Juventud

JUVENTUD

Examen para ingresar al bachillerato: política de exclusión de la educación para miles de jóvenes

Este fin de semana, más de 331 mil jóvenes presentaron su examen de admisión para acceder a un lugar en el bachillerato. En la Ciudad de México 4 de 10 jóvenes son excluidos del nivel media superior.

Joss Espinosa

@Joss_font

Miércoles 29 de junio de 2016

De las nueve instituciones que participan en la convocatoria para dar cobijo a los cientos de miles de estudiantes, ninguna aumentó sustancialmente su matrícula. Este año, el número de aspirantes creció un 4.2%, según datos de la Comisión Metropolitana de Instituciones Públicas de Educación Media Superior (COMIPEMS). Este dato revela que la demanda educativa está en ascenso frente a la política de exclusión del gobierno.

El costo del trámite para presentar el examen fue de 340 pesos, como afirmó Javier Olmedo Badía, vocero del COMIPEMS. Esta institución recibe presupuesto del gobierno y este año recaudó $112, 693,000 pesos. Cada año este tipo de instituciones continúan lucrando con el derecho a la educación, haciendo jugosos negocios, aplicando exámenes estandarizados que dejan a miles de aspirantes sin acceso a la educación.

“No hay rechazados”: COMIPEMS

Según cifras de COMIPEMS el año pasado se registraron 317,193 aspirantes, sólo 250,175 fueron asignados a una opción educativa, dejando a 67,018 jóvenes fuera de la educación.

Javier Olmedo afirmó que no hay “rechazados” y recalcó que los aspirantes no cumplen con los requisitos. Sin embargo, estas declaraciones disienten de la afirmación del director general del Fideicomiso de Educación Garantizada (Fidegar), Carlos Nava Pérez, que declaró que en la nueva CDMX de cada 10 jóvenes, 4 son excluidos del nivel media superior, debido a que “no se cuenta con una opción educativa a nivel bachillerato para ellos en esta capital".

El problema de los aspirantes excluidos, año con año se agudiza. Se hace creer a decenas de miles de jóvenes que no tienen la capacidad de estudiar, cuando el problema es estructural.

Partimos de que en México existe un rezago educativo al que se enfrentan miles de jóvenes, producto de las reformas que el Estado ha implementado en los diferentes niveles de educación. Esta situación pone en desventaja a una nueva generación que enfrenta el reto de ingresar al bachillerato. Junto a esto, el gobierno no destina suficiente presupuesto a la educación, lo que imposibilita la apertura de planteles educativos o el aumento de la matrícula.

Para la juventud que es excluida hay pocos caminos: estudiar en una escuela privada, insertarse en el mercado laboral convirtiéndose en mano de obra barata, o quedarse a la deriva por la falta de empleo.

¡Basta de jóvenes sin educación! ¡Abajo la reforma educativa!

A pesar de las alarmantes cifras de aspirantes excluidos, el gobierno no ha implementado ninguna medida para revertir esta situación. A esto se añade la situación crítica que se vive en el país, con la “reforma educativa” que apunta a la elitización y privatización de la educación.

Desde la Juventud del Movimiento de los Trabajadores Socialistas, consideramos que es necesario generar un gran movimiento en las calles en el cual la juventud se unifique con el magisterio que viene enfrentando el embate contra la reforma a la educación. El objetivo debe ser luchar por echar atrás la reforma educativa, por acceso irrestricto a la educación y la creación de nuevos planteles educativos al servicio de las necesidades del pueblo pobre y trabajador. Al mismo tiempo es apremiante poner un freno a la privatización y la elitización de la educación, exigiendo mayor presupuesto educativo en base al no pago a la deuda externa y el cobro de impuestos progresivos a las grandes fortunas.






Temas relacionados

Educación pública   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO