Economía

ECONOMÍA

Inflación: mayor riesgo para la economía mexicana según Banxico

La interrupción de las cadenas productivas de valor en la pandemia, principal causa de la inflación.

Yara Villaseñor

Socióloga - Militante del MTS @konvulsa

Jueves 17 de junio | 19:42

Luego de unas complejas elecciones que expresaron contradicciones del partido en el gobierno y habilidades de rémora que le posibilitaron sobrevivir a la oposición, los mercados financieros expresaban estabilidad y confianza. El ejercicio democrático que terminó por fortalecer a las instituciones del régimen más que a ningún partido, abre un terreno fértil para las inversiones.

Pero es la inflación lo que más preocupa a los representantes del capital financiero y bancario, y su dependencia de un mercado global sujeto a las sensibles alteraciones de los procesos de lucha de clases y crisis que atraviesan el continente latinoamericano desde antes de la pandemia.

El gobernador del Banco de México (Banxico), declaró recientemente al presentar el Reporte de Estabilidad Financiera del 2021, que la interrupción de las cadenas de suministro a escala internacional, debidas sobre todo a la pandemia, han generado un aumento de precios en diversas materias primas; es decir, la interrupción de las cadenas de valor expresa una enorme dependencia en una economía que ha desarrollado una fuerte matriz industriosa.

En mayo, la inflación (un aumento de precios provocado por el desequilibrio entre la oferta y la demanda), se tasó en casi el doble de lo previsto por Banxico. Y preocupa además que el consumo no pueda remontar (por lo menos no podrá hacerlo con el nivel de ingresos de las grandes mayorías, que se vieron reducidos aun más por los recortes salariales o los millones de despidos en la pandemia). El aumento de la deuda pública (como seguramente será tras la adquisición de millones de dosis de vacunas) y la calificación de la deuda de Petróleos Mexicanos también pueden afectarla.

Te puede interesar: Crecimiento del 6 e inflación del 4.8

En gran medida, la estabilidad económica de los últimos meses ha dependido de la recomposición de la economía estadounidense y de los estímulos, pero el gobierno puede enfrentar hoy mayores resistencias por parte de los bancos centrales para seguir aplicándolos y chocar con el engrosamiento de la deuda pública.

Para Banxico, una posible intervención bancaria se vuelve cada vez más necesaria, lo cual significa más endeudamiento de los pequeños y medianos consumidores mediante el crédito y el aumento de tasas de interés, pues condonar las deudas y atacar las grandes fortunas para subsidiar los insumos necesarios para la supervivencia de las grandes mayorías no es una opción para los capitalistas.

Es evidente que las decisiones financieras están tomadas bajo el interés de preservar las ganancias de los grandes empresarios, pues, como vimos en la pandemia, se hizo todo lo posible por no clausurar las actividades económicas no esenciales, y las que sí lo son, se mantuvieron en las peores condiciones, expandiendo los contagios de COVID-19 y poniendo en riesgo millones de vidas obreras.

Esta contradicción surge de la racionalidad capitalista que subordina la producción a los intereses capitalistas y no a los de las grandes mayorías, que lejos de continuar produciendo aviones, telecomunicaciones, o autos durante la pandemia, podría haberse puesto a producir insumos sanitarios y alimentos.

Para garantizar un control de precios, acabar con la especulación de los intermediarios y con una industria que no responde a las necesidades de las mayorías laboriosas, y frente a los despidos, el cierre de fábricas, los bajos salarios y el alza en la carestía de la vida, es necesario exigir un aumento salarial de emergencia que cubra la canasta básica y esté indexado a la inflación, basado en el no pago de la deuda externa y en la implementación de impuestos extraordinarios y progresivos a las grandes fortunas (conformadas del robo a los trabajadores).

También el reparto de horas entre ocupados y desocupados, garantizando un salario digno, para que trabajemos todas y todos, menos tiempo, y bajo la perspectiva de acabar con la explotación capitalista expropiando toda fábrica que cierre o despida y poniéndola a producir bajo control obrero.

Tienes que leer: Bitcoin ¿qué son y qué pasa con las criptomonedas?






Temas relacionados

Inflación   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO