×
×
Red Internacional

El Estado de Quintana Roo ha sido golpeado por brutales feminicidios en los días recientes, el caso de Karla, taxista de 29 años, recorre las redes provocando indignación y repudio

Martes 30 de marzo | 23:39

En redes sociales, la exigencia de justicia ante el feminicidio de Karla “M”, cuyo cuerpo fue encontrado el sábado pasado, ha trascendido a sus familiares y se ha convertido en una demanda que levantan miles de usuarios.

Este brutal feminicidio es parte de una oleada de violencia al cual se suma el feminicidio de la migrante salvadoreña Victoria a manos de la policía del estado y cuyo caso ha suscitado fuertes protestas en Quintana Roo y también en la Ciudad de México.

La violencia hacia las mujeres en el país continúa en medio de enormes manifestaciones que exigen al Estado medidas para contrarrestar los feminicidios en ascenso, los cuales son producto no solo de la violencia hacia las mujeres que impera en el país, sino de las propias medidas del gobierno que con la militarización y la Guardia Nacional, ha continuado la estrategia de enfrentamiento a los narcotraficantes, siendo que la convivencia de estos grupos con policías, jefes del ejército y políticos ha sido señalada en múltiples ocasiones.

Mientras tanto, las autoridades estatales han calificado el feminicidio como “extremadamente violento” cuyo cuerpo fue encontrado entre Punta Ciricote y Punta Coco, como si no fuera violento percé el asesinato de mujeres por razones de género.

El hijo de Karla Ángel Miguel, por su parte publicó en su cuenta de Facebook “Tú no merecías morir tan joven mamita, y menos de esa manera”. En un caso que ha trascendido a nivel nacional producto no solo de la brutalidad de su asesinato, sino en el contexto de un potente movimiento de mujeres que se expresó en las calles el pasado 8 de marzo, donde el eje del feminicidio fue una de las banderas convocantes.

Por su parte, la Fiscalía General de Quintana Roo anunció la detención de “Roger C” como un “probable participante” en el feminicidio, intentando llevar el caso a un problema personal señalando que “la agresión” se originó “por un problema personal entre el imputado y la víctima”. Esta retórica no es nueva en las instituciones y los medios de comunicación, pues precisamente apuntan a reducir un problema estructural a una situación individual en el que la víctima tiene "responsabilidad" por el asesinato.

Claramente las instituciones del Estado buscan reducir el caso al ámbito personal cuando el movimiento de mujeres una y otra vez ha señalado la responsabilidad del Estado en la violencia sin tener programas de prevención, con presupuesto a refugios, reproduciendo prejuicios patriarcales en las instituciones, por la propia acción de la policía (como en el caso de Victoria), y por la convivencia entre distintos niveles de gobierno y las redes de trata y el narcotráfico.

La demanda de #JusticiaParaKarla se ha hecho sentir en todo Quintana Roo, donde la belleza natural que congrega a miles de turistas, contrasta con el aumento de la violencia y el feminicidio como un flagelo que avanza y que muestra el verdadero rostro de ciudades como Cancún, Tulum o Holbox, donde la miseria y la pobreza conviven con el lujo de grandes hoteles y turista extranjeros; y donde son precisamente las mujeres trabajadoras y de sectores populares quienes están más expuestas a esta violencia.

Es urgente la organización del movimiento de mujeres a nivel nacional, combativo, independiente y en las calles que imponga medidas mínimas para prevenir que la violencia hacia las mujeres llegue a puntos fatales.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias