Internacional

CENTROAMÉRICA

Huracán Eta devasta noroeste de Nicaragua

El huracán Eta, de categoría 4 se convirtió en una de las tormentas más poderosas que impactó Centroamérica en años, este martes tocó las costas de Nicaragua en su región caribeña, una de las más pobres, integrada en su mayoría por indígenas y afrodescendientes, descargando fuertes lluvias sobre hogares e infraestructura.

Martes 3 de noviembre de 2020 | 23:58

Este martes, el huracán Eta, alcanzó la categoría 4 de 5 en la escala Saffir-Simpson y es considerado ahora como "extremadamente peligroso", tocó tierra en la costa noreste de Nicaragua, en el Caribe, una de las zonas más vulnerables y empobrecidas de este país centroamericano, y habitada principalmente por afrodescendientes e indígenas miskitos.

Eta tocó tierra cerca de Puerto Cabezas, luego de estar a punto de escalar a la categoría 5, en el boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, el ojo de este sistema, considerado, se localizó a 25 kilómetros al sur-suroeste de la ciudad de Puerto Cabeza, también conocida como Bilwi.

Se prevé que este sistema salga al mar al noroeste del Caribe el jueves por la noche o el viernes, tras causar intensas lluvias con fuertes vientos que han dejado daños materiales, sin víctimas de momento, según las autoridades nicaragüenses.

Mientras tanto, usuarios de redes sociales han denunciado que el noreste de Nicaragua se mantiene incomunicado, mientras que los habitantes de la zona se encuentran aislados por aire, mar y tierra.

De la misma forma se reportó que los 15 centros de albergue estatales permanecían hacinados desde antes del impacto de Eta, con carencias de alimentos, colchonetas, agua y mascarillas para evitar la propagación de Covid-19.

Las autoridades informaron de 30.000 evacuados, pero hubo personas en al menos 11 localidades que no lograron salir. Mientras que por medio de redes sociales se mostraban casas, de por sí en condiciones precarias, anegadas y con daños estructurales graves, la esposa del presidente Daniel Ortega, la vicepresidenta Rosario Murillo indicó que “los daños no son significativos”.

Aunque Eta se ha degradado a categoría 2, se espera que deje importantes lluvias en su paso por Honduras y El Salvador, lo cual también es un potencial peligro para las poblaciones precarizadas, además que está activa la alerta de deslaves y deslizamientos de tierra.






Temas relacionados

Nicaragua   /   Ecología y ambiente   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO