XENOFOBIA EN LA PANDEMIA

Estados Unidos endurece políticas anti inmigrantes: 400 niños afectados

Un cambio en las nuevas reglas migratorias presentadas como “preventivas” frente a la propagación del coronavirus, permitieron la deportación de 400 menores. En medio de la crisis sanitaria los migrantes siguen siendo los más golpeados.

Miércoles 8 de abril | 21:44

La reforma a las normas fronterizas fue puesta en vigor el pasado de 21 de marzo por el gobierno del xenófobo Donald Trump. Con esto se eliminaron leyes que protegían a los niños del tráfico de personas y bajo las cuales se les permitía solicitar asilo en un tribunal de inmigración para permanecer en Estados Unidos.

Anterior a estas reformas, obligatoriamente los menores que no contaran con la compañía de un padre o tutor debían ser colocados en refugios a cargo del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés).

Las nuevas reglas implican que los migrantes pueden ser deportados sin ningún procedimiento migratorio, como lo era previamente, esto hace más fácil que sus derechos básicos sean violentados.

Funcionarios del gobierno mexicanos, informaron que bajo estas reformas ha podido realizarse la deportación de 7 mil migrantes en poco más de dos semanas, entre ellos cerca de 400 menores. 120 de ellos deportados a Guatemala, el Salvador y Honduras, del resto se desconoce su paradero, posiblemente haya sido nuestro país.

Así, en medio de la crisis sanitaria que atraviesa Estados Unidos que se ha vuelto el epicentro global de esta crisis, se recrudecen las medidas contra los migrantes, que desde hace años vienen huyendo de la situación que se vive en sus países y que se agudiza frente a la crisis del COVID.

Guatemala, por ejemplo, había cerrado las fronteras, incluso para vuelos con deportaciones, hasta el 13 de abril, lo cual dejaba varados y a su suerte a miles de migrantes. A pesar de que algunos de estos niños fueron recibidos, lo cierto es que todos han sido separados de sus padres. Muchos de ellos fueron deportados a pesar de ser acompañados de un tutor.

En el caso de los niños que sean recibidos en nuestro país, lo más seguro es que sean confinados a albergues en pésimas condiciones con enorme demanda de estos centros, y sin condiciones adecuadas para infantes solos.

Si desde hace décadas, las contradicciones propias del capitalismo dejaban a su suerte a los miles que cada día salen de sus lugares de origen en busca de una mejor suerte, la crisis sanitaria del COVID ha profundizado estos golpes en todos los lugares en los que ha logrado expandirse, contra los que menos tienen. Un argumento más para pensar la urgencia de terminar con este sistema de explotación y miseria.






Temas relacionados

Covid-19   /   Donald Trump   /   Migrantes   /   Xenofobia

Comentarios

DEJAR COMENTARIO