Política

NUEVO GABINETE

Frederic: una ministra progre al mando de una cartera represiva

Alberto Fernández presentó su Gabinete. Un área caliente como el Ministerio de Seguridad estará a cargo de una académica con perfil progresista. ¿Puede el brazo armado del Estado ser manejado con una agenda progresista?

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Sábado 7 de diciembre de 2019

Este viernes por la tarde Alberto Fernández presentó a los ministros que ocuparán las veintiún carteras nacionales. No se sabe quiénes serán los viceministros, ni quiénes ocuparán las principales secretarías de los ministerios.

Solo en Educación dio el nombre de Adriana Puiggrós, quien secundará a Nicolás Trotta.

El Ministerio de Seguridad será ocupado por Sabina Frederic. Antropóloga, especialista en temas de Seguridad, quien fue funcionaria nacional en dos oportunidades. Entre 2009 y 2011 fue subsecretaria de Formación del Ministerio de Defensa, luego, entre el 2012 y 2014, fue asesora de Nilda Garré en el Ministerio de Seguridad.

¿Quiénes integrarán el gabinete de Seguridad, serán todos progresistas? ¿O habrá en el ministerio segundas líneas que proclaman la mano dura como Diego Gorgal, quien durante un tiempo sonaba fuerte como candidato al cargo de ministro?

Así ocurrió durante la última presidencia de Cristina Kirchner, cuando designó a Cecilia Rodríguez al frente de la cartera de Seguridad y como secretario al temible Sergio Berni. De mano dura, xenófogo y antiobrero.

Sabina Frederic se pronuncia opositora de la doctrina Chocobar, implementada por la actual ministra Patricia Bullrich, y se pregunta si las drogas blandas deben continuar prohibidas o ser reguladas. Con respecto al narcotráfico, la antropóloga usó el ejemplo de México: “Autores como Oswaldo Zavala y John Ackerman coinciden en que el Estado mexicano fue un gran productor de las drogas, no es que los carteles existen como organizaciones criminales externas, sino que son grupos alimentados por las propias decisiones de los Estados mexicano y norteamericano". Frederic, para terminar con el negocio sangriento del narcotráfico y sacarle poder a las fuerzas de seguridad, partícipes de estas bandas delictivas ¿legalizará las drogas?

En cuanto a la doctrina Chocobar, es muy probable que el gobierno entrante derogue el protocolo sancionado a fines de 2018 por el Ministerio conducido por Bullrich.

Pero hay que recordar que, sin este protocolo, las fuerzas de Seguridad nacionales y provinciales, desde 1983 aplican el gatillo fácil. Una práctica que fue creciendo, gobierno tras gobierno, hasta llegar a las cifras actuales. Cada 21 horas una persona es asesinada en manos del brazo armado del Estado.

Una práctica que ejercen como control social de los sectores más vulnerables. ¿Qué hará la nueva ministra frente a estos casos? ¿Cómo impedirá que las fuerzas de seguridad, adiestradas para matar, dejen de hacerlo?

Incluso Alberto Fernández, cuando presentó a sus ministros, señaló que Frederic tiene una visión muy parecida a la de él. "Creo que la seguridad se resuelve con igualdad y no a los palos ni metiendo balas... Vamos a trabajar del primer día preservando los derechos de todos sin necesidad de autorizar que alguien dispare por la espalda a otro".

Más allá de la distancia establecida con las políticas de mano dura, nos preguntamos ¿cómo es posible “controlar” a una banda de delincuentes con licencia para matar que constituye la principal fuente de inseguridad de la población civil?
¿Cómo harán para controlar a los uniformados, que tienen un poder territorial y están armados hasta los dientes?

¿Seguridad democrática?

En 2010 el gobierno de Cristina Kirchner creó el Ministerio de Seguridad, a cargo de Nilda Garré. Fue la respuesta reaccionaria proporcionada a las 1.500 familias sin techo que ocuparon el predio del Parque Indoamericano exigiendo una vivienda digna.

Esta cartera fue creada para llevar adelante la “seguridad democrática” y la Gendarmería fue seleccionada como institución estrella de la nueva doctrina de Estado basada en el “control civil” de las fuerzas de seguridad.

En 2011 la diputada Myriam Bregman denunció el espionaje ilegal de la Gendarmería a los trabajadores en lucha y organizaciones sociales. La revelación del Proyecto X puso en aprietos a la ministra Nilda Garré, desacreditando la doctrina de “seguridad democrática”. La causa Proyecto X desnudó la política del Gobierno para criminalizar la protesta social.

Sin embargo, entrevistada por María O’Donell, Frederic se refirió a la Gendarmería nacional: “Es la fuerza con mayor legitimidad. Ellos tienen una forma de pensarse a sí mismos que pone los valores en el centro: el respeto, las preservación de las jerarquías, el cuidado interno (el superior tiene que cuidar a su subalterno). Y la relación con la comunidad es de un trato amable. Porque hay una idea de que ellos tienen la capacidad de disciplinar, explicar. Una cosa más pedagógica”, destacó.

"La Gendarmería que tiene hoy este Gobierno la inventó el kirchnerismo. No existía antes. Entre 2002 y 2012 la Gendarmería pasa de 17 mil efectivos a 37 mil. Es la fuerza que más creció y es la fuerza de apoyo del Estado federal".

Es cierto lo que sostiene Frederic, durante el kirchnerismo, a través del Operativo Centinela, trasladaron gendarmes al conurbano, o como centinelas dentro de los barrios pobres del sur de la Ciudad de Buenos Aires. Allí, quiénes más los conoces son los pibes de las villas, constantemente hostigados y estigmatizados.

Este espacio territorial que ganó la Gendarmería, fue con la misma modalidad represiva que el resto de sus colegas uniformados. Gatillo fácil y organizar el delito ¿son parte de sus buenos modales, como afirma Frederic?

Esta fuerza represiva, tampoco tuvo buenos modales durante la dictadura.
Las Fuerzas Armadas no actuaron solas sino que lo hicieron junto a otras fuerzas llamadas de Seguridad bajo el mando del Ejército. Hablamos de la Policía, la Prefectura y la Gendarmería Nacional.

Te puede interesar: Gendarmes en la dictadura: una fuerza impune

Consejo de Seguridad

Uno de los planes que anuncia el nuevo gobierno, es la creación de un Consejo de Seguridad, con representantes elegidos y votados en el Parlamento.

Pensar que con el “control civil” de las fuerzas de seguridad frenará a la Policía que comete infinidad de delitos no es más que una ilusión. Incluso las reformas y el control civil, que fueron puestas en práctica por el exministro de Seguridad bonaerense León Arslanián, con descentralización y purgas de más de 2.000 efectivos, demostró la total impotencia de las reformas sobre estas institución reaccionaria e irreformable.

Así lo demuestra el secuestro y la posterior desaparición de Luciano Arruga por parte de la patota de la Bonaerense del destacamento de Lomas del Mirador, que sacó a la luz que las policías utilizan a los pibes pobres para que roben para ellos en “zonas liberadas". O la desaparición forzada de Julio López, así como los crímenes de Darío y Maxi en el Puente Pueyrredón y Mariano Ferreyra.

Lo mismo puede decirse del resto de los delitos que cometen las fuerzas de seguridad. Todas están involucradas en los secuestros extorsivos, el narcotráfico, la trata de personas, los grandes robos, el robo de automotores. Hasta en los asaltos lisos y llanos, o entre los piratas del asfalto, encuentran entre sus ejecutores a integrantes de las fuerzas de seguridad.

El encubrimiento por parte de los oficiales superiores de la fuerza a estos delitos revela su complicidad. Y el aval a esos comportamientos criminales por parte de los jefes políticos, como lo hicieron Felipe Solá, Daniel Scioli y María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires durante los últimos años, revela un encubrimiento de Estado a ese accionar criminal.

La futura ministra de Seguridad ha expresado una y otra vez que se opone a las políticas de Patricia Bullrich y el gobierno de Cambiemos. ¿Terminará con los casos de gatillo fácil, con el pequeño y gran delito que organizan los uniformados? ¿Legalizará las drogas para acabar con el negocio sangriento y la persecución a los jóvenes que consumen?

Todo lo que prometen no será más que un maquillaje en la cartera que dirige a las fuerzas criminales y represivas. Es imposible “controlar” a una banda de delincuentes con licencia para matar. Y la historia demostró la total impotencia de las reformas sobre estas institución reaccionaria e irreformable.






Temas relacionados

Sabina Frederic   /   Alberto Fernández   /   Nilda Garré   /   Ministerio de Seguridad   /   Cristina Fernández de Kirchner   /   Gendarmería   /   Libertades Democráticas   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO