una “curita” burocrática e ineficiente en lo que sólo se puede sanar deteniendo todos los desalojos y cancelando todas las rentas a medida que las personas se enfrentan a la crisis económica. La vivienda es un derecho, pero al igual que la educación y la atención médica, son fuentes de ganancias masivas para los capitalistas.

En las próximas semanas y meses, tendremos que luchar contra los desalojos, así como contra los despidos que ya están comenzando a ocurrir en medio de una austeridad impulsada por la pandemia. Tendremos que movilizarnos para proteger a las personas de los desalojos, como hicimos en Dean Street. Pero para realmente luchar contra todos estos ataques, necesitaremos unir el movimiento Black Lives Matter, el movimiento contra los desalojos y el movimiento obrero para luchar contra todo ataque contra la clase trabajadora y los oprimidos.

Necesitaremos un movimiento unido como no lo hemos visto en décadas para desfinanciar y abolir la policía, detener todos los despidos, poner fin a los desalojos y garantizar vivienda para todos.


Este artículo se publicó en la página de Left Voice de Estados Unidos, que es parte de la red internacional La Izquierda Diario del cual ofrecemos su traducción.

Traducido por Raúl Dosta para La Izquierda Diario México.



[1La Sección 8 de la Ley de Vivienda de 1937 (a menudo llamada Sección 8), autoriza el pago de asistencia de vivienda de alquiler a propietarios privados en nombre de hogares de bajos ingresos en los Estados Unidos. N. de T.





Temas relacionados

Mundo obrero EE. UU.   /   Familias sin techo   /   Black Lives Matter   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO