×
×
Red Internacional

El dato pasó inadvertido ayer en el informe de desocupación y empleo del Indec. Creció en relación a igual trimestre de 2021. También creció el trabajo sin registrar y quienes no trabajaron la semana previa a la encuesta.

Lucho Aguilar@Lucho_Aguilar2

Viernes 24 de junio | Edición del día

Este jueves se conocieron los datos de empleo del cuarto trimestre de 2021. Como informamos, la tasa de desocupación se mantuvo en 7 % de la población económicamente activa. Si lo proyectamos a nivel nacional, se acerca a 1,5 millones de personas que no tienen ningún empleo.

Te puede interesar: Indec. La desocupación afecta a 1,5 millones y aumentó a 36 % el empleo no registrado en el primer trimestre

A ese dato hay que agregarlo otros, que ayudan a tener una idea más completa de la situación de la clase trabajadora. Por un lado, la cantidad de personas que afirmaron no haber trabajado la semana de la encuesta se multiplicó por cuatro. Fue 2,4% el cuatrimestre anterior, 10,2% en este. Además, las personas que aún teniendo empleo demandan más horas para llegar a fin de mes sigue en un nivel alto (15,5%). El último hecho para tener en cuenta, importante, es el aumento del trabajo no registrado: 200 mil personas pasaron (o ingresaron) a trabajar sin ningún tipo de derechos.

Este último hecho, sumado al incremento del monotributismo y otras formas de precarización registradas en distintas estadísticas oficiales, confirman lo que plantea nuestro Observatorio de les trabajadores en pandemia. Estamos ante una “recuprecarización”.

Pero hay otro dato que, otra vez, pocos se encargaron de tomar en cuenta. La persistencia de la sobreocupación, o sea de quienes trabajan jornadas de 9, 10 o 12 horas diarias. Según el informe del Indec difundido este viernes, ese número se mantuvo alto. Casi el 27% de los encuestados. Tomando la muestra del EPH serían 3,3 millones de personas. Si lo proyectamos a la población total, superamos los 5,3 millones.

El número es impactante. Mientras hay millones que están totalmente desocupados o desocupadas, cobran los Potenciar Trabajo o sobreviven con changas, otra parte labura cada vez más horas. No son solo números. En La Izquierda Diario venimos mostrando como la inflación empuja a trabajar más horas o el pluriempleo.

Los obreros del neumático en huelga hacen jornadas semanales de 56 horas. Los de Arcor-Bagley Córdoba fueron al paro contra un nuevo turno de 12 horas sin pago de las extras. Los rurales de Ledesma marcharon esta semana contra los despidos y las jornadas desde el alba al anochecer. Lo mismo hicieron los trabajadores de la papa en Córdoba. Antes habíamos reflejado cómo cada vez más trabajadores de las grandes alimenticias y las eléctricas estaban haciendo extras todos los días. ¿Se imaginan en los sectores más precarios?

El aumento de la pobreza, incluso entre quienes trabajo “estable” (aunque precario), empuja a laburar más horas para llegar a fin de mes.

Si tomamos una comparación con el primer trimestre pero de 2021, hay un aumento de la sobreocupación. No se puede naturalizar esa idea. No puede pasar desapercibida por los grandes medios ni las conducciones sindicales. Es el reflejo de la irracionalidad capitalista, o de cómo funciona un sistema basada en la explotación de la clase que produce y mueve el mundo. Mientras en las marchas piqueteras miles reclaman un trabajo genuino, otros millones trabajan cada vez más horas.

El debate que intenta instalar la interna peronista con las declaraciones de Cristina Kirchner y la respuesta de otros sectores, además de un ataque a las organizaciones sociales, pretende mantener esta situación. El PTS en el Frente de Izquierda Unidad apoya los reclamos de las organizaciones sociales y las luchas por salario y condiciones laborales. Hay que unir ambas peleas, desocupados y ocupados, para conquistar trabajo genuino con derechos.

La única salida realista ante este drama es reducir la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana, sin rebaja salarial y con un mínimo que cubra la canasta familiar. Si se hiciera en las 12 mil principales empresas se podrían generar rápidamente 1 millón de nuevos puestos. Si pensamos en los más de 5 millones que están sobreocupados, ese número podría ser mucho mayor.

Hay que organizarse con la izquierda para pelear por esa salida.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias