×
×
Red Internacional

JUVENTUD PRECARIZADA. Juventud, sin derechos y con mayor exposición a la variante Delta

Desde el inicio de la crisis económica y sanitaria la juventud ha sido de los sectores más afectados, por un lado por el ataque a los derecho lo que ha provocado la profundización de la pauperización en las condiciones de la vida, todo esto a causado que en la tercera ola del covid 19, sean los jóvenes los que ocupen los primeros lugares en los contagios.

Diego Juárez@diego_enp2

Viernes 6 de agosto de 2021 | 02:15

La juventud es de los sectores que con la crisis económica y la pandemia ha visto su vida afectada, por la pauperización de la economía familiar muchos se vieron obligados a entrar al mundo laboral en trabajos precarios, principalmente en las app de reparto, call center o las cadenas de comida rápida y de ropa, otros por ejemplo han caído en el empleo informal e incluso no encuentras trabajo debido a los empleos “perdidos” durante la pandemia.

Te puede interesar: Nos quieren robar hasta el último peso: Empresas obligan a firmar carta de renuncia para ahorrarse la liquidación

Según la Organización Internacional del Trabajo informó que por un lado uno de cada seis jóvenes no tiene trabajo desde el inicio de la pandemia, mientras un 23 % de los que mantuvieron su empleo vieron disminuidas sus horas laborales.

También según datos del IMSS y el INEGI, simplemente entre febrero y marzo se perdieron 686 mil empleos formales, de estos el 24 % de personas despedidas tenían entre 20 y 24 años, seguido por el 19 % entre 25 y 29 años.

Te puede interesar: El trabajo se recupera en México, pero ¿en qué condiciones?

Estas condiciones de precarización laboral han negado a la juventud el derecho al acceso de salud, el derecho a contar con sindicatos y organizarse en ellos y mucho menos a las prestaciones de ley.

La crisis nos ha arrebatado nuestro derecho a un futuro

Debido a las condiciones de precarización, que son consecuencia de esta crisis a la que nos ha orillado este sistema, nuestro derecho a un futuro una vez más se nos quiere arrebatar.

Por ejemplo en México cuatro de cada diez jóvenes son pobres, esto a pesar de trabajar, esto se refleja en la falta de acceso a la educación, a una vivienda, alimentación y a ingresos que alcancen para vivir una vida digna.

Otros datos del Coneval señalan que siete de cada diez jóvenes ganan entre uno y tres salarios mínimos; por otro lado la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) informó que los menores de 36 años acumularan 434, 714 pesos, cuando lleguen a las edad de 65 años, lo cual no va a cubrir los años posteriores a su jubilación.

La precariedad y la falta de futuro agravadas por la pandemia se profundizan en la juventud. Las cifras son alarmantes bajo los ritmos de un sistema que no tiene más que miseria que ofrecernos.

Esto ha provocado que el miedo y la incertidumbre de saber si tendremos dinero para vivir una vejez digna, si podremos comprar una casa, si el día de mañana podremos adquirir una casa, si tendremos un planeta y una vida que merezca ser vivida aumente.

Nos niegan nuestro derecho a la salud mental

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se calcula que cerca de 800,000 personas se suicidan al año, el 78% en países de bajos y medianos ingresos, siendo a nivel mundial la segunda causa principal de defunción en jóvenes de 15 a 29 años.

Te puede interesar: El suicidio ya es la primera causa de muerte en la juventud en el Estado español

Con la pandemia se ha disparado la ansiedad y la depresión entre la juventud, principalmente entre los que tienen entre 18 y 34 años, por un lado se expresa el miedo a salir, a enfermarse y a un futuro que cada vez es más incierto y por el otro es un miedo regresar a las actividades normales.

Te puede interesar: Aumento de contagios en jóvenes: los más precarios y sin vacuna

Esto no es casualidad en el marco que en los centros de trabajo no se garantizan las mínimas medidas sanitarias y que ahora en la tercera ola es la juventud la que ocupa los principales lugares en contagios.

Además como ya se ha mencionado antes es una generación a la que le han quitado todo, hasta la juventud, que no sabe de derechos laborales, a la que se le ha negado el ingreso a la universidad, que en el caso de México ha crecido con la guerra contra el narco.

Luchemos por nuestro derecho a un futuro

La juventud desde antes de la pandemia ha tomado las calles para luchar por sus derechos, cuestionando el orden establecido, siendo parte de las rebeliones en América Latina, en la lucha contra el racismo en Estados Unidos, en Alemania, Brasil, pasando por la lucha contra la precarización laboral como lo hicieron los repartidores de las apps, hasta pasando por la lucha por el medio ambiente, el derecho al aborto y los derechos de la diversidad.

Es necesario que la juventud en México también se organice de manera independiente al gobierno y los partidos del régimen y salga a las calles a luchar por un futuro que merezca ser vivido, que recupere los centros de trabajo y de estudio, que pelee por acceso irrestricto a la educación, contra la precarización laboral y la prohibición efectiva del outsourcing, por la liberación de las patentes.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias