Juventud

#SUCESIÓNUNAM

Enrique Graue Wiechers: Candil de la calle, oscuridad en su casa

El pasado 6 de octubre la Revista Proceso dio a conocer una lista de candidatos a la rectoría, en donde se encuentra Enrique Graue Wiechers, actual director de la Facultad de Medicina de la UNAM (artículo publicado el 16 de octubre).

Viernes 6 de noviembre de 2015

Durante su gestión, Graue dio continuidad al plan de José Narro Robles de desmantelamiento de la educación, siendo claro reflejo de esta política la imposición de modificaciones a planes y programas de estudios, conocido como “Plan 2010”. El sustento de dicho documento es la implementación de un sistema basado en competencias y diseñado para reducir el desarrollo de habilidades así como elementos de análisis críticos del proceso salud-enfermedad.

Alumnos que llevaron los planes de estudio 1994 (Plan Único) y 2010, mencionaron para La Izquierda Diario: “Cuando fue el proceso de modificación no se tomaron a consideración la opinión de los académicos ni de los alumnos, a tal grado que hubo un bloqueo de propuestas alternativas a esta modificación, además de que en una facultad con uno de los mayores índices de reprobación, los recursadores fueron los más afectados, ya que no eran incluidos a los grupos de manera homogénea, sino que había grupos exclusivos para los recursadores sin que hubiese posibilidad de integrarlos a un proceso de formación al momento de llegar a los años clínicos”.

Así mismo, activistas independientes de esta facultad han denunciado la complicidad que hay entre las autoridades y una de las planillas estudiantiles: “Los representantes estudiantiles de Consejo Técnico y Universitario siempre han sido respaldados por la dirección de la facultad, pasando primero por la planilla “Vanguardia Médica”, pero cuanto está fue muy cuestionada por la comunidad y había otras planillas independientes, las autoridades optaron por conformar una nueva plantilla llamada “Fuerza Médica” la cual tiene como propósito mantener sus intereses, con tácticas electorales al estilo del PRI (regalando dulces, comida, llevando grupos musicales durante el proceso de elecciones), logrando así visibilizarlos como única alternativa de organización estudiantil”.

Un ejemplo claro del papel de complicidad que hay entre estos consejeros y la dirección, fue en el proceso por Ayotzinapa, en donde éstos, además de participar en las asambleas de la facultad, hicieron todo lo posible por evitar que este espacio de organización fuera tripartita (con participación de trabajadores y académicos) y de que se hiciera una toma efectiva de las instalaciones cuando la comunidad estudiantil votó un paro de 24 horas en solidaridad con los normalistas de Ayotzinapa.

Actualmente no ha habido una posición clara de Enrique Graue Wiechers ante las nuevas reformas a salud, las cuales consisten en un sistema de universalización. Además de no problematizar de manera más profunda la Reforma a la Ley General de Salud, la cual entró en vigor el pasado 2 de septiembre de 2011, mediante la que se viola la autonomía de las universidades, pues se suplanta la facultad a los colegios de profesionistas para que estos realicen las acreditaciones pertinentes a los profesionales de medicina, para que dichas acreditaciones las realicen consejos médicos privados del país.

Los estudiantes de la Facultad de Medicina y de la Universidad no tenemos nada qué esperar de un funcionario que más que estar al servicio de la comunidad, esté por garantizar la implementación de planes y programas de estudio que nos alejan de una visión humanista y nos pone a merced de las reformas estructurales. Por eso es que debemos luchar contra cualquier imposición, por el voto universal de toda la comunidad universitaria, y por un gobierno tripartita de trabajadores, académicos con mayoría estudiantil.






Temas relacionados

Facultad de Medicina UNAM   /   Rectoría UNAM   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO