×
×
Red Internacional

Violencia institucional y paramilitar.Estudiantes, campesinos y migrantes son blanco de la represión en Chiapas

En lo que va del año Chiapas ha sido motivo de noticia debido al aumento de la violencia provocada por las fuerzas armadas federales y estatales, así como de grupos paramilitares que operan con toda impunidad en el estado.

Martes 28 de septiembre | 00:09

Estudiantes, migrantes, campesinos, comunidades originarias han sido perseguidos, criminalizados y hostigados por el aparato gubernamental local y federal; ya sea vía la Guardia Nacional, la policía estatal o los grupos paramilitares que presuntamente mantienen nexos con el gobierno de Rutilio Escandón.

Los normalistas

En mayo la policía estatal reprimió a casi un centenar de estudiantes de la normal rural de Mactumactzá, por manifestarse en contra de la imposición de la Secretaría Estatal de Educación al determinar que el examen de ingreso para el presente ciclo escolar se hiciera en línea.

Los normalistas argumentaron que la determinación de la Secretaría estaba por fuera de la realidad en la que viven los habitantes de la región y de quienes aspiran conseguir un lugar en la institución, ya que la mayoría de ellos no cuenta con acceso a internet o con un dispositivo electrónico en el cual realizar dicho examen.

Los estudiantes se manifestaron en la caseta de cobro de San Cristóbal a Tuxtla Gutiérrez, exigían que el examen de admisión fuera realizado de manera presencial. En poco tiempo llegó un desproporcionado operativo de policías estatales que disparó balas de goma y gases lacrimógenos en contra de los manifestantes para acorralarlos y someterlos. Ya detenidos fueron trasladados al reclusorio de forma inmediata, las 71 mujeres presas fueron violentadas sexualmente por los cuerpos policíacos.

Los 95 detenidos, los cuales 91 eran estudiantes de la normal y 4 integrantes de las comunidades desplazadas de Chenalhó a causa de la agresión paramilitar, fueron liberados después de semanas de presión política de diversos sectores que reclamaban su libertad.

Los migrantes

El gobierno de López Obrador ha demostrado una total subordinación al imperialismo estadounidense, ha obedecido de forma sumisa el mandato del vecino del Norte de convertirse en el gendarme de la frontera para impedir el paso de migrantes.

En la frontera con Guatemala se ha desplegado a la Guardia Nacional con la clara intención de perseguir y reprimir a los migrantes que intenten entrar al país. Históricamente el paso por México para los migrantes es conocido como un infierno, el crimen organizado ha hecho negocio con ellos aprovechándose de su condición.

Esta situación se ha recrudecido desde que la Guardia Nacional se ha desplegado en el estado con el objetivo de perseguirlos, sin respetar los Derechos Humanos, sin importar la condición de salud de las personas que realizan el viacrucis, han ejercido toda la violencia que tienen a su disposición para evitar el tránsito de estas personas que solo buscan un lugar para vivir mejor.

Comunidades de pueblos originarios

Durante el periodo de gobierno de Rutilio Escandón ha aumentado el acoso paramilitar en contra de las comunidades de pueblos originarios y a quienes han declarado su autonomía. Desde hace meses grupos armados han atacado con armas largas y explosivos a las comunidades que no apoyan al gobierno morenista.

El 15 de septiembre fue asesinado por un grupo paramilitar Domingo Santíz Jiménez, tzotzil de 32 años, en una emboscada cerca de Chenalhó; en la cuál quienes lo acompañaban pudieron recuperar el cuerpo hasta el día siguiente debido a que los disparos continuaron todo ese tiempo.

El 11 de septiembre el EZLN denunció que dos integrantes de sus bases de apoyo, Sebastián Nuñez Pérez y José Antonio Sánchez Juárez, fueron secuestrados por el grupo paramilitar denominado Organización Regional de Cafeticultores de Ocosingo (ORCAO) quienes abrieron fuego en contra de las comunidades autónomas de Moisés y Gandhi.

Sebastián y José Antonio fueron liberados ocho días después gracias a la mediación de los párrocos de la región, quienes intervinieron ante la indiferencia de las autoridades.

Los zapatistas en comunicado responsabilizan al gobernador Rutilio Escandón y a la secretaria de gobierno Victoria Cecilia Flores Pérez del financiamiento de estos grupos paramilitares que se han armado gracias al apoyo de los programas sociales que distribuye el estado a sus allegados, según informan los zapatistas.

Grupos criminales operan con impunidad

El fin de semana del 25 y 26 de septiembre los habitantes de San Cristóbal de las Casas pasaron horas de terror cuando un grupo de sujetos que opera en el Norte de esta ciudad recorrió las calles en motocicletas, disparando armas largas a su paso, la policía brilló por su ausencia y permitió que el grupo propagara el miedo en la ciudad, una niña fue asesinada debido a los disparos al azar que hacían estos sujetos, una bala perdida perforó el techo de lámina de su casa y le impactó en el rostro, como siempre los más afectados por la violencia son los pobres.

El gobierno de Rutilio Escandón opera una guerra de baja intensidad en contra de los pueblos originarios que no lo apoyan y que se oponen a la agenda de desarrollo de los planes del Estado, que solo tiene para ellos el desplazamiento forzoso.

Escandón es una de las principales figuras en los proyectos económicos de la 4T, por eso tiene que asegurarse de que no exista oposición, cuñado del actual Secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández. Tiene carta abierta para garantizar por cualquier medio que quienes sean un obstáculo en los planes del gobierno sean silenciados, ya sea migrantes, estudiantes o campesinos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias