×
×
Red Internacional

El saqueo y tráfico de especies endémicas se vuelve un problema cada vez más grave.

Martes 12 de abril | 19:16

La protección de especies endémicas está lejos de ser suficiente. La Legislativa de Desarrollo Turístico Artesanal, María del Rosario Elizalde Vázquez, denunció el saqueo y tráfico ilegal de las especies endémicas y en peligro de extinción, como el caso de los diez tipos de cactáceas de la zona del Valle de Teotihuacán.

México es el tercer país con mayor biodiversidad en el mundo. Por esto mismo, muchas especies de animales y plantas son extraídas y traficadas ilegalmente.

En el estado de Axapusco, Estado de México, hay al menos diez especies de cactáceas que son objetivo de las redes de trata que exportan a Japón, Alemania y China. Un ejemplo es la biznaga dulce, la cual tarda entre 14 y 40 años en crecer tan sólo 40 centímetros y ya está declarada en peligro de extinción.

Además se vende a precios muy bajos, por lo que la oferta y la demanda aumentan, la extracción de éstas se vuelve masiva y no permite una recuperación medioambiental.

Los factores climáticos de Axapusco son propicios para el crecimiento de muchas especies cactáceas y su reproducción, además de la biznaga, distintos tipos de agave como el maguey son cultivados en esta zona.

Son realmente apreciados porque puede aprovecharse todo, desde la raíz hasta la punta, la cual se utilizaba como aguja para coser costales; se pueden extraer diversos productos: la flor, los chinicuiles, el gusano blanco y el aguamiel.

Por esto es importante mantener una protección más rigurosa a las especies en peligro. La diputada del Morena afirmó que “se ha descuidado en el país el tema de la protección y atención de las leyes” por lo que anunció que trabajaría con la asociación civil Vida Huitznáhuac Nochtli.

Es necesario darle seguimiento a las leyes de protección, pero no es suficiente. Puede haber una regulación por parte del gobierno, pero la colusión entre las autoridades de aduana con los traficantes de especies no cesa.

Asimismo, introducir especies externas afecta de manera irremediable el ecosistema generando plagas y por lo tanto extinción de especies del área afectada, convirtiéndose en un problema multiregional.

También, cabe recalcar que esta no es la única forma en la que se extinguen las especies endémicas y que a pesar de la denuncia que se realiza sobre la extracción desmedida de cactáceas, el mismo gobierno genera esta deforestación en la creación de infraestructura y mega proyectos sin una protección y regulación real ante las miles de especies que se ven afectadas por éstos, disfrazándolos de vías de desarrollo y generación de empleos, como es el caso del Tren Maya.

La urbanización y el pastoreo, se han convertido en dos de las causas principales en la extinción de especies. Un terreno donde la naturaleza crece salvajemente, ya no es visto como un espacio natural, sino como una posibilidad de crecimiento inmobiliario o empresarial, sin importar las consecuencias que puede generar en el medio ambiente.

Los bolsillos de los empresarios se llenan a costa de la vida de miles de especies, no sólo de la flora, también de la fauna.

Es urgente tener un plan de cuidado y protección mucho más real y factible, desarrollados y controlados y construido por las comunidades que conviven cotidianamente con estas especies junto a especialistas y defensores de la tierra.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias