×
×
Red Internacional

Educación Media Superior.Examen de Comipens: la evaluación que no se detiene ni con pandemia

Cada año la COMIPEMS asigna mediante un examen la escuela de nivel medio superior para miles de jóvenes, segregando y negando la oportunidad a las y los adolescentes aspirar a la universidad.

Jueves 17 de junio | 16:21

El examen de admisión de la Comisión Metropolitana de Instituciones Públicas de Educación Media Superior (COMIPEMS) 2021, se llevará a cabo en los días 19, 20 y 26, 27 de junio. Estas pruebas serán para ingresar a las opciones de bachillerato público de la Ciudad de México (CDMX) y Área Metropolitana.

¿Qué es el COMIPEMS?

Dicha comisión está conformada por nueve instituciones: Colegio de Bachilleres (COLBACH), Colegio Nacional de Educación, Profesional Técnica (CONALEP), Dirección General del Bachillerato (DGB), Unidad de Educación Media Superior Tecnológica Agropecuaria y Ciencias del Mar (UEMSTAyCM), Unidad de Educación Media Superior Tecnológica Industrial y de Servicios (UEMSTIS), Instituto Politécnico Nacional (IPN), Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de México (SE), Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Desde 1996, la COMIPEMS lleva a cabo un examen de selección denominado EXANI-I que mucho de los estudiantes no logran aprobar ni quedarse en sus primeras opciones en instituciones de la UNAM o el IPN, además de que se les niega su derecho a acceder a las universidades públicas. En lugar de que se construyan más bachilleratos públicos y con opciones donde se tenga garantizado el poder acceder a la universidad, los gobiernos desde los priistas hasta el actual han optado por que los alumnos compitan entre ellos mismos, por los escasos lugares en escuelas públicas de nivel medio superior.

Deserción escolar y ausentismo a la alza

Ahora con la pandemia, otra cifra que ha aumentado es la deserción escolar y con ello, el ausentismo: al examen de 2019 se registraron 310 mil 159 alumnos, es decir, mil 405 menos que en 2018 y en el 2020, un total de 302 mil 709 se registraron. Por tanto, el ausentismo parece seguir aumentando en esta pandemia.

La Encuesta para la Medición del Impacto COVID-19 en la Educación (ECOVID-ED) realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), reveló que 8.8 millones de alumnos en el país no se inscribieron en el ciclo escolar 2020-2021, debido a problemas económicos relacionados con la pandemia y porque tuvieron que trabajar.

De la cifra total, 2.3 millones de personas (4.3 por ciento en relación con la población total de 3 a 29 años) no se inscribieron por motivos relacionados a la pandemia, 2.9 millones (5.4 por ciento de la población de 3 a 29 años) no se inscribieron por falta de recursos económicos y 3.6 millones porque tenían que trabajar.

Basta de simulaciones, defendamos la educación pública y gratuita

Para algunos alumnos ha sido muy complejo continuar estudiando bajo la modalidad de educación a distancia al no contar con aparatos tecnológicos, redes de internet o incluso luz electrica. Las familias de nuestros educandos han intentado sortear los peligros, tanto de salud como los contagios y fallecimientos de familiares, donde incluso la pandemia ha dejado huérfanos a niños y adolescentes. También el caos que han generado la crisis económica debido a la inflación de los alimentos, así como el aumento de la tasa de desempleo, ha orillado a miles jóvenes y niños a integrarse a las filas de ocupaciones laborales, principalmente en el sector informal y arriesgándose a posibles contagios y fallecimientos.

El regreso a clases presenciales, sin toda la población vacunada y todas las medidas de sanidad necesarias en las escuelas, no es la solución para la deserción escolar ni el ausentismo, mucho menos lo es las pruebas, como los exámenes que aplica el COMIPEMS que solo orilla a los adolescentes a que sigan desertando de la escuela porque estas no se adaptan a sus necesidades.

Los y las maestras debemos defender el derecho de nuestros alumnos a acceder libre y gratuitamente, a escuelas de nivel medio superior y superior y no a que compitan entre ellos. Estas deben de asegurarles cubrir sus necesidades con escuelas equipadas con todos los servicios básicos así como redes de internet, equipos de cómputo, talleres de artes y deportes con instalaciones como albercas, canchas, etc. Además debemos de obligar al Estado a que aumente el presupuesto educativo para que se construyan más escuelas y cubra la demanda estudiantil de los jóvenes que vayan a ingresar a estos niveles.

Los y las profesoras de la agrupación magisterial y normalista Nuestra Clase estamos impulsando una petición en change.org.

Escríbenos aquí y reúnete con nosotros para seguir defendiendo el derecho a la educación pública y gratuita.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias