Cultura

ARTE Y CULTURA

La Comunidad Artística dice: No al cierre del Multiforo Alicia

En días recientes el Multiforo Alicia, icono de la escena musical independiente en el Distrito Federal, ha sido multado por la Delegación Cuauhtémoc por un monto exorbitante de 167 mil pesos, lo que ha puesto en duda la continuidad de dicho espacio, que desde hace años ofrece una alternativa cultural para la juventud.

Jorge Piña

México D.F.

Sábado 6 de junio de 2015

Sin que hasta el momento se conozca el motivo de la onerosa multa impuesta al Multiforo Alicia, mejor conocido como El Alicia, los integrantes del colectivo que impulsan dicho recinto temen que ante la imposibilidad de poder reunir tal cantidad de dinero el cierre sea inminente.

Ubicado en Avenida Cuauhtémoc 91, en la colonia Roma, El Alicia, es un pequeño foro independiente por el que han desfilado infinidad de bandas nacionales y extranjeras. Hoy en día algunas de las bandas que en algún momento se presentaron en este recinto al iniciar su carrera, cuentan con talla internacional, tal es el caso de Panteón Rococó.

Pero no solo Panteón Rococó pisó El Alicia., en algún momento, otras bandas que se encuentran entre el gusto del público juvenil lo han hecho, lo mismo San Pascualito Rey o Lost Acapulco, que bandas underground a las que ningún otro foro, manejado por empresarios de la cultura, les hubiera abierto las puertas.

No es descabellado afirmar que la importancia cultural que tiene el Alicia, al menos en la capital, es enorme. De no haber sido por este espacio muchas de las propuestas que realizan infinidad de bandas, no reconocidas y marginadas por el mercado musical, no habrían llegado hasta nuestros oídos. Diversos ritmos, entre ellos, Ska, Punk, Surf, rockabilly, Rap, Son y cumbia, etcétera, son los que han desfilado por este lugar.

En palabras del puertorriqueño Juan Rivera, “Paito”, vocalista de los Negros Vivos, uno de los grupos clave en la escena del Ska latinoamericano, “la multa es una necedad, lo mismo pasa allá que acá, están haciéndole daño a los sitios urbanos, porque los espacios alternativos no les importan para nada a las autoridades” comenta el también cantautor.

“Son el Ska y el Punk dos de los géneros que ayer y hoy han caracterizado a este espacio”, dice Paito, “¡No entiendo el por qué! Es preferible tener a la juventud bailando y disfrutando en un sitio donde se la pasa uno de lujo ¿qué es? acaso es que quieren ver a los jóvenes vendiendo drogas y convirtiéndose en usuarios crónicos de éstas ¡por favor!”.

Y nos es para menos lo que comenta, Paito, toda una leyenda del Ska latino, el ataque a los centros de esparcimiento alternativos son claros. Para muestra basta decir que El Legendario Bombay, ubicado a la salida del metro Garibaldi, otro espacio donde confluye un gran sector de jóvenes, también permanece cerrado
desde hace un par de semanas, en este espacio es común la realización de eventos de Rock Steady, rap, Ska y Reggae. También los miércoles se estaban llevando acabo sesiones de poesía y trova a micrófono abierto impulsada por el poeta Temok Saucedo.

Hoy al permanecer cerrado el Bombay, las actividades culturales que ahí se acostumbran realizar, si no están en el impasse, sí tienen que enfrentarse a múltiples contratiempos porque los espacios independientes no abundan.

Si una cosa hay en común entre El Bombay y El Alicia, es la confluencia de un sector de jóvenes que buscan alternativas accesibles a sus posibilidades económicas. Quienes no tienen acceso a los grandes eventos realizados por el monopolio OCESA, filial de la Televisa que controla el mercado de la diversión en este país que vende, por ejemplo, los boletos del Vive Latino o del Corona Capital, que va de los 600 a los 1200 pesos.

Otra de las coincidencias es que además de ser espacios autogestivos, no reciben dinero de las instituciones culturales. Asimismo en muchas ocasiones, particularmente en el caso del Alicia han abierto sus puertas para recibir a distintos colectivos que carecen de espacio para realizar actividades en pro de la cultura o el activismo social.

La doble moral institucional

Por su parte la doble moral institucional no conoce límites, parafraseando a Paito, aquí ni en Puerto Rico. Y es que basta con escuchar el discurso de las autoridades que levantan en nombre de las buenas costumbres mientras que por debajo de la mesa controlan, como ha sido evidenciado en distintas ocasiones, centros de trata de blancas, prostíbulos, etcétera.

O bien, realizan operativos relámpagos, como en el New`s Divine en 2008, provocando la muerte de adolescentes que solo estaban en busca de diversión por lo que fueron criminalizados y perseguidos como delincuentes por el delito de ser jóvenes.

Por un lado cierran los espacios culturales que resisten el embate del pulpo OCESA y por el otro, recortan el presupuesto a la cultura dejando sin alternativa a la juventud. Que dicho sea de paso, más allá de la vanguardia artística, es permeada en gran medida por opciones como la narcocultura o el mensaje misógino y machista de propuestas como el reggaetón, en la mayoría de sus canciones.

¡Que permanezcan el Alicia y el Bombay!

En definitiva foros como El Alicia y el Bombay deben permanecer en operación indiscutiblemente, a su vez se debe luchar sin tregua por abrir más espacios para
el esparcimiento y la diversión en los barrios fabriles. Para ello es necesario elevar el presupuesto a la Cultura y al Arte, lo cual implica una política opuesta a la que lleva adelante el gobierno, invirtiendo en la militarización, pagando la deuda externa, destinando recursos millonarios para blindar su teatro electoral del 7 de junio, incluso importando “referentes de la paz” como Rigoberta Menchú, es necesario que se apoye a la Educación y a la Cultura.

Solo entonces este país dejará la barbarie. Sabemos que el Estado y esta democracia asesina no son capaces de satisfacer ni siquiera las mínimas demandas democráticas y culturales. Por eso nuestras demandas más sentidas -que incluyen en acceso a la cultura y el arte- deberán conquistarse con la movilización en las calles. Luchando contra este sistema capitalista es que podremos lograr pasar de una cultura de la violencia, represión y asesinatos y desapariciones a una cultura igualitaria en la que podamos desenvolvernos libremente.

Por ahora es necesario defender El Alicia y frenar el ataque avasallante del empresariado dueño de los espectáculos en este país.

Hay en la plataforma Change.org una petición, impulsada por la comunidad artística, para que El Alicia no sea cerrado esta es la dirección






Temas relacionados

Cultura   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO