×
×
Red Internacional

HISTORIA CGH. Historia del CGH tras un ticket de cervezas y la represión de Samuel del Villar

Una de las represiones más duras que vivió el CGH, ocurrió en el estacionamiento del tradicional Superama de Copilco poco antes de año nuevo.

Sandra RomeroMéxico | @tklibera

Jueves 3 de septiembre de 2020 | 01:53

1 / 1

Este no es un ticket por 4 caguamas de $8.45 + $4 de importe y unos fritos. Es un documento de la vida cegehachera, es un pretexto para contar cientos de historias, todas transcurridas al cruce de avenida Universidad, afuera de Ciudad Universitaria. Lugar idóneo para saborear diversas muestras de queso y jamón que mataban el hambre al huelguista comisionado a ir por los víveres para la comunidad, o la alegría de los bolillos recién salidos del horno de la tienda de conveniencia-conveniente dada su cercanía al campus universitario, lo que equivalía a ir a la tiendita de la esquina.

El Superama de Copilco fue durante los 10 meses de huelga del CGH, un punto de referencia para activistas que buscaban los "fritos", los "chetos", "los pingüinos" o la chela en las horas de ocio de los brigadistas. Pero como no sólo de chucherías vive el huelguista, la tienda proveía abarrotes y pan para la despensa de la huelga.

Los últimos días de diciembre, incluso el estacionamiento fue testigo del apañón de José Roberto Espinosa Rojas, "el Rocco", conocido activista que había partido muy temprano (a la hora que salen los bolillos), con la esperanza de conseguir lo necesario para preparar los molletes que desayunaría ese día su brigada. Fue sorprendido por policías judiciales cuando salía con su bolsa de pan en los brazos, desde entonces aquella tienda fue conocida como SúperDrama.

Rocco no pudo hacer nada, era un operativo armado por la Procuraduría General de inJusticia del Distrito Federal, la policía capitalina y autoridades de la UNAM, que ya lo esperaban para levantar cargos en su contra.

Su criminalización para el gobierno fue importante como un desprestigio al CGH, por lo que funcionarios de distintos niveles de la Procuraduría siguieron cada paso de su detención, hasta abrirle proceso penal por motín agravado, lesiones, daño en propiedad ajena en perjuicio de la UNAM, posesión de droga, agresión policial y delitos contra la salud.

Te puede interesar:Cronología del CISEN de su espionaje al CGH

Policías, gobierno y autoridades de la UNAM le sembraron drogas, lo expusieron ante los medios como un criminal y fue consignado rápidamente al Reclusorio Norte, donde pasó año nuevo y los siguientes 5 años.

Lo que Rocco hizo en realidad fue participar en un mitin frente a la embajada de Estados Unidos el 11 de diciembre, que acabó en la brutal represión de los granaderos y con docenas de detenidos enviados al reclusorio, participar en la huelga como miles de universitarios y realizar con otros activistas, una intervención gráfica en el mural de David Alfaro Siquieros de la torre de rectora, una acción justa, artística e histórica.

En la siguiente sesión realizada en la Facultad de Economía, el CGH repudió la detención como un secuestro, denunció la tortura y actuación de la policía judicial y represión ordenada también por Rosario Robles, entonces jefa de gobierno capitalina.

Rocco salió libre hasta el 2005, mismo año en que murió uno de los represores que lo llevó a prisión, el exprocurador Samuel del Villar. Un busto en su memoria está actualmente en el cruce de Avenida Jardín y Encarnación García, de la Colonia del
Gas, Azcapotzalco, bajo una placa con la cínica frase: "impulsor de la democracia". Porque la "democracia" de la que hablan los de arriba es la actual alternancia cimbrada sobre la persecución y cárcel a nuestra generación, que defendió la educación pública y gratuita. Pero como dijo Rocco a todos los funcionarios de gobierno y policías frente a la prensa, aquel día de su detención, al ser mostrado como un criminal: "Bola de indignos, vergüenza les debería estar aquí" (esa fue su única declaración).

Te puede interesar: Gatell: de activista estudiantil al funcionario más famoso

Actualmente Roberto, el Rocco, es libre y feliz en alguna parte del mundo, sin homenajes que ni le interesan, pero esta es una parte de su verdadera historia.

JPEG

Y finalmente. Superama fue cegehachera durante 10 meses y curiosamente en el año 2000, como a quien le cae la PFP, grupo Walmart devoraría todo, incluyendo a la cadena de tiendas inaugurada en 1965, un agandalle iniciado desde 1991. Hoy la tienda, como los precios de aquellos días, también es un recuerdo ¿Quién sabe, quizás fue borrada del mapa por sus antecedentes cegehacheros? ¿Ustedes qué opinan? ¿Alguna anécdota qué compartir?

* Guadalupe Chinaca fue integrante del Comité de Huelga de la Facultad de Filosofía y Sandra Romero del Comité de Huelga de Acatlán, ambas parte del CGH en 99-00.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias