×
×
Red Internacional

Recalculando.Grabois pidió disculpas a Cristina y Máximo por criticar su vida de burgueses millonarios

Sin negar lo dicho, apuntó contra los grandes medios que “buscan hacer daño”. Había señalado que la fortuna de los Kirchner forman parte de "los usos y costumbres de la burguesía argentina”. Acostumbrado a deslizar críticas parciales al Gobierno, intenta darle un tono de izquierda y de "disputa interna" a la coalición de la que forma parte y que aplica un ajuste a las mayorías en lo que va de su mandato.

Martes 26 de octubre | Edición del día
Foto: La Nación

Este lunes, consultado en una entrevista radial sobre la fortuna que tienen la familia Kirchner, el dirigente de la CTEP había asegurado que “a mí me hace ruido la fortuna de los Kirchner, porque la regeneración de la política implica, no un voto de pobreza, pero sí de simplicidad.

“¿Lo has podido hablar con Máximo o con Cristina? Porque también es la composición del tipo de fortuna, todo inmueble, renta inmobiliaria, lotes vacíos en Santa Cruz”, le había repreguntado el periodista. “… La burguesía argentina, la burguesía argentina… Los usos y costumbres de la burguesía argentina…”, respondió.

Te puede interesar: Juan Grabois: “Los Kirchner tienen los usos y costumbres de la burguesía argentina”

En un tramo de la entrevista, Grabois también había lanzado “¿Quiénes son los ‘okupas’ de grandes extensiones de territorio en Argentina, que compraron a precio vil?” para enseguida responderse que son Joe Lewis, el grupo Benetton y también Lázaro Báez. “Yo quiero que se distribuya la tierra de Benetton pero también la de Lázaro Báez, no me importa de qué partido político es”, había afirmado.

Su “pedido” sin embargo se choca contra la realidad de la política implementada por el propio oficialismo que nombró a un aliado de las patronales del campo y los grandes terratenientes como Julián Domínguez al mando de la cartera de Agricultura luego de la derrota electoral en las PASO.

Las declaraciones del dirigente social tuvieron rápidamente fuerte repercusión en los medios por haber apuntado contra la vicepresidente y su hijo Máximo, a quienes por lo general muestra su apoyo a pesar de críticas que suele lanzar contra el Gobierno nacional para ubicarse como voz crítica dentro del oficialismo sin dejar de ser parte de la administración que viene ajustando a las mayorías desde que asumió en pos de un acuerdo con el FMI.

Ante ese panorama publicó en su cuenta de Instagram una carta donde sostuvo: “me disculpo con ellos y con todos los compañeros de nuestro campo político-social” e intentando arreglarla pero sin negar sus declaraciones escribió “sin duda es la política que ellos expresan la que menos ruido me hace”.

“Me hacen ruido las desigualdades. Todas. También me hace ruido haber podido estudiar dos carreras en la universidad y que los hijos de mis compañeros no reciban una educación que les permita leer y escribir”, afirmó en la carta, para más adelante señalar que “sobre todo me hace ruido el poder ingobernable de las élites empresariales, judiciales, mediáticas y financieras que manejan el país entre bambalinas sin nunca poner la cara, sin que los vote nadie”.

Con esos dichos "contra la desigualdad y las elites" Grabois busca aminorar el cuestionamiento hecho a la riqueza de la familia de la vicepresidente y empresarios amigos, y apunta contra las elites empresariales a las que el Gobierno les sigue garantizando su fabulosas ganancias y dando beneficios de distinto tipo a pesar de los preocupantes indicadores de pobreza y desigualdad social.

O a las elites financieras, que son justamente las que se beneficiarán directamente con el pago al FMI de la deuda externa fraudulenta que el Gobierno se dispone a realizar, mediante un ajuste que se descargará sobre las mayorías trabajadoras por un plazo de diez o veinte años.

Las disculpas de Grabois ponen de manifiesto las contradicciones dentro de la coalición oficialista. Por un lado, sus declaraciones contra “las fortunas” y “los terratenientes” intentan darle una tonalidad de “izquierda” al interior del frente, con el objetivo de tratar de contener a grandes franjas de votantes que se vieron desilusionados con el rumbo de ajuste que tomó el Gobierno que prometía durante su campaña “llenar la heladera”, como si un camino distinto fuera posible en la coalición.

Por otro, evidencian que las críticas no pasan del discurso, mostrándose rápidamente “leal” a la principales figuras del oficialismo, y reafirmando su pertenencia a un Gobierno que giró a derecha tras la derrota de las PASO y se dispone a pagar a los especuladores financieros a costa de la pobreza, desigualdad y decadencia nacional.

Las "disculpas" y auto desmentidas del dirigente social, dejan a la vista la imposibilidad de algún tipo de cambio en el rumbo del Gobierno que sea impulsado ’desde adentro’ y sin independencia política, como busca aparentar Grabois.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias