×
×
Red Internacional

Se especulaba que una de las monedas de cambio para la liberación de Cienfuegos era que la DEA continuara sus operaciones en México; a casi un año de liberado el ex jefe militar, la cancillería entrega visas a sus agentes para operar en territorio nacional.

Diana Bruja PalaciosMaestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Lunes 6 de diciembre de 2021 | 18:00

El gobierno mexicano otorga visas a elementos de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) luego de que se reformara la Ley de Seguridad Nacional sobre la actuación de agentes extranjeros en el país, avalada por el Congreso de la Unión en 2020. Será este próximo martes cuando el canciller Marcelo Ebrard dará a detalle los alcances de este tipo de permisos.

La reforma fue llevada adelante luego de que fuera detenido en EE. UU. el ex secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, tras una investigación de la DEA, donde lo acusaban de colaborar con la delincuencia organizada.

Cabe señalar que Cienfuegos también ha sido señalado como uno de los principales responsables de los crímenes de Estado en el caso Ayotzinapa y Tlatlaya, así como de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y por su actuación como jefe del Ejército en la guerra contra el narco, con cientos de miles de muertes como “daños colaterales”. Pero todo esto al gobierno de AMLO, con su gestualidad progresista, no le importó, pues aplaudió su liberación en enero de este año, luego de que se le retiraran los cargos.

Te puede interesar: Para Cienfuegos, "inocencia" e impunidad: FGR

Por otra parte, la DEA ha actuado en territorio mexicano por décadas, como en el gobierno de Barack Obama, cuando vendieron más de 2 mil armas de fuego a los cárteles so pretexto de estar realizando una serie de operaciones que permitieran llegar hasta los líderes de los cárteles mexicanos del narcotráfico.

El presidente Andrés Manuel López Obrador subrayó que “tenemos 3 mil 800 kilómetros de frontera y somos vecinos, tiene que haber cooperación, pero con respeto a nuestras soberanías”. Sin embargo, queda clara su posición cuando, por un lado, busca recomponer la imagen del ejército con un discurso de “pueblo armado”, mientras que profundiza la militarización del país; y vinculado a lo anterior, con la continuidad de la subordinación del país al imperialismo, permitiendo el actuar de agentes extranjeros en territorio nacional, vulnerando la soberanía según las necesidades del gobierno estadounidense y permitiendo su injerencia en temas de seguridad pública.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias