×
×
Red Internacional

Regreso seguro a clases. FES Iztacala: ciencias biológicas y de la salud ante el regreso presencial

Durante estos años de pandemia los estudiantes se han tenido que enfrentar a distintas complicaciones para continuar sus estudios, sin embargo, algunas carreras como las de área 2 tienen dificultades particulares.

Viernes 11 de febrero | 14:02

Como estudiante de biología, desde el inicio de la pandemia sé que hemos tenido que enfrentar múltiples problemas para mantener las clases en línea siendo que las prácticas de laboratorio y las salidas al campo han sido canceladas.

En este marco, la mayoría de las facultades de la UNAM han anunciado que regresarán a clases presenciales próximamente. En la FES Iztacala las autoridades, junto con el Consejo Técnico, han establecido que se regresará a clases presenciales a partir del 14 de febrero, informan que será un regreso paulatino dando prioridad a actividades esenciales y apegándose a los lineamientos de salud necesarios.

Esto después de que el presidente presionará a las universidades a seguir el camino de las escuelas de educación básica pese a la oposición de padres y maestros, además, sin contemplar que realmente existan las condiciones para este regreso donde muchas de las facultades no cuentan siquiera con agua la mayor parte del tiempo.

Sin embargo, habría que cuestionar como realmente serán las condiciones para el regreso a clases, ya que dentro de las medidas sanitarias se comenta que serán aforos al 50% lo cual no quiere decir que se reducirán el número de estudiantes dentro de los salones, sino más bien que seguirán siendo salones abarrotados con 40 o más estudiantes, pero en salones separados.

Por otro lado, al tener horarios variados entre la comunidad estudiantil estos tendrán que arreglárselas para encontrar una forma adecuada de tomar sus clases presenciales y en línea sin tomar en cuenta que no todos tienen computadoras portátiles o que muchos viven con hasta 3 horas de distancia de la facultad. Tampoco se ha tomado en cuenta la situación de aquellos estudiantes que viven en otros estados de la república dándoles apenas tiempo para conseguir el dinero y el lugar para rentar cerca de la facultad.

En este panorama, se hace necesario plantear la necesidad de luchar por presupuesto suficiente para garantizar infraestructura, condiciones de estudio y trabajo dignas, sin hacinamiento y con insumos sanitarios, así como otros derechos estudiantiles pendientes como una canasta tecnológica, comedores y material didáctico gratuito/subsidiado para quienes no pueden cubrirla.

Del mismo modo, otro aspecto importante es la cuestión de que, como se mencionaba, al inicio de la pandemia se cancelaron todo tipo de prácticas en la facultad siendo que solamente se han repuesto algunas cuantas, y no todos los estudiantes han tenido acceso a ellas, lo cual claramente genera vacíos en nuestro aprendizaje y limita nuestras posibilidades para desarrollarnos académicamente como lo puede ser el caso de los proyectos de tesis y el servicio social.

De ahí que sea fundamental plantear la importancia de la participación en conjunto de estudiantes y docentes en la realización de planes y programas de estudio, más aún frente a una situación de pandemia mundial que afecta y afectará nuestros aprendizajes, nuestras condiciones de estudio y trabajo. De conjunto la antidemocracia en la universidad impide la incidencia de la comunidad universitaria para decidir las condiciones que nos afectan, enfatizando el aprendizaje y la salud de todes.

A manera de conclusión considero que debido a la situación actual de la pandemia con el aumento de los casos debido a la nueva cepa Ómicron es irresponsable por parte de las autoridades universitarias que se regrese de forma abrupta a clases presenciales, sabiendo las características de esta nueva cepa se deberían adaptar los protocolos y tomar en cuenta las situaciones de toda la comunidad en cada facultad por lo que se debería discutir tanto con profesores como con el alumnado para poder mejorar las medidas sanitarias, continuando con las clases en línea sumado a seguir con las prácticas de laboratorio de campo que son fundamentales para nuestro aprendizaje en lugares amplios o con un aforo al 50% real.

Para lograr un regreso verdaderamente seguro, lo anterior tendría que ser acompañado con la conformación de comisiones de seguridad e higiene donde participen estudiantes, profesores y trabajadores, porque somos nosotres quienes estamos realmente preocupados por nuestro aprendizaje, pero también por nuestra salud.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias