×
×
Red Internacional

DÍA DEL PERIODISTA.Impunidad y silencio: 12 periodistas asesinados en México en 2020

Del año 2000 a la fecha, según la CNDH, 165 trabajadores de la comunicación han sido asesinados, posicionando a México entre los primeros países con más crímenes cometidos de este tipo. 

Nancy Cázares@nancynan.cazares

Martes 3 de noviembre de 2020 | 18:32

Según cifras de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en lo que va del 2020 se han cometido 12 asesinatos de periodistas. Del año 2000 a la fecha, según el organismo, 165 trabajadores de la comunicación han sido asesinados, posicionando a México entre los primeros países con más crímenes cometidos de este tipo. 

Este 2 de noviembre se conmemoró el Día Internacional de lucha contra la impunidad de los crímenes contra periodistas. 

En los últimos 15 años el organismo registra, además, hasta 21 periodistas desaparecidos mientras que en los últimos 14 años se han perpetrado hasta 54 atentados en contra de instalaciones de medios de comunicación. Estos ataques, en su mayoría, tienen su origen en la labor periodística y, hasta el momento, permanecen impunes. 

Como una fórmula que se repite informe tras informe, organismos como las relatorías especiales de la Organización de las Naciones Unidas han emitido distintas recomendaciones que llaman al respeto y protección del derecho a la libertad de expresión, así como en contra de la impunidad. Sin embargo, todos estos recursos han caído en saco roto, según evidencian sus nulos resultados. 

Acoso, tortura, amenazas, cárcel, hostigamiento son algunos de los obstáculos que enfrentan las y los trabajadores de la comunicación en México. La autocensura producto de la intimidación que genera el clima de violencia es otra de las consecuencias de estos ataques y, por su naturaleza, no hay cifras que den una idea de la magnitud de la crisis. 

Sobre los responsables, son dos principalmente: el crimen organizado y las autoridades de distintos niveles de gobierno. Este entramado ha hecho posible que en México, hablar por los intereses de los de abajo o preguntar de más, está penado con la muerte, la tortura o la desaparición forzada.

Por la vía de los hechos, la impunidad envía un mensaje de miedo y silencio. Los grandes medios de comunicación en manos de empresarios replican contenidos a modo mientras precarizan a sus trabajadores, que son quienes exponen sus vidas en la labor de campo y quienes desde redacciones e imprentas operan en realidad estos recursos que deberían ser puestos al servicio de la necesidad colectiva. Criminalizando la protesta, los medios de comunicación juegan parte del aparato represivo que sostiene el estado actual de las cosas. 

La agencia de comunicación estatal, Notimex, es ejemplo de esta ofensiva contra las y los trabajadores de la comunicación cuya expresión más brutal es el asesinato, pero que también ejerce su violencia con la precarización de sus condiciones laborales. Ninguna medida, ni diplomática ni administrativa, podrá poner fin a la violencia en contra de las y los periodistas si no contempla, además de la coordinación de trabajadores de la comunicación, familiares y víctimas de la violencia, la exigencia de desmilitarización inmediata del país y el establecimiento de comisiones investigadoras que pongan todos los recursos del Estado, con independencia plena, al servicio de la demanda de verdad y justicia. 




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias